¿Y la izquierda mexicana, apá?

Juan J. Sánchez Meza, Recientes No hay comentarios en ¿Y la izquierda mexicana, apá? 10

Roger Bartra (La democracia fragmentada, Debate, 2018) dice con razón que en México la transición a la democracia no llegó por la izquierda, sino por la derecha, de la mano de un político como Vicente Fox, conservador y de pocas luces; a pesar, dice él, que fue precisamente el movimiento estudiantil de 1968 el que abrió el paso, muchos años después, a la transición democrática.

Siguiendo el razonamiento de Bartra, no deja de llamar la atención que ahora que la izquierda presume haber conquistado, por la vía democrática, los poderes ejecutivo y legislativo en Mexico, haya hecho un lado la oportunidad de convertirse en un movimiento socialista moderno.

Tal parece que los únicos recursos políticos al alcance de la izquierda mexicana de hoy, al menos la oficial -aunque no parece haber de otra- sean estos que estamos viendo y que bien pueden ser calificados como el renacimiento del antiguo autoritarismo nacionalista revolucionario.

¿Alguien pudo haber imaginado a la izquierda mexicana aliada electoralmente a una organización evangelista de rasgos cavernícolas como el Partido Encuentro Social o al presidente de la República pregonando los valores morales de una Constitución que purifique a los malvados?

Quizá no haya en la historia de la izquierda mexicana una causa que fuera capaz de unificar en una sola a las tradicionales facciones en que ésta se dividía históricamente, como su descalificación moral y el rechazo histórico al gobierno de los Estados Unidos, no solo por la sujeción, real o inventada, que ejercía sobre el gobierno mexicano, sino por su carácter de verdugo de los movimientos de liberación nacional, desde Chile hasta Guatemala.    

Por ello resulta tragicómico revisar ahora los malabares retóricos a que recurren los intelectuales orgánicos aliados al partido del presidente, para cubrirle la espalda después del vergonzoso espectáculo que nos ofrece nuestra flamante guardia nacional convertida ahora en la border patrol del sureste mexicano, al servicio de Mr. Trump.

Historiadores reconocidos como Lorenzo Meyer y escritores laureados como Jorge Volpi han salido a explicarnos que al presidente no le quedaba de otra más que aceptar el mandato inapelable del presidente Trump, so pena de que el país enfrentara la debacle económica más grave de su historia, como si no estuviera a nuestro alcance el recurso de la política exterior mexicana para emplearlo entre los opositores políticos de Trump en su país, ya fueran del Partido Demócrata o entre los integrantes del Parido Republicano que ya se habían manifestado en contra de la medida o el acudir al arbitraje internacional de la Organización Mundial de Comercio o la búsqueda de la alianza con otros países o, en última instancia, la represalias que nuestro propio país fuera capaz de oponer al capricho estadounidense. Lejos de ello, el presidente mexicano y los dóciles seguidores de esta izquierda derechista prefirieron brindar al mundo este espectáculo de sumisión, este viraje reaccionario.  

Para tratar de entender a esta izquierda derechista, viene como anillo al dedo la decisión que el presidente de México adoptó hace apenas unos meses de abandonar al Grupo de Lima, que lucha por la restauración de la democracia en Venezuela y el cese de las hostilidades contra los opositores al régimen de Maduro, y que estuvo acompañado del acedo discurso del respeto a la autodeterminación de los pueblos y que evidentemente generó el enojo de Washington.

En este caso el gobierno mexicano optó por el aplauso fácil de su fanaticada, a través de la adopción de una medida que no implicó ningún esfuerzo político y que, en un hecho intrascendente para México, pero ciertamente grave para la región, se nos ofrece como muestra de la carencia de congruencia, la frivolidad y ausencia de principios de un régimen que solo aspira a reciclar el peor de todos los populismos, el de corte conservador, con máscara de izquierda.

 

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top