Amalgamas

Benjamin Gaxiola Loya, Recientes No hay comentarios en Amalgamas 29

La oposición política en México y Sonora se ha casado con una premisa de alto riesgo rumbo a las elecciones del año entrante. Todo o nada, aquí o ahora parecería ser la divisa que explica – pero que no justifica necesariamente –, la serie de medidas, adquisiciones y reciclajes que se encuentra realizando en los últimos días.

Para el caso de las llamada “izquierda mexicana” podría suponerse que esta se encuentra repartida entre lo que queda del PRD, el PT, Movimiento Ciudadano y Morena, siendo en realidad este último partido el que podría decirse engloba el segmento mayor de aquellos que se dicen identificar a un partido al que identifican a lo que se bosquejaría por izquierda.

La izquierda podría ser aquella posición política que descansa en una visión de cambio, progreso y justicia que elimine la desigualdad y la exclusión social, respete y haga uso de las libertades de los gobernados en la construcción de un estado de derecho que abogue por la igualdad legal, asi como oportunidades para todos y en especial para quienes menos tienen.
En este sentido y más allá del discurso del que hacen gala y que solo sirve en la mayoría de los casos para encuadrar y vestir su propia praxis electoral, los llamados partidos de la izquierda mexicana difícilmente podrían cumplir con este paradigma pues en su diario actuar, no hacen sino ser críticos del sistema que desean sustituir pero sin ofertar una nueva agenda social distinta en el fondo a la prevaleciente.
Pero a todo partido político los hacen los miembros y simpatizantes que los integran.

Recientemente han resultado de escándalo, la serie de políticos con que la izquierda – habría que reconocer que igualmente lo lleva a cabo el PAN — se ha pertrechado en su afán de ganar las elecciones pareciera que a cualquier costo.

Tal sería el caso de Morena en Sonora, donde la presentación de su nueva adquisición, la Diputada Celida López (II distrito electoral con cabecera en Puerto Peñasco, Sonora) a la par de levantar una erupción de opiniones encontradas, hace reaparecer el tema de los llamados reciclajes que hacen los partidos políticos.

Verdad de verdades: todos los partidos políticos llevan a cabo procesos de altas y bajas de personalidades políticas. Todos los partidos políticos reciclan estas contabilidades. Unos mas, otros menos. Unos con cierto recato, otros sin pudor alguno. El punto es evitar el riesgo de que el reciclaje no contamine o enferme al partido que lo recibe y aprovecha.
Pero también es cierto que un partido político de puertas abiertas, de reciclaje indiscriminado, debe cuidar y reservarse el derecho de admisión. No hacerlo, lo expone al riesgo de ganar el poder pero perder a la organización y el poder es efímero pero el partido político se queda.

Una cosa es sumar y otra es militar, arraigar, empoderar y abanderar con candidaturas electorales lo que la ambición o la conveniencia dicta.
Bienvenido el reciclaje, si este guarda un mínimo de afinidades o valores entre el que llega y el partido que lo recibe.

No parece ser el caso de la misma Celida López y de innumerables panistas y ex padrecistas e individuos antisistema que ahora militan en Morena y que no hace mucho tiempo, denostaban a todo lo que representara ese partido y su líder Andrés Manuel López Obrador, cabeza y dueño de ese partido.

¿Tienen algo de “izquierda” esos que ahora están tocando las puertas de ese partido político para seguir en sus carreras políticas y búsqueda de posiciones a futuro?. Sinceramente muy poco.

¿De no estar bien rankeado Morena en la mayoría de las encuestas rumbo al 2018, se habrían acercado a esa opción quienes de la noche a la mañana se dicen progresistas, de mente abierta y preocupados por los pobres y las contradicciones y desigualdades sociales y antes vomitaban cuando se les mencionaba a la izquierda?. Difícil.
Una cosa es el pragmatismo que arropa de todo y otra cosa es entregarles el partido a futuro. Ese es la principal preocupación de la mayoría de los reales seguidores de Morena en la entidad y cuya mayoría silenciosa no se ha atrevido a manifestarlo por miedo o por un falso convencimiento de que el fin justifica los medios.

Así inicio su crisis terminal y debacle el PRD. Aceptó de todo y acabo renegando de todo, hasta de si mismo.

Benjamín L. Gaxiola
Noviembre de 2017

Author

Benjamin Gaxiola Loya

Benjamin Gaxiola Loya (Hermosillo, Sonora, 16 de Marzo de 1970) es Profesor Universitario desde hace varios aÒos. De formacion Abogado e Historiador se ha desempeÒado ademas de la docencia y la abogacia, en el servicio publico y como asesor en el Poder Legislativo. En la administracion publica ha colaborado desde la Presidencia de la Republica y la Secretaria de Educacion Publica hasta la Secretaria del Ayuntamiento de Hermosillo recientemente, asi como en la Camara de Diputados del Congreso de la Union en la pasada legislatura y en la Camara de Diputados del estado de Sonora aÒos atras. Ha sido columnista en diferentes medios de comunicacion escritos de la localidad asi como analista en radio y television. De igual forma ha sido Secretario de la Sociedad Sonorense de Historia, A.C. asi como capacitador en tematicas educativas, politicas e historicas en distintas instituciones del sector publico y privado del estado.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top