Dime de qué presumes para saber de que careces

Oscar H. Paco Barrera, Recientes No hay comentarios en Dime de qué presumes para saber de que careces 40

Un viejo refrán muy mexicano por cierto, enuncia esto:“dime de qué presumes, para saber de qué careces”. Esta afirmación le cayó como anillo al dedo al presidente Andrés Manuel López Obrador y le digo porque:

1.- El afirma ser un liberal, cuando la realidad lo ubica como un gran conservador. Mire usted, el liberalismo es una doctrina que tiene como objetivo fundamental la libertad del individuo, por encima de la igualdad o de cualquier otro valor. La intención de los liberales es crear un ambiente donde todos los integrantes de la sociedad tengan las mismas oportunidades para desarrollarse y poder generar en un ambiente competitivo el progreso de la sociedad. AMLO, no encaja y basta recordar que para él, los pobres primero, asegurando que la minoría rapaz se encuentra en la clase media de la sociedad. Otro ejemplo son los infantes con cáncer les evita un justo tratamiento, porque es necesario dice, atender otros sectores como son los ninis y los servidores de la nación.

Los liberales generalmente creen que el gobierno es necesario para proteger a los individuos de ser perjudicados por otros, pero también reconocen que el gobierno mismo puede representar una amenaza para la libertad. El Presidente López no gobierna para todos y el mismo lo asegura cuando insiste en calificar como adversarios a quienes opinen contrario a su parecer y peor aún por su obsesivo profesar de tener la única verdad sobre cómo se gobierna, de tal forma  que se ha convertido en una amenaza para la libertad de acción de los otros dos poderes en nuestro sistema constitucional de gobierno.

2.- Se dice apóstol de la honestidad y la decencia en el ejercicio de gobierno, cuando ha dispuesto de recursos económicos inmensos para cumplirse sus caprichos. Elimino la construcción de un nuevo aeropuerto con más del 50% de avance, nada más por sus perturbada imaginación de ver moros con trinchete, juzgar corrupciones, no aportar pruebas y menos mantener a los supuestos delincuentes de cuello blanco en cárcel alguna. No son cientos de millones, son miles de pesos los tirados a la basura para satisfacer el orgullo presidencial.

De la noche a la mañana, apenas a seis meses de iniciado su gobierno, sus hijos que no se han distinguido por actividad alguna, se convierten en prósperos empresarios cerveceros y chocolateros. Al junior de Manuel Bartlett se le asignan sin concurso algunos millonarios contratos que sin cuidado alguno, resultaron chascos por los precios inflados con que factura a la nación. A la Secretaria de la Función Pública, el gobierno de la Cd. de México le obsequia no una casa, una residencia sin emitir siquiera una justificación que medie entre lo correcto y la corrupción que genera el uso indebido de los recursos públicos.

Nos miente—mentir es deshonestidad—constantemente sin más argumentos cuando se le aclaran sus invenciones que el “tiene otros datos”. La peor de las mentiras fueron los dominios que de la pandemia hacía cada tres meses, mientras los millares de muertos por el Covid 19, golpeaban los hogares en cualquier parte de la república y peor aún, los anuncios de compras de vacunas que se informaban desde octubre y noviembre no eran tales.

Bueno, hasta con la mentada austeridad republicana trato de jugarnos el dedo en la boca. De tener como gobierno una sede oficial, una casa de gobierno, léase los Pinos la rechazó,por sus excesivos lujos dijo el modesto señor y opto con sus aires de realeza, invertir un gran presupuesto de las arcas nacionales, en acondicionar su residencia en Palacio Nacional, morada que envidiaría cualquier rey de los que aún conserva la alcurnia Europea. Un plebeyo en palacio, un sueño cumplido; un engaño al pueblo pobre con gobierno rico.

3- Se dice demócrata y no pasa de ser un gran simulador. Trata de acabar con el organismo ciudadanizado que como colofón de una gran lucha para alcanzar el arbitraje fuera del dominio del gobierno, para la organización de las elecciones que determina quienes gobiernan, en un evento de libertad, equidad y garantía en los resultados de los mismos.

 Aristóteles, el filósofo griego advirtió que la democracia esun sistema político basado en las virtudes; y que lo contrario de ella, es decir, el sistema de gobierno basado en los vicios y las trampas se llama Demagogia. Otro anillo, para el otro dedo del presidente. Un demócrata no se pelea con sus antagonistas en el ideario político sobre todo. El demócrata, propone, acuerda, concede o convence; pero no impone. Andrés Manuel ni es tolerante, menos negociador e impone sin conceder.

La democracia, su democracia ejemplificada en su partido Morena resuelve a cabronazos. Lo mismo impone que rechaza y en última instancia acude a la democrática tómbola. Un violador, cínico, vicioso, sin calidad moral e ignorante nada más para que vean quien manda, es señalado por el patriarca para ser candidato a Gobernador en el estado de Guerrero. Layda Sansores, alcaldesa electa para tres años en la alcaldía Álvaro Obregón en la ciudad de México, sin más renuncia a su cargo para convertirse en candidata al gobierno de su estado natal Campeche; sin mediar antes la limitante de residencia y me pregunto ¿Cómo puede residir la alcaldesa de una fracción de la ciudad de México en Campeche? . Si adivino como, estando cerquita del corazón del dueño de los bates, las pelotas, los guantes y hasta del estadio y el pone las porras.

Finalmente el gran demócrata, cita a los 32 gobernadores de los estados para acordar un pacto por la democracia. En su desinterés por conducirse en los lineamientos constitucionales que cada uno, los gobernadores y el presidente juraron cumplir y hacer cumplir prefiere jugar en su campo, a su estilo y con sus reglas, sin más animo que no sea la falta de respeto a los ejecutivos estatales que sin ser saludados menos escuchados, fueron desocupados en escasos 30 minutos. En media hora, leída la cartilla vámonos; se acabó la fiesta. Si recordamos que dos días antes del martes 23 en un acto meramente electoral y para engañar bobos sin memoria—son momias aplaudidoras dijo una vez AMLO para describir a quienes ven, escuchan y aplauden como es el caso—toma con elhumanismo que lo caracteriza, la decisión de la pensión para adultos mayores ya no sería a los 68, sino a los 65 años. Lo que no dijo fue que esa regla ya existía desde el sexenio pasado y él como primera arbitrariedad de su mandato la elevo a 68.

Así las cosas, que siga presumiendo ya sabes quién, de lo que carece. Mientras mantenga focas aplaudidoras seguiremos en la brega. ¡¡Es un peligro para México!!

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top