¿Qué hacer ante la insuficiencia presupuestal en las universidades públicas?

Ramón Pacheco Aguilar, Recientes No hay comentarios en ¿Qué hacer ante la insuficiencia presupuestal en las universidades públicas? 9

Las universidades públicas de nuestro país, me atrevería a decir que todas o muy cercano a ello, se encuentran en serios problemas presupuestales. Las aportaciones bipartitas del gobierno federal y los gobiernos estatales son insuficientes para cubrir los compromisos y necesidades más apremiantes. En la mayoría de los casos, más del 90% del presupuesto anual se dedica a cubrir la nómina de empleados, académicos, administrativos y de mantenimiento, dejando el resto para su gasto corriente y el cumplimiento de su actividad sustantiva.

Esta situación provoca limitaciones y penurias que afectan los programas académicos y de investigación,  además de generar problemas laborales como el que actualmente vive nuestra Alma Mater, Universidad de Sonora, con el movimiento de huelga de los dos sindicatos universitarios, STEUS y STAUS. Ante esta situación, dos cosas son previsibles: 1) Los problemas laborales seguirán siendo recurrentes años tras año. 2) La probabilidad de incrementos presupuestales sustanciales por parte de ambos gobiernos es prácticamente nula, al menos en el corto plazo. ¿Entonces, qué deberán hacer las universidades ante la incapacidad de los gobiernos a responder a su obligación y responsabilidad de financiar la educación y la ciencia? Seguir esperando, no es la respuesta.

La universidad pública debe generar su plataforma, pero una plataforma profesional, para estructurar y sostener un programa estratégico de venta del conocimiento conformado con verdaderos profesionales en el “arte de vender el conocimiento científico y las tecnologías”. No vinculadores, no comunicadores, no extensionistas, no investigadores ni maestros, sino verdaderos vendedores formados para ello, que recorran el mercado mundial ofreciendo el producto científico y tecnológico que se genera en su campus, así como las capacidades y habilidades de su capital humano dedicado a la investigación y al desarrollo tecnológico innovador. Este programa estratégico de venta del conocimiento, no rivaliza con el programa de vinculación asistencial que como parte de su compromiso social tienen todas las universidades públicas.

Este programa estratégico de venta del conocimiento científico y las tecnologías, deberá ser generador de riqueza, generador de recurso propio, para las universidades al colocar sus productos en un mercado ávido de los avances más innovadores y competitivos, Si así se hace, estaremos hablando de cifras por arriba de los siete dígitos; no tan solo de pesos, sino de dólares. ¿Pero, se podrá hacer?  Estoy convencido de que se puede.

Me pregunto, ¿cuántas patentes generadas por la Universidad de Sonora están siendo  licenciadas? ¿Cuánto dinero recauda la Universidad por ello? No lo sé. Tampoco sé, si nuestra Alma Mater cuenta con ese equipo profesional dedicado al arte de la venta del conocimiento. Si no lo tiene, es hora de trabajar  intensamente en formarlo o contratarlo. Es la única salida; sino, volteemos a ver a las grandes universidades de Estados Unidos, Europa y Asia. En ellas encontraremos la respuesta. Y como dice aquel viejo dicho: “Zapatero a tus zapatos”.  Entonces, el investigador fue formado profesionalmente para investigar, para crear conocimiento nuevo. Se requieren otras destrezas profesionales para vender. A eso me refiero.

 

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top