Yo no soy de México… ¡yo soy México!

Oscar H. Paco Barrera, Recientes No hay comentarios en Yo no soy de México… ¡yo soy México! 154

La presencia del Papa en México en los primeros meses del 2016, apenas anunciada la tarde de este martes 6 de octubre descubre nuevas perspectivas y es que la esperanza de verdaderos cambios en nuestra querida y maltratada patria, busca encontrar en alguien la guía que nos conduzca a ellos. Francisco el Obispo de Roma, El Santo Padre, el líder moral de millones de personas en el mundo entero, tiene la voz completa para decir en donde se encuentre lo que la gente quiere escuchar, lo que es necesario oír, lo que nadie más puede decirle a los hombres y mujeres del poder;  aportando soluciones inmediatas o a largo plazo. Sin cañones o lanza granadas las palabras de este Santo del mundo impactan, pegan sobre todo en las conciencias y mueven a la reflexión.

México es el segundo País con más católicos en el mundo he allí la importancia que para el jefe del estado Vaticano tiene nuestra tierra. Actualmente  tiene México desde mi atalaya  un buen gobierno. Hay errores y circunstancias que interrumpen la aceptación popular arriba del  necesario 50% de calificación para promediar en lo que aseguran los estudiosos es un presunto buen gobierno. Debemos de ser claros, el mayor porcentaje de credibilidad y confianza hacia la administración de Enrique Peña Nieto apunta hacia la calificación reprobatoria. Hay razones para ello en los que no creen, como las hay en los que sí creemos.

Empecemos por lo malo. Líderes del desprestigio han encontrado puntos vulnerables que los fortalecen en errores cometidos en el presente gobierno. Lo de la casa blanca, su origen, el involucramiento familiar y los juicios de valor aventurados unos, razonados otros que prenden en el colectivo social. Se suma a lo anterior los crímenes de Tlatlaya en el estado de México por una brigada militar y en Iguala por una gavilla del crimen organizado protegido por las fuerzas policiacas, al menos los municipales hasta ahora comprobados; contra estudiantes normalistas de Ayotzinapa, en el estado de Guerrero.

Las aclaraciones, declaraciones y argumentos de los acusados empezando por el presidente y su esposa, a pocos convencieron; al parecer los diseñadores de la estrategia no aportaron ideas que fortalecieran las razones expuestas. Luego en las acciones violentas que dejaron muertes y rencores, las verdades a medias o las prisas en cerrar expedientes motivan a la duda y la inconformidad. México en el actual formato político que distribuye la participación política en pequeñas o grandes ínsulas de poder difícilmente tendrá próximamente un grado de confianza promedio, si estas fuerzas políticas siguen optando de hacer del choque contra los gobiernos el motivo de su actuar, de ser y de crecer. De ocho fuerzas políticas—partidos—legalmente reconocidas en el País, tres son afines en una corriente, la del presidente: el PRI, PANAL y Partido Verde.

Uno el PAN, la segunda fuerza electoral nacional, navega solo, sin ideología, sin proyecto de gobierno y dependiente del rumbo que a la institución le den las personas que temporalmente asumen el papel de líderes ya sea como candidatos a puestos de elección o en el  gobierno interno de ese partido. Tres son representativos de la llamada izquierda, cada una con su propio rollo, sin ideología y propósito claro que antes expresaban al socialismo como la solución y hoy aparecen en la manifestación social inconformes,  como la oposición nada más por serlo, a todo lo que de ellos no venga; son el PRD, Morena y Movimiento Social.  Finalmente el Partido Encuentro Social que ignoro si es agua o pescado, ya que no pregonan o exhiben un mensaje que defina su ubicación en el cuadro político existente de derecha, centro o izquierda. Solo anuncian su fortaleza en las organizaciones sociales, es decir en lo que tanto fue rechazado en el pasado del voto gremial o corporativo que roba la libertad individual de quien ejerce su derecho de voto. Note usted como para nada menciono filosofías, principios o ideologías que los hagan ser diferentes entre unos y otros. El pragmatismo se apoderó del entorno de las organizaciones políticas desde hace veinte años y las plataformas políticas y documentos básicos de esas instancias son tan solo documentos que exige la ley, pero que no son aplicadas en la práctica simple y llanamente por desconocidas. Todos actúan según apunte la brújula y los acontecimientos del día. ¿Ya ve usted porque estamos como estamos?

Ante esto, la presencia de un líder de la calidad moral, intelectual y justa como ya lo demostró el Papa Francisco en su reciente viaje a Cuba y Estados Unidos, en un México convulsionado por los acomodos entre tanta opción política que no se ponen de acuerdo y cada una trata de ser la cereza del pastel  golpeando a quien gobierna, pondría la cosas en claro sin llegar a ser una intervención de la iglesia en la cosa pública del país. Yo me imagino al Santo Padre disertar sobre los jóvenes sacrificados en Guerrero y sin aspavientos claro y certero como demostró que es, convencer a los padres y seguidores de estos estudiantes de que están muertos y que el gobierno está obligado a aplicar  la justicia debe actuar en contra de sus verdugos sea quien sea.

Jorge Mario Bergoglio Sivori que de Cardenal Argentino subió al papado 266 en el orden cronológico de la iglesia católica, tiene experiencia de vida en una república también convulsionada por revoluciones intestinas, golpes de estado, dictaduras y democracia establecida. Los mexicanos recibiremos de él un discurso sin matices de cumplidos o verdades a medias; seguramente nos hará tocar el suelo de la verdad, nos obligaría a creer y aportar para tener mejores gobiernos y rompería con el clasismo rampante de la política de hoy de los buenos, los malos, los peores y los incrédulos. Muy reciente su llegada al Papado, Francisco sinceramente expuso que Argentina debería evitar mexicanizarse refiriéndose a la violencia desatada en el sexenio anterior entre bandas de narcos y fuerzas públicas mexicanas. A muchos les extrañó la declaración del Papa y a otros nos dejó muy claro que él conoce de raíz nuestra problemática.

Mejor aliado que el Papa ningún mandatario del mundo puede tener. Así sea el peor dictador o emperador las razones del representante de Pedro en el mundo, por lo menos lo hace reflexionar y realizar cambios, mínimos que estos sean en beneficio del pueblo. Lo ejemplifican en diversas épocas mandatarios como Pinochet en Chile, Marcos en Filipinas, Gorbachov en Rusia y los hermanos Castro en Cuba.

El México creo en ti, credo mexicano del periodista, poeta y compositor Yucateco Ricardo López Méndez “el Vate” debe recuperar su calidad de lazo que nos une como patriotas. Les recuerdo solo una pequeña muestra de esta hermosa e inmortal poesía: “México, creo en ti/ porque si no creyera que eres mío el propio corazón me lo gritara/ y te arrebataría con mis brazos a todo intento de volverte ajeno/ sintiendo que a mí mismo me salvaba”.  Escuché recientemente a un predicador cristiano cerrar su intervención refiriéndose a nuestra condición actual y la urgencia de unir esfuerzos diciendo, YO NO SOY DE MEXICO… ¡YO SOY MEXICO!

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top