Septiembre, mes patrio y de cambios

Oscar H. Paco Barrera, Recientes No hay comentarios en Septiembre, mes patrio y de cambios 71

Es septiembre mes de la patria, mes de festejar la independencia que en 1810 un puñado de mestizos e indígenas escogieron para liberarse del dominio español, que por cuatro siglos impuso sus condiciones a varios países del nuevo mundo. Es sin duda alguna la mayor de las festividades cívicas que nos une como mexicanos y que nos hace sentir ese fervor patrio que se enciende cuando desde el templete el mandatario nacional, estatal o municipal grita con fuerzas—no siempre, hay gritones muy sin chiste—el ¡Viva México! ¡Vivan los héroes que nos dieron Patria!  Cuenta la historia de un ex presidente municipal en Agua Prieta, que en los años sesenta ya emocionado vitoreando a las mujeres y hombres que nos dieron libertad, coló un “¡Viva Madero!” que de inmediato le fue corregido por uno de los cercanos en la ceremonia, murmurándole un “¡No presidente, ese fue de la revolución!”  A lo que el edil gritando de nuevo agregó “No importa, también es héroe”.

Este mes también es  el escogido por el constituyente para dejar impreso de los cambios en aparatos de gobierno estatal y municipal. En el Congreso de la unión también se dieron los relevos de 499 diputados –aunque solo había 488 el día que tomaron protesta—el faltante, se conocerá en seis meses que se celebren elecciones extraordinarias en uno de los distritos federales de Aguascalientes, en donde se anuló la elección constitucional de junio pasado. De estos 499 diputados, vale la pena dejar claro que 186 son mujeres.

Los informes de gobierno municipal son parte de la parafernalia que a los festejos del 16 de septiembre se suman. Muchos aplauden y otros tantos  critican los yerros cometidos por quienes como en esta ocasión se van; pero al final muy pocos se quedan con el conocimiento de que fue realmente lo que hicieron y eso sí, el comentario central es lo que no se hizo. Cuando el periodismo–con todo y las limitantes de libertad de expresión que en el pasado existían–era un servicio público de dar a conocer el estado de cosas del momento narraba lo informado en los principales municipios se podía dar el lector cuenta de los hechos y valorarlos desde su personal perspectiva. Hoy el periodismo se ha convertido en difusor de la corriente que a la empresa le conviene políticamente hablando y parlamentara muy bien si están en coincidencia con el que informa, o divulgará muy mal si son antagónicos en sus intereses.

El pasado martes 1 de septiembre, se llevó a cabo la entrega del tercer informe de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto al congreso de la unión. En un mensaje a la nación este miércoles EPN dio a conocer lo que el informe contiene. Fue claro, preciso y sincero; eso por si solo se aprecia como un cambio. Aquel País de las maravillas que desde el poder se vislumbraba desapareció y aceptó el presidente que hay gente agraviada, molesta, indignada y tocó su asunto de la casa blanca. Los remedios inmediatos para los males aceptó Peña son imposibles y además crean confusión cuando demagógicamente son anunciados con afanes populistas.  Hay novedades, tiene que haberlas y deben estar en sentido de avances que signifiquen bienestar social, pero, el pero que nunca falta hay retrocesos, estancamientos y vacilaciones en muchos temas. La salud pública es junto con la educación las dos necesidades básicas del pueblo que consumen juntas más del 50% de los miles de millones de pesos que totalizan el presupuesto anual con que opera el aparato gubernamental. Las insatisfacciones en ambas, son parte de la vida diaria de los mexicanos que todo esperamos para el futuro inmediato. Como personas cada quien juzga con su propia lógica y califica de acuerdo a como le va.

Crímenes como los de estudiantes en Iguala, de periodistas o de civiles a manos de militares y de civiles por grupos criminales, la mayoría sin resolver junto con la huida del Chapo y el cómplice silencio que por espacio de tiempo les sigue, no dejarán que lo bueno este por sobre lo malo. Lo bueno es una obligación hacerlo de acuerdo con la razón, para eso están en donde se encuentran, para eso votamos por ellos. Lo malo es lo que no se debió hacer y perdura para utilizarse en el momento preciso, cargado de especulación y de perversidad.

El crecimiento de la pobreza, aun y cuando la pobreza extrema nos dicen decreció, no ocasiona contentamiento social. El asunto es que todos tenemos la pobreza muy cerca, de repente tan cerca que está en nosotros, o en muy cercanos a nosotros. Un dólar sobre valuado o un peso muy disminuido provoca intranquilidad social y temor a otra crisis  que no se siente cuando ganas en cifras de 4 ceros, pero que hace sufrir cuando apenas si estas sobre los tres ceros mensuales. Las declaraciones oficiales son tranquilizadoras en cuanto a que México cuenta con los recursos económicos convertidos en reservas para defenderse de situaciones como esta de carácter internacional, pero eso impacta y se entiende en lo macro, en lo gigante, en las economías que manejan los ricos no en la que nadan los pobres. Precios que flotan constantemente en el mar de la incertidumbre, porque no sabemos mañana cuánto costará la carne que hoy esta sobre los 120 pesos el kilo, o el frijol que se pasea en el sube y baja de la inflación y la leche, y el arroz y todo lo que alimenta y se mide en una canasta básica cada vez más raquítica.

Mientras en la bolsa se traiga solamente lo justo para satisfacer necesidades primarias, ningún informe del gobierno federal será ampliamente valorado positivamente. La gente ya entiende que el problema económico no puede ser resuelto por los gobiernos estatales, mucho menos los municipales. Es asunto federal, de nación, del mundo. La inflación que se determina oficialmente con cifras ridículas que no corresponden a los diez o quince pesos con que un producto se eleva de una semana a otra y no con los 60 0 90 centavos con que es elevado el salario mínimo anualmente, es más una bofetada que una noticia.

Estoy de acuerdo con el presidente Peña Nieto cuando afirma que ningún cambio significa soluciones inmediatas, que debemos trazar un espacio de tiempo suficiente para que los beneficios aparezcan y nos encaminemos juntos a un futuro mejor que el presente que vivimos. Totalmente de acuerdo, pero es urgente atender lo primordial, lo que brindaría esa paciencia social invocada en la espera de un mejor mañana y esto es un superior salario mínimo que nadie lo va a inventar, ya está creado y así lo describe el artículo 123 constitucional: “Los salarios mínimos generales deberán ser suficientes para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia, en el orden material, social y cultural y para proveer a la educación obligatoria de los hijos”. Mientras el ejecutivo y legislativo federal siga creyendo que con 65 pesos diarios se cumple el propósito constitucional, estaremos estancados en esta toma y daca del bien y del mal.

Aquí en Sonora, las cosas están peor que en el promedio nacional.  A una semana de entregado al congreso del estado el último informe de gobierno de Guillermo Padrés nadie sabe, nadie comenta, nadie anticipa cualquier cosa de su contenido. El acostumbrado mensaje a la población sonorense no se dio, es más ni siquiera estamos seguros de tener gobernador, de Padrés ni sus luces. No sé qué pudiera el documento tener de novedoso,  si en el último año brotó el tufo del recipiente cerrado que durante el sexenio ha sido llenado de actos corruptos, que no solo afectaron el patrimonio de los sonorenses, pegó e hirió el tejido social con actos vulgares que demeritan a toda una sociedad. La actual legislatura irresponsablemente deja la víbora chillando a los que llegan, quienes como en el béisbol deben calentar para que entren en acción. Corresponde a los actuales  diputados (as) dictaminar las líneas de investigación sobre lo informado, particularmente hacia donde fueron destinados los millones de pesos que hacen falta para pagar nóminas,  rentas, proveedores, contratistas, servicios escolares y de salud pública y todo lo que usted y yo sabemos y seguido comentamos.

En lo municipal será interesante saber cómo actuaran los ayuntamientos que llegan, compartidos en la equidad de géneros, con 64 damas investidas como síndicos y 8 como presidentas municipales y 50% de ellas en el resto de cada uno de los cabildos  que tomaran protesta este 16 de septiembre en los 72 ayuntamientos sonorenses.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top