Sonora: los dilemas de la elección

Bulmaro Pacheco Moreno, Recientes No hay comentarios en Sonora: los dilemas de la elección 55

¿Qué decirle a quienes repiten con malas intenciones que la elección en Sonora ya está negociada?

Que no saben lo que dicen y que mucho menos podrían probar un disparate de ese tamaño. La elección la va a ganar quien consiga más votos. Cualquiera de los dos candidatos más fuertes requerirá un poco más de 500 mil votos de los más de dos millones de electores inscritos en la lista de electores. No hay de otra, y cualquier arrebato imaginario o especulación  respecto a los resultados finales,solo contribuirá al enrarecimiento del clima político local, ya de por si, confuso y descompuesto por la intensidad de la guerra sucia que invalida cualquier arreglo de cúpulas.

¿No hay nada de eso entonces?

Es imposible imaginar que alguien esté detrás de los ciudadanos para forzarlos a votar –el día de la elección- a favor o en contra de determinada fórmula, o que alguien pudiera coaccionar a la mayoría de votantes con tanto tiempo de anticipación. En la sociedad abierta que vivimos con tanta comunicación es muy difícil que algo de esas dimensiones pudiera ocultarse a la perfección o permanecer en el anonimato. Es casi imposible a estas alturas imaginar siquiera, el equivalente a un “crimen perfecto” en lo electoral. Habrá,eso sí, las irregularidades de siempre,pero allá donde el elector por alguna razón de peso lo permita o donde les funcionen las tradicionales machincuepas políticas que ya vemos…pero no les alcanzaría..

¿A cuánto equivaldría un punto porcentual de diferencia en la elección como los que se mencionan en las encuestas?

Suponiendo que el 7 de junio las urnas registren una votación  del 50% de la lista de electores; esto representaría un poco más del millón de votos (de los más de dos millones inscritos). Entonces, un punto porcentual de los resultados finales equivaldría a 10 mil votos de diferencia entre el primero y el segundo lugar. Como se espera una participación arriba del 50 %, el número de votos por cada punto pudiera variar.

¿Será una elección cerrada entre PRI y PAN?

Todo indica que así será. A menos de 70 días de la elección y con varias semanas de campaña todavía por delante,los candidatos podrán intensificar sus recorridos y mejorar sus propuestas para avanzar.Nada para nadie todavía en estos tiempos de una visible “volatilidad” del voto ciudadano, y una sensible disminución del llamado “voto duro” –o leal– de los partidos políticos más grandes, que por varias razones se ha estancado.

¿Y los debates entre los candidatos, por qué tantos enredos?

No deja de ser una estrategia de distracción de aquellos que insisten en retrasar la celebración de los acuerdos entre los candidatos y sus representantes ante el órgano electoral. No es gratuito.

Quienes se saben arriba en las encuestas, no quieren exponerse a cometer errores o que un mal resultado los haga retroceder puntos. (Recordar cuando en el debate Nixon-Kennedy, el primero bajó puntos porque acudió al encuentro sin rasurarse), y en el de Valery Giscard contra Mitterand, el primero no supo contestar cuanto valía un boleto del metro. López Obrador se negó a asistir al primer debate en 2006. Tanto Nixon  como Giscard y AMLO perdieron la elección. ¿Fue por los debates?. Quizá.

¿Y todavía no se advierte algo en las propuestas?

Entre los principales candidatos se advierten dos líneas de acción en las realizadas hasta ahora: De un lado Javier Gándara se dice pragmático. Se autodefine “emprendedor” y “no político”,se autocalifica como productivo y eficientista, y recorre la entidad anunciando millones de pesos de inversión en infraestructura de algunos municipios. La estrategia le ha acarreado críticas porque esas obras-se sabe- no se han consultado con los habitantes(ni entre los propios panistas) y porque no -necesariamente- reflejan las prioridades de los pueblos.Se trata de anuncios “efectistas” millonarios de corte político que hasta ahora han quedado en publicidad. Sin decir de donde van a salir los recursos,la propuesta pretende reeditar un proyecto transexenal y busca más el impacto mediático que la aceptación popular. Sus asesores olvidan que en política,la forma es fondo: ¿Porqué negarse como político quien busca un puesto político? Simple pregunta.

 ¿Y del otro lado?

Claudia Pavlovich ha hecho una propuesta de 10 puntos: Empleos,Ciudades tranquilas,hogares seguros,educación y salud de calidad,igualdad de oportunidades,infraestructura sustentable,cultura y valores y un gobierno honesto,eficaz y transparente entre otros. Seguramente en los próximos días y mediante consultas se sabrá del aterrizaje de cada tema.

¿Y el resto de los candidatos?

Todavía nada.Seguramente en los debates se sabrá.

¿Y la imparcialidad de los órganos electorales del estado, es real?

Hay fuertes presiones desde el Poder Ejecutivo para que los organismos electorales como el Instituto Estatal Electoral y el Tribunal Electoral local funcionen en sintonía con los objetivos políticos oficiales.En caso contrario no hubiera  quejas por el retraso en la entrega de los recursos económicos del gobierno estatal al órgano electoral. Todo indica que cuatro de los siete consejeros del IEE  obedecen lineamientos del gobierno local, y a cada rato meten desorden en la operación de la Institución.

El Tribunal Electoral local lo preside un ex subsecretario de Gobierno y después notario público de la horneada del gobierno panista, ¿cuál imparcialidad? Todo eso nos permite deducir que no hay buenos augurios para la elección, por la exagerada injerencia de funcionarios estatales en los organismos electorales y, sea cual sea el resultado final, va a ser muy difícil que los organismos electorales del Estado no se vean envueltos en turbulencias y litigios post electorales. Al tiempo.

¿Ha habido algunas señales de que  eso pudiera ocurrir?

Algunas: Se enredó el asunto relativo al financiamiento y las prerrogativas a los partidos por los retrasos del gobierno, está atorado el debate sobre los debates, entre los candidatos, ha sido impugnada la selección de integrantes de los comités distritales y municipales electorales, los consejeros afines al gobierno aprobaron de facto la fallida coalición PRD-PAN que el mismo tribunal local avaló y que el TEPJF desechó, y hasta catorrazos entre consejeros ha habido en esta etapa de la nueva normatividad electoral. Ante la complejidad de la política electoral, a nadie convienen autoridades electorales débiles y sin una real capacidad de mediación para llamar al orden y al cumplimiento de la ley.

¿Por eso los excesos en las campañas?

Los candidatos afines al gobierno han dispuesto a sus anchas de la mayoría de espacios públicos para propaganda. No hay esquina, avenida principal, camino rural, orillas de canales, cruce de carreteras, entradas y salidas de las ciudades, exteriores de tiendas de autoservicio y edificios públicos, así como rutas importantes de las carreteras que no estén copados de propaganda azul y blanco. No se han medido en gastos y lo peor, parece que los organismos electorales no cuentan con los recursos humanos, económicos y materiales necesarios para supervisar adecuadamente  el cumplimiento de los topes de campaña.

¿Y la propaganda negra, que tanto influye?

La propaganda negra excita al morbo público y genera escándalos pasajeros. Cuando esa propaganda no tiene fondo, termina por agotarse y cansa al ciudadano que demanda soluciones y propuestas para la atención de sus problemas urgentes. No es una exageración ni un cliché decir que la gente lo que quiere son propuestas. Esas respuestas no las proporciona la propaganda negra. Cuando las encuestas revelan que los candidatos son muy conocidos en pasado y presente, difícilmente la propaganda negra influye en la intención de voto declarada. Está visto.

¿Y el mensaje de los partidos políticos en sus spots, cómo se ve?

A excepción de los diseñados por el Verde Ecologista, que van sobre los problemas reales, los demás en su mayoría resultan aburridos y plagados de lugares comunes. Algunos como eso de “ser turquesa” con expresiones francamente ligeras y cursis, tratando de ser originales.Puro gasto.

Resulta paradójico que un personaje de la talla de Héctor Suárez promueva a un partido político echándole leña a otros partidos y renegando de la política y los políticos, cuando lo que está haciendo es la promoción de un partido político ¡en busca de registro!. Esos desplantes publicitarios Solo contribuyen a desacreditar a la política y a los partidos y revela una enorme pobreza en los planteamientos de los spots de campaña. El nuevo esquema jurídico de los procesos electorales le metió presión a las actividades de los nuevos partidos que al parecer no saben qué hacer y acuden al extremo de pedirles a personajes de la farándula que les hagan la tarea, cuando no encuentran ni cuadros políticos ni candidaturas de peso para promocionarse.

¿Por el temor a perder el registro?

En mucho es por eso. Los partidos chicos requerirán de casi un millón y medio de votos (3 % de la votación) para conservar el registro y hacen gala de todo tipo de excentricidades para tratar de llegarle al potencial elector. Las últimas encuestas revelan que hay cinco partidos con reales posibilidades de no alcanzar el 3 % en la votación de diputados federales: El del Trabajo, Nueva Alianza, Movimiento Ciudadano, el Humanista y Encuentro Social. He ahí su dilema y lo que está en juego para su suerte en la próxima elección.

¿Y en lo local?

A algunos les ha entrado la desesperación y ha cundido el desorden. Movimiento Ciudadano ha postulado a panistas y priistas inconformes en algunos municipios; el PANAL, a pesar de su alianza ha postulado candidatos por su cuenta en lugares donde le restará votos al PRI. Numerosos perredistas del grupo promotor de la coalición PAN-PRD se están sumando como candidatos a regidores en las fórmulas del PAN debilitando a su candidato a gobernador.El PAN insiste en postular priistas disidentes para debilitar al adversario. Todo eso ha provocado una perniciosa mezcolanza de intereses de grupo que en el fondo revela; por un lado los afanes de ganar a costa de lo que sea, y por el otro, una acelerada descomposición política en algunos partidos.

¿Elección muy complicada en Sonora?

De entrada sí. Nada para nadie a nueve semanas de la elección, por eso y en el tiempo que queda, quienes canten victorias anticipadas sin sustento, se desesperen, o cometan errores insalvables harán efectiva en la realidad la sentencia del clásico que decía que “los panteones políticos están siempre llenos de cabezas calientes”. Ya veremos.

bulmarop@gmail.com

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top