Sonora necesita un nuevo líder

Jorge Murillo Chísem, Recientes No hay comentarios en Sonora necesita un nuevo líder 72

De nada sirven los líderes si no hay seguidores: Ahí va la turba –decía un político francés al escuchar el escándalo que hacía en la calle –yo soy su líder y debo seguirla.

Los líderes han sido responsables de las más extravagantes locuras y los más monstruosos crímenes que haya padecido la humanidad. Pero también algunos han sido de vital importancia para lo que la humanidad ha logrado en cuanto a libertades del individuo, tolerancia religiosa y racial, justicia social y respeto por los derechos humanos.

¿Cuántas veces hemos leído o escuchado la palabra líder?, quizás todos los días. Se ha usado con tanta frecuencia que impone preguntarse: ¿Qué queremos decir con esa palabra?, ¿Puede que su uso inflacionista y desordenado lo hayan vaciado de contenido?

¿Cómo escoger a un buen líder?. Hagamos un reencuentro con la historia. Para ello lo invito a arrellanarse en su asiento, respire hondo. Cierre los ojos y visualice en su improvisada pantalla mental, las imágenes e historias de hombres públicos universalmente conocidos.

A modo de ejemplo, siga los pasos, lea las palabras, medite el mensaje, observe, piense en los gestos y las reacciones de Hitler, Mussolini, Stalin, Lenin, Mao TseTung, Broz Tito, Sadam Husein, Fidel Castro.

¿Qué ha pensado mientras rememoraba fragmentos de sus vidas?, Todos ellos fueron líderes que modificaron sustancialmente las sociedades que les tocaron vivir. Tuvieron un olfato poco común para rastrear y husmear lasansiedades de sus pueblos. Se caracterizaron por tener una habilidad excepcional para comunicar, captar y retener la atención, para provocar y mantener altos los ánimos. Y no se diga el talento para influir en las conductas y formas de pensar de sus seguidores.

Claro, por supuesto, que tuvieron una fuerza descomunal, una osadía sin par para movilizar a las masas que les siguieron. Estos líderes se ponían en marcha y los seguían multitudes.

Recordemos a Hitler en Núremberg, a Mussolini en su Marcha sobre Roma, a Stalin en la Plaza Roja o a Fidel Castro en su lucha contra Batista..

Pero por otro lado, hay políticos que se ponen a caminar y se quedan solos.

Pero ahora hagamos otra lista de personajes: Benito Juárez, Lincoln, Tomás Moro, Juan Pablo II, Gandhi, Churchill, Martin Lutero, Luther King,

¿Qué tienen en común todos ellos?, También como los otros, fueron líderes y tuvieron las mismas cualidades. Tuvieron seguidores, arrastraron multitudes y alteraron la historia mundial.

Me pregunto entonces, ¿No es la palabra LIDER un término tan ambiguo que se presta a todo tipo de interpretaciones?, si para referirme a Gandhi y Stalin empleo la misma palabra, LÍDER, entonces la  confusión empieza a ser sospechosa por dúctil y maleable.

Lo cierto es que en nuestras actuales autoridades buscamos las habilidades inherentes en el ejercicio de sus liderazgos, es decir, queremos lo siguiente:

En primer lugar, que tengan un olfato poco común para escuchar, rastrear y husmear por donde discurren los anhelos y necesidades de la sociedad.

Segundo, una habilidad excepcional para comunicar, captar y retener la atención con el fin de provocar y mantener altos los ánimos.

En tercer lugar, un talento para convencer con hechos y menos palabras para influir en las conductas y formas de pensar en sus seguidores.

En cuarto lugar, un líder que tenga una fuerza descomunal, una osadía sin par para movilizar a las poblaciones en las nuevas reformas políticas.

En Sonora ya tenemos a las personas que se han registrado con sus partidos y aspiran a gobernar el Estado, ¿Usted -estimado lector – ya decidió a quien darle su voto?

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top