¿Qué clase de criaturas somos?

Ramón Pacheco Aguilar, Recientes No hay comentarios en ¿Qué clase de criaturas somos? 42

El título de mi colaboración de hoy, es el que dio el Dr. Noam Chomsky a su excelente obra publicada en 2016, por la Casa Editorial Ariel. Mi libro, me refiero a mi ejemplar, es un obsequio que recibí recientemente contando desde entonces con mi más dedicada y especial predilección. Debo confesar que la obra es interesante y compleja a la vez, y que me requirió leer y releer varias veces algunos de sus subrayados párrafos que hicieron tambalear varios de mis newtonianos paradigmas. Sin embargo, al menos en esta ocasión, no elaboraré sobre el análisis de su contenido. Solo me permitiré recomendar su lectura, obra de este militante de oposición de izquierda con tendencia claramente anarquistas, contando por ello con mi identidad personal en algunos de sus propuestas.

Me atreví a utilizar el título de su obra para ubicarme en la situación de crisis sanitaria que vivimos actualmente derivada de la pandemia ocasionada por el COVID-19. Ciertamente atravesamos una crisis sanitaria inimaginable que derivará en crisis económica, política y definitivamente social de graves consecuencias, que requerirá de urgentes ajustes e insospechados nuevos equilibrios, donde la inteligencia y concurrencia del conocimiento de la clase gobernante, del empresariado, de la sociedad y de la academia será determinante.

La situación requiere lo mejor de nosotros como ciudadanas/os, pero más como seres humanos solidarios y empáticos en busca del bien común. Independientemente de nuestras afinidades políticas(en caso de existir) y de nuestra identidad o no con los gobiernos actuales en los tres niveles derivado de lo atinado o no de sus propuestas, debemos observar y aplicar el sentido común en cada uno de nuestros procederes, decires y actuares. Primero, que no nos resulte tan problemático observar la indicaciones y disposiciones de las autoridades; segundo, que no nos alcance la paranoia; tercero, atender solo a publicaciones y comunicados oficiales.

Mucho y poco conocemos del virus en comento. Sabemos que aún no hay vacuna, que no hay prueba rápida, que nos encaminamos a la fase 3, que no tenemos la infraestructura de asistencia médica para responder adecuadamente a las exigencias por venir, y que las medidas más eficientes para combatir al virus son “quedarse en casa” y “mantener la sana distancia”. Al respecto, no hay mucho más que decir.

Situaciones inéditas en nuestro ámbito de acción que sabíamos solo existentes en lejanas latitudes, o que nos sorprendíamos al ver alguna película que describiera tragedias como la que nos está tocando vivir. Solo de nosotros depende “pararle el alto” al COV; pero mientras tanto, aún se ve mucha gente por nuestra calles y avenidas. Gente que no necesita andar por ahí. Sé que hace falta comentar las otras aristas del problema. Imposible hacerlo en este espacio y más sabiendo de la controversia que pudiesen desatar mis difíciles y no versadas opiniones. Mejor aquí lo dejo y me quedo en casa.

           

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top