Vladimir Putin y Marine Le Pen

Jean Meyer, Recientes No hay comentarios en Vladimir Putin y Marine Le Pen 32

Putin tiene sus partidarios que me dicen “¡deja a Putin en paz!”, pero día tras día, con gran talento y nada de escrúpulos, el presidente de Rusia mueve sus piezas. El 4 de marzo decía que Rusia no quería anexar Crimea y que los manifestantes rusófilos no tenían que ver con Moscú; el 17 de abril, en televisión, reconoció tranquilamente que estos supuestos manifestantes, uniformados sin distintivos y bien armados, eran “nuestros, para apoyar a las fuerzas de autodefensa de Crimea… Teníamos que anexar a Crimea. Imposible actuar de otra manera… Jrushchov dio Crimea a Ucrania. ¿Por qué? sólo Dios lo sabe”. Ahora precisaba, hablando de las provincias orientales de Ucrania: “Esas regiones no pertenecían a Ucrania en la época de los zares, se llamaban Novorossia, el gobierno soviético las dio a Kiev en los años 1920. ¿Por qué lo hicieron? Sólo Dios lo sabe”.

Añadió: “Ucranianos y rusos formamos un solo pueblo que unos malvados intentan lanzar los unos contra los otros. Así es, vivimos en Estados separados. Por desgracia mantienen esa política de división del uno o del otro componente de un mismo pueblo. Vean lo que hicieron con Yugoslavia. La quebraron en pedacitos y ahora la manipulan”. Ahora en esa Novorossia, operan de nuevo combatientes uniformados sin distintivos, encapuchados, bien armados, hasta con misiles que tumbaron ya dos helicópteros del ejército ucraniano. La concesión masiva de pasaportes rusos a los grupos rusófonos, ya experimentada con éxito en Osetia del Sur (Georgia) y en Crimea, servirá si, algún día, las tropas rusas concentradas en la frontera, invaden Ucrania: será para “proteger a nuestros ciudadanos compatriotas”. Por lo pronto la meta es impedir o cancelar las elecciones del 25 de mayo en Ucrania.

“Si ves a tu vecino rasurar, pon tu barba a remojar”, recuerdan los países bálticos, Moldavia, Kazajstán y Bielorrusia. El bielorruso Lukashenko, hasta ayer fiel aliado de Putin, advierte: “Que Rusia intente pesar sobre sus vecinos con todo su peso histórico, que destruya las fronteras ante nuestros ojos, es una fuente de inquietud. Nos oponemos totalmente al caos creado en Ucrania y veremos fracasar la política extranjera de Putin. Defendamos nuestra independencia por todos los medios”.

¿Por qué la francesa Marine Le Pen? El 12 de abril, la presidente del Frente Nacional, de derecha extrema, que tuvo más votos en las recientes municipales que el partido socialista en el poder, ha sido recibida triunfalmente en Moscú. En la Duma, la felicitaron por su éxito y le desearon la victoria en las elecciones europeas. Enemiga mortal de la Unión Europea, ella contestó que “la U.E. ha declarado a Rusia una guerra fría que daña nuestras relaciones… Apoyo el proyecto de federalización de Ucrania (deseado por Moscú y rechazado por Kiev. Nota de Meyer), es el más lógico, respetuoso porque permitiría la autonomía de esas regiones… Así la Ucrania del Este, que se siente por mil razones atraída por Rusia, o la del Oeste, más atraída por mil razones, por la Unión Europea, podrían cada una preservar al país”. El alto jerarca Naryshkin, que figura en la lista de las personalidades rusas sancionadas por Europa, le dijo: “Tenemos mucho en común sobre la manera de arreglar la crisis en Ucrania”. Y Marine Le Pen le aseguró que “he dicho desde un principio que las sanciones, incluso las amenazas de sanciones eran totalmente contraproducentes”.

Hace varios años que el Frente Nacional francés y Rusia Unida, el partido del presidente Putin, han desarrollado excelentes relaciones, pero nadie había hecho caso. Marine Le Pen quiere hacer de las elecciones europeas del 25 de mayo un referéndum contra la Unión Europea, y también contra el presidente François Hollande. Tiene el apoyo de Moscú.

jean.meyer@cide.edu

Author

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top