En defensa de la Caguama

Mario Velázquez García, Recientes No hay comentarios en En defensa de la Caguama 117

Dr. Mario Alberto Velázquez García

Academia Mexicana de Ciencias

 

La caguama es una de las contribuciones mexicanas al sistema métrico de las cervezas. Esta forma muy coloquial para nombrar a las cervezas ha sido objeto de un ataque poco afortunado por parte de un personaje francamente menor de la cultura política- cómica mexicana. Sin embargo, el guante lanzado merece ser respondido con una defensa a la caguama.

Partamos de una pregunta: ¿Quién define qué es esencial en la actividad de una sociedad? En las sociedades modernas y democráticas la respuesta es compleja e involucraba una interacción entre los individuos, las instituciones sociales y el Estado. Sin embargo, durante la emergencia sanitaria generada por el Covid19, los distintos estados nacionales se abrogaron la autoridad única para decidir. Cada gobiernohizo una lista sobre aquellas actividades que serían consideradas prioritarias (para el funcionamiento de la “sociedad”) y aquellas que no lo eran. En la gran mayoría de los países dicha clasificación entre actividades reflejaba máslos valores morales de los funcionarios que realizaron la división de actividades que un análisis sociológico, económico o de políticas públicas. El consumo de alcohol se consideró una actividad no prioritaria, incluso contraria a lacontención de la pandemia, de tal manera que fue restringió de manera pública (bares, cantinas, restaurantes) o privada (en domicilios).

Preguntémonos entonces ¿Es el consumo de alcohol una actividad no esencial de las sociedades? Primero una aclaración, no debe leerse esto como un elogio o una invitación al consumo de bebidas embriagantes. En lo absoluto, simplemente es un intento por analizar cuál es el papel que ha desempeñado el alcohol, -como nuestrasmalqueridas caguamas-, en una sociedad como la nuestra.

Recomiendo a todos los interesados en la relación entre sociedades y alcohol leer el libro de Mark Forsyth “Una breve historia de la borrachera: cómo, porqué y cuándo la humanidad se ha divertido, desde la edad de piedra hasta el presente”. En este sucinto recorrido histórico con un humor y una sagacidad remarcable, Forsyth nos muestra la importancia que ha tenido en las distintas sociedades la fermentación de bebidas. Primero, el alcohol ha sido fundamental para el desarrollo de diversas religiones, tanto por ser un medio para que los hombres establecieran comunicación con sus dioses, como también porque el alcohol ha sido considerado, en sí mismo, la corporeización de una deidad. Ejemplos son muchos, desde los ritos egipcios donde se comenzó a tomar cerveza, pasando por el rol fundamental que tuvo el pulque en varias culturas prehispánicas del centro de México, las creencias escandinavas con su bebida hidromiel, hasta el cristianismo y el papel que tiene el vino durante la liturgia.

Un segundo rol fundamental del alcohol en la historia de la humanidad es, increíble para la sociedad actual, de salud. El alcohol fue una respuesta práctica y eficiente para un problema de muchas sociedades: poder beber líquidos sin sufrir enfermedades intestinales potencialmente mortales. Esto era particularmente importante en zonas secas o con pocas lluvias donde el alcohol era fundamental para poder almacenar una bebida que durara más tiempo que el agua. En México el pulque cumplió esta función; proporcionaba una bebida accesible en zonas con poca vegetación o ríos.

Tercero, el consumo de bebidas generó un espacio de socialización desde que el hombre descubrió como prepararlo. El tomar alcohol no sólo tiene como objetivo saciar la sed, sino convivir, platicar y entrar en contacto con otras personas. En Inglaterra durante su primera industrialización, los “pubs” eran un lugar fundamental para los obreros después de las largas y demandantes jornadas de trabajo, no sólo por el mismo consumo de cervezas u otras bebidas sino por la oportunidad para generar lazos de confianza, amistad y nuevas relaciones, es decir capital social. En este sentido los bares, pero en general todo espacio donde dos o más personas se reúnen a tomar alcoho, se reconstruye la sociedad. Con esto en mente, ¿Qué papel pudo tener el alcohol durante el largo periodo de confinamiento por Covid19? ¿No hubiera sido importante permitir que la gente contara con espacios para hablar y tomar? Concluyamos, la caguama no es la causa de nuestros males, aunque tampoco es la solución a ellos. No dejemos que políticos nos impongan sus valores y justifiquen la desigualdad social o su falta de acción demonizando a una botella: ¡La caguama es inocente!

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top