Recordando a Don Ignacio Soto Martínez

Jorge Murillo Chísem, Recientes No hay comentarios en Recordando a Don Ignacio Soto Martínez 228

Siempre ha sido Sonora uno de los Estados de la República que con mayor cuidado elige a sus gobernantes. El hecho, en sí, de que sus ciudadanos hayan llevado a la primera magistratura de la entidad a Don Ignacio Soto Martínez, lo presenta como personalidad relevante.

Oriundo de la ciudad de Bavispe, Distrito de Moctezuma, (del idioma ópata Bavipa: “Lugar donde cambia de dirección el río”) es un pueblo mexicano ubicado en el noreste del estado de Sonora, en la zonas altas de la Sierra Madre Occidental, lugar donde nació don Ignacio el 12 de mayo de 1890, curiosamente el mismo día y mes que nació su distinguido amigo general Abelardo Rodríguez Luján.

A los escasos 14 años ya estaba empeñado en la lucha por la vida. Poco estuvo en la escuela primaria de Moctezuma, pero desempeñando diversos y modestos trabajos logró distinguirsepor su honestidad y responsabilidad, ya sea como dependiente comercial, empleado bancario y maestro de escuela.

Pero en 1915 se lanzó a los negocios propios, impulsado por su carácter emprendedor y su conocimiento del idioma inglés, organizó sucesivamente la International Commission Company en Agua Prieta y Nogales; en 1917 la Compañía Bancaria Mercantil de Sonora, S. A., con matriz en Hermosillo, donde compartió las acciones con el entonces gobernador del Estado, general Plutarco Elías Calles.

Cuando Calles lanzó su candidatura presidencial en 1923, Ignacio Soto se mudó a la Ciudad de México para apoyarlo, logrando quelo designaran tesorero de la Cámara de Diputados. Sin descuidar sus negocios, ese año logró crear la primera fábrica de llantas de la República, la Compañía Hulera “El Popo”, S. A..

Posteriormente en 1929 logró la empresa Cemento Portland Nacional, S. A. en las cercanías de Hermosillo, y en 1943 la fábrica Cementos del Pacífico, S. A., contigua a Mazatlán, Sinaloa.

Siendo un convencido, por temperamento y educación, del valor inestimable de la convivencia social, figuró prominentemente como organizador y animador de agrupaciones fraternales, cívicas, de servicio o de esparcimiento. Organizó el primer Club Rotario en Sonora, en la ciudad de Nogales, siendo su primer Presidente.

También lo fue de similar grupo en Hermosillo y después brillante Gobernador Rotario del Distrito 24.

En 1946 el gobernador Abelardo L. Rodríguez le encargó al profesor Alberto Gutierrez, entonces Director General de Educación en el Estado, a que invitara a don Ignacio Soto a formar parte del primer Patronato de la Fundación Esposos Rodríguez, para ofrecer becas a estudiantes de escasos recursos, que por cierto este año 2021, el organismo cumple 75 años de su fructífera labor.

Fue electo gobernador de Sonora para el período 1949 – 1955, y marchó por la misma ruta de actividad creadora, de progreso constructivo y de aplicación leal y constante de los principios democráticos. Desde los primeros años de su gobierno mostró a la comunidad su portentosa capacidad de trabajo, traducidos en escuelas, caminos, hospitales, obras de irrigación, centros educativos para mujeres trabajadoras.

La vida entera de Ignacio Soto estuvo dedicada íntegramente al bien y progreso de Sonora, constituyendo una trayectoria ejemplar para la posteridad.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top