Nos tratan de cambiar ¡hasta el modito de andar!

Oscar H. Paco Barrera, Recientes No hay comentarios en Nos tratan de cambiar ¡hasta el modito de andar! 39

No conozco a Octavio Almada Palafox. Pecaría de imprudente tratar de describirlo si repito no lo conozco y no necesariamente conocer va en sentido del trato personalizado. No encontré información que me diga para darme una idea de quien estoy tratando. Sé que es de Huatabampo, que alguna vez fue secretario particular o asistenta de Ana Gabriela Guevara en su incursión política en el Senado de la República.

Leo sobre su cercanía con el presidente Andrés Manuel López Obrador y de su función como jefe de ayudantes que suplen aquella dependencia militar conocida como Estado Mayor Presidencial y me entero igual que algunos miembros de la izquierda lo califican ya como el caballo negro que pudiera rebasar a los precandidatos a gobernador (a) en 2021 para Sonora; manejados por analistas en este orden: Alfonso Durazo Montaño, Ana Gabriela Guevara y Doña Celida, la presidenta municipal de Hermosillo.

Me han comentado que es un buen tipo. Joven, bonachón, simpático: ¡sonorense pues! Su imagen lo refleja tal y como lo describo, grandote y de sonrisa marcada. Hasta aquí lo poco que pude investigar sobre esta personaje, por más que busque en el directorio de la administración pública federal y otros sitios que nos auxilian en las diferentes fuentes que el internet nos ofrece.

Me he informado también que es uno de los elementos más cercanos al presidente, incluso mucho más que la mayoría del gabinete, contando entre estos al mismo Alfonso Durazo Montaño. A Almada, Lo leo cada domingo  en la sección editorial de Expreso con su columna El Cobanaro (Cobanaroen la lengua Cahita era el jefe, el patriarca. Esta palabra se deriva de Coba, que significa cabeza. Fuente: EL Siglo de Torreón). Decía que leo a Almada Palafox y si efectivamenteel escribe sus columnas, debe ser un profesionista ampliamente capacitado, al menos intelectualmente. Auto nombrarse el cobanaro, desde ya, es anunciarse como el jefe, lo que pudiera interpretarse como un mensaje.

Mi personaje de esta columna, toca temas casualmente muy acordes al acontecer semanal de su jefe el presidente. El Cobanaro jugando al vocero presidencial, igual que lo hiciera su paisano también huatabampense Rubén Aguilar Valenzuela, ex coordinador de comunicación social y vocero presidencial con Vicente Fox que hiciera famosa aquella frase “lo que el presidente quiso decir”; resume con mucha más elegancia y categoría lo que en las mañaneras se dice, no siempre en los mejores términos.

Octavio Almada al parecer y colgándome de sus escritos, es del 2018 pa´ca decimos los sonorenses. Para él todo el pasado es de corrupción, de malos gobiernos, de ausencia de democracia. México según se desprende de los temas que desarrolla, nació mal, creció peor y es un adulto disforme. Por más que insistan los amlovers, México es en el mundo—al menos lo fue hasta la llegada de la 4T—un país importante por varios temas, en el contexto internacional. No sé si Almada fue a la escuela pública del municipio de sus origen, igual en su educación profesional y si alguna vez desarrollo trabajo alguno público o privado; pero que ingrato debió sentir su estancia en donde todo estaba mal hecho. Insisto, según sus calificaciones del México de entonces.

Ahora resulta que a los mexicanos, la 4T nos cambiará hasta el pasito de andar. En esa “nueva normalidad” que anuncia el presidente y su cuasi vocero, se trata de que del pasado solo quede su mal sabor; aunque sus 18 meses de gobierno estén siendo operado con los recursos que le heredo ese sistema neoliberal que tanto no solo rechazan: odian.

En ese nuevo México y esa nueva normalidad, el nuevo mexicano que se proponen producir y que no se trata de equilibrar las oportunidades, menos la generación de empleos y peor aun el crecimiento de los profesionistas surgidos de las universidades. Nuestra igualdad según lo deja ver el economista que trata de liderar al mundo con el tema y cuyas iníciales son AMLO; es que todos debemos de ser pobres para encuadrar en su iniciativa de ser país de pobres, con gobiernos idem.

Imposible les resulta aceptar que han cometido erroresgraves, me refiero al presidente, corte de honor y lacayos; como el dichoso avión que no se pudo vender, no se ha querido utilizar, se quiso rifar y finalmente como burla hay en venta millones de cachitos del avión que no es avión sino bolsa de dinero para distribuirlo en varios premios millonarios, de los que ahora se guarda un misterioso y peligroso silencio.

Pudiera mencionar mil errores que nos cuestan, si nos cuestan!! A todos los mexicanos muy caros y que no dan señales de mejores tiempos. Los caprichos de gobierno, como cualquier otro, nos dejan sin capacidad de inversiones de interés general, ya que ahora se invierte según la brújula electoral lo indique que aseguren los mejores índices de votaciones al partido político del presidente.

Concluyo con Almada Palafox. Sin demeritar sus capacidades, menos interrumpir sus miras futuras me atrevo a observarle lo siguiente: La buena intención y la mejor disposición para encabezar movimientos que políticamente se encaminen a tratar de convencer que es gobierno progresista, no necesariamente se consiguen siendo la fuente oficial o el vocero corrector de lo que “quiso decir”, que suena más a  coba que propuestas o al análisis que corresponda al caso.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top