Obregón y Maytorena recordados en una entrevista (parte 1)

Jorge Murillo Chísem, Recientes No hay comentarios en Obregón y Maytorena recordados en una entrevista (parte 1) 25

José Ma. Zaragoza Maytorena      

 

Gral. Álvaro Obregón Salido              

José Ma. Maytorena Tapia

INTRODUCCIÓN 

El interés por escuchar a don José Ma. Zaragoza Maytorena a sus 82 años de edad, se debe a la circunstancia de haber sido sobrino de ambas personalidades y conocerlos ampliamente.

La entrevista fue realizada en la casa habitación de la familia Larraguibel de Alamos, Sonora y participaron el Lic. José Rómulo Félix Gastélum, presidente entonces de la Sociedad Sonorense de Historia; el Lic. Florencio Zaragoza Iberri, exSecretario del H. Ayuntamiento de Guaymas y sobrino del entrevistado y por Jorge Murillo Chísem, Investigador entonces del CESUES (Hoy UES) quien hizo la grabación y redacción.

Se publicó únicamente en la ya desaparecida revista de la Sociedad Sonorense de Historia en 1987, hace 33 años y hoy la hemos querido ofrecer para CASADELASIDEAS en dos partes


ENTREVISTA
. PRIMERA PARTE

Después de compartir los recuerdos de su niñez y adolescencia en el puerto de Guaymas, iniciamos la entrevista:

P.- ¿Quienes fueron sus padres y abuelos Sr. Zaragoza?

R.- Pues verá…mi padre se llamó Gaspar Zaragoza Echavarría. Llegó a Guaymas en 1884 y ahí murió… nunca volvió a España, fue el único hijo, y al morir sus padres no tuvo para qué volver… y todos los afectos de mi papá se volcaron sobre las familias Maytorena y Tapia.

Mi mamá fue Matilde Maytorena Tapia. Mis abuelos paternos fueron Pedro Zaragoza y Josefa Pía Echavarría. Mis abuelos maternos fueron José María Maytorena Sr., más conocido en la región del Valle de Guaymas como don Chemalia y Santos Tapia de Maytorena.

P.- ¿Qué recuerda del primer gobernador maderista don José María Maytorena Tapia?

R.- Bueno….. pues soy su ahijado y sobrino y puedo decir que… ¡él si se metió a la revolución!, él si tenía dinero cuando se metió al movimiento, no como otros,… ¡y lo expuso todo! (lamentándose agrega)… le quitaron todo… como si fueran propiedades solamente de él… eran también una parte de mi madre… todos los ranchos que dejaron mis abuelos, todo, todo se lo quitaron.

Años después, (continua diciendo),cuando regresó a la Ciudad de México les dijo: (en tono de reclamo)

“¡yo vengo a que me juzguen como mexicano!, ¿por qué tengo que vivir en el extranjero? “

P.- Siendo Gobernador de Sonora don José María Maytorena, ¿tuvo problemas políticos con el General Obregón?

R.- Al inicio de su carrera militar el General Obregón era arrogante, y los jefes Alvarado, Hill y Cabral le reclamaban a mi tio Pepe… que no le diera tantas alas, que le bajara las charreteras.

Siempre tuvo Obregón el apoyo de mi tio… y después la agarró contra él.

Unos años después se casó con la prima hermana de mi tío, Mariíta, y por lo tanto de mi mama.

Por eso yo estoy emparentado por los dos lados: con los Salido, ya que me case con una sobrina del General Obregón; y por los Tapia que son por el lado de mi mama, de modo que el General y yo, somos primos dobles.

(hace una pausa y enseguida, como hablando para si mismo, añade) …… Mi papá los adoraba a todos, a Mariita del General Obregón, la paseaba mucho, ahí vivía en la casa con nosotros largas temporadas, igual que Carmelita Bay, la de Alejo Bay, que es la más chica, todos paraban en la casa de mi papá.

P.- ¿Se conocieron el General Obregón y Usted?

R.- ¡Como no!, era el niño consentido de él…jugábamos mucho al billar en Cajeme, hoy Ciudad Obregón. Nos hacían la rueda todos los agricultores de aquél entonces y nos iban cerrando la rosca… “háganse pa’trás hombres, ya no dejan tirar” –decía el General–“no seas pendejo Chemalia dejate ganar”, me decían algunos, como si me fuera a derivar un premio del General si me dejaba ganar.

P.- ¿Que jugaban?

R.- Pool, Obregón con el violin, ya que tenia un brazo, Nacho Otero se lo detenía …. yo era muy vago, había aprendido en Los Ángeles. Jugábamos en el Centro Social de Cajeme.

P.- ¿Dónde le cobró tanto afecto?

R.- Cuando dejó la presidencia en 1924 se vino al Náinari, y durante cuatro años enteritos estuve con él. Yo ya me iba a vivir su segundo período en el Castillo de Chapultepec, no existían Los Pinos entonces …..ya estaba acordado con mis padres inclusive, que yo me iba en su segundo período que sería de seis años en vez de cuatro.

(Su tono cambia para decir gravemente)… “No salí con él, ya que pensaba irme unos días después. Me puso un telegrama en Culiacán: que me esperaba en Guadalajara.

No me fui con él, pero… lo que si hice fue organizar un tren con varios “pullmans” para encontrar su cadáver en Guadalajara… por cierto, íbamos puros amigos de Obregón y uno que otro que levantamos en Culiacán…

Recordando la tragedia del General en La Bombilla, añade

¡Yo iba a estar en ese banquete!

(FIN DE LA PRIMERA PARTE)

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top