Los temas que no se tocan

Bulmaro Pacheco Moreno, Recientes No hay comentarios en Los temas que no se tocan 64

En el debate político actual de Sonora existen asuntos preocupantes que afectan a la sociedad, pero por alguna razón no se tocan.

Mientras más tiempo pasa y se acercan los procesos electorales del 2015, resulta más visible el nivel de compromiso de un número considerable de actores de los medios con las fuerzas políticas en juego y su respectiva inhibición acerca de temas candentes que son del interés público, pero no abordados por el nivel de compromiso -y probables riesgos- que eso les implica. No se trata de ninguna ley mordaza, simplemente intereses en juego. Prefieren los temas menos polémicos o que no ‘rozan’.

Tenemos una crítica con muy pocos-escasos-, críticos que se han sostenido contra viento y marea enfrentando todo tipo de sinsabores y ataques,y otros desencantados de última hora que se creyeron el cambio, y al final ni les pagaron ni les reconocieron mérito alguno.

Destaca también la actitud oficial de copar con publicidad, mensajeros, opiniones y estrategias de comunicación en medios importantes, que a cada rato nos recetan mensajes acerca de la buena nueva oficial, un día sí y otro también, que por separado y con toda intención le dejan al gobierno federal los costos de los problemas en curso. “El gobierno federal no nos depositó a tiempo”, ”La lana federal no nos ha llegado” y “Por eso los problemas del atraso en las obras programadas y la falta de crecimiento en la entidad”, se sostiene recurrentemente.

Temas abundan; pero las intenciones de abordarlos en serio, no tanto.

No te metas a opinar sobre los problemas del agua con Cajeme para que no le entres al desgaste ni te expongas”, le recomendaban recientemente a un aspirante a candidato del gobierno que tarde o temprano deberá definir su postura sobre el tema, si acaso quiere influir en los votantes potenciales que esperan sus definiciones sobre ese asunto que al parecer va para largo en tanto la autoridad judicial no resuelva lo que todavía está pendiente. Él prefiere abordar asuntos que lo relacionen con el corto plazo y un sin fin de vaguedades y ligerezas propias de quienes solo se la pasan matando el tiempo político esperando las definiciones de finales del año sin generar una sola idea sobre los retos de Sonora en el presente y el futuro.

 “No critiques al gobierno en turno, ni seas radical en tus apreciaciones sobre los problemas para que no te llenes de carga negativa y los electores no te ubiquen como conflictivo”, le recomendaron a otros, que prefirieron dedicar sus pensamientos e ideas a cosas menos importantes, sin entrarle siquiera a los temas que realmente le interesan a la gente. Al obedecer ciegamente los consejos de sus caros mercadólogos políticos y no abordar lo importante, lo único que han ganado es que los ubiquen como intrascendentes en lo político y como una nueva versión del político “regalatodo” que por más esfuerzos realizados no sube en las encuestas.

“No te metas con el tema de los casinos, porque no vas a llegar a ningún lado, además en ese tema puedes lesionar intereses en juego que después no te van a apoyar en tus aspiraciones”, ha sido otra recomendación a otros aspirantes, que decidieron apartarse del tema a pesar de que una parte importante de la sociedad se encuentra visiblemente preocupada por la proliferación de casinos en Sonora. Han significado un mecanismo real de desplume financiero y moral de cada vez más numerosas familias del Estado, ya no hayan la puerta con los embargos, la persecución por deudas y la desintegración de núcleos familiares por los efectos de la ludopatía, sin que nadie se preocupe del tema, ni en los hechos parezca importarle a quienes a cada rato se ostentan como los defensores de la moral pública y la regulación del gobierno hacia esos centros de vicio. Incluso han llegado al extremo de impedir se ponga en vigencia la ley aprobada recientemente por el Congreso local que establece tímidos controles sobre esa auténtica plaga social que junto a las cada vez más numerosas casas de empeño en los barrios populares, los negocios de “fierro viejo” o chatarreros y los lotes de carros usados recorren la entidad, quedando la duda de si son expresión de la descomposición o si capitalizan la cada vez más preocupante inseguridad pública.

“No te metas con la crisis de las izquierdas y otros partidos, porque en un momento dado los puedes necesitar”, ha sido una constante hacia quienes observan con preocupación la perversión en que han caído algunos representantes populares del PRD y el PANAL en el Congreso local, que en completa sumisión y en automático le aprueban todo al gobierno y a su partido a la hora de votar, sin que medie autocrítica ni un mínimo análisis sobre los efectos de las políticas oficiales en la gente que los votó.

¿Convicción o Complicidad? En su salud lo hallarán, porque a fuerza de tanto entreguismo y sumisión terminan por no representar a nadie, ni a ellos mismos, y la verdad es que con sus actitudes y comportamientos lo único que han propiciado es que se nulifique lo establecido en el artículo 27 de la Constitución de Sonora, que a la letra establece: “No podrán reunirse dos o más poderes en una sola persona o corporación, ni depositarse el Legislativo en un solo individuo, excepto en el previsto por la fracción XXXIII del artículo 64 de esta Constitución” (investir al Ejecutivo de facultades extraordinarias por tiempo limitado).

Si a eso le abonamos la sumisión del Poder Judicial local, integrado en su mayoría con personeros del partido político en el gobierno, y los constantes litigios del gobierno estatal con la autoridad judicial federal en asuntos como el agua y la educación, y las facultades concurrentes en materia financiera, vemos con preocupación que en lo relativo a la separación de poderes, en la entidad hemos retrocedido años en avance político al crear un nuevo Ejecutivo que legisla, juzga, opera, administra, dirige partidos e invade facultades de otros poderes, sin contrapeso alguno.

El no haber aprobado en Sonora las reformas al artículo tercero de la Constitución federal a la entrada del presidente Enrique Peña Nieto y al entablar recientemente el gobierno federal controversia constitucional ante la SCJN contra Sonora, Puebla, Chiapas y Oaxaca por no haber observado el espíritu de la reforma educativa a la hora de elaborar las leyes reglamentarias, comprueba lo anterior y desmiente en los hechos que exista una actitud de colaboración y coincidencia aquí con el gobierno federal y sus políticas.

En esa materia el gobierno local quedó entrampado en las redes del compromiso político electoral del 2012 y quedó de rehén.

Los ataques constantes contra algunos delegados federales, la reforma fiscal, la energética y las tarifas eléctricas a través del partido en el gobierno, sea que firmen como partido o como grupo político son otra evidencia.

¿Qué es lo preocupante en este momento ante la situación recurrente de conflicto político que vive Sonora? Preocupa la falta de arbitrajes y de contrapesos políticos reales que podrían complicar en extremo el próximo proceso electoral, aún peor que en 2012, con todo y la fuerza pública de que dispone el Estado. La injerencia notable del gobierno en los poderes Judicial y Legislativo, en su partido, en la Comisión de Derechos Humanos, en el Consejo Estatal Electoral, los órganos de control administrativo, algunos sindicatos y centrales, en algunos partidos y la confrontación con el Tribunal Electoral local, nos demuestra que se ha avanzado en un esquema de concentración del poder para tratar de conservarlo y ampliarlo.

Así lo hicieron también los gobiernos del PRI”, replican los que se auto justifican con el pasado al que tanto atacaron… que parecen añorarlo o copiarlo.

Los errores y los excesos del PRI, tanto en el gobierno federal como en lo local, los pagó con sendas derrotas en lo federal en el 2000 y 2006 y en Sonora en el 2009, con los asegunes que vamos conociendo conforme pasa el tiempo. La nueva estrategia del PAN en marcha es la de tratar de desmantelar al PRI en todas las instancias de poder y trabajar activamente para regresar a la presidencia en el 2018 y Sonora parece ser su plan piloto.

A Gustavo Madero le gusta citar con frecuencia que su tío abuelo Don Francisco cayó muy pronto en 1913 por no haberse animado a desmantelar al Porfiriato, que siguió en el poder a través de una parte importante de su gabinete y el ejército liderado por Huerta. Y que ni Vicente Fox ni Felipe Calderón se animaron a hacerlo en los 12 años que gobernó el PAN. Madero, como que entiende la historia a su modo y se la explica a medias y a su propia conveniencia. ¿Cómo entendería entonces, cuando llegaron al poder y se aceleraron al declarar oficialmente la muerte del PRI, que éste siguiera ganando elecciones a pesar de no estar ya en la presidencia? Nunca se explicaron el fenómeno político de fondo, y al parecer ahora tampoco lo entienden y quieren capitalizar las reformas, unas a favor y otras -como la fiscal- en contra, para desbrozar el camino al 2018.

Por eso ahora sus arrebatos contra los gobernadores del PRI, sus legisladores y sus posturas radicales en la reforma electoral que, diseñada a la medida del panismo, busca combatirlos sin descanso.

Sonora está en esa estrategia para el 2015. Por un lado la concentración del poder local y por el otro la estrategia nacional para conservar y recuperar espacios con el propósito de desmantelar y desplazar al PRI.

Quien no registre esto, corre el riesgo de ver las cosas a medias y  la posibilidad de no ubicar bien las verdaderas causas del desgano, la indolencia, los problemas no resueltos y el conflicto político recurrente, que ha llegado al extremo del enfrentamiento entre los poderes locales y el reto constante al gobierno federal y sus políticas.

Mientras no se aborden los problemas de fondo sin la necesidad de una ley mordaza y solo por compromisos, o se aborden solo aquellos que no son tan polémicos, se corre el riesgo de hacerle el juego a los intereses que desde siempre han tratado de domesticar al poder, los partidos y las instituciones para ponerlas a su servicio. Cuidado con eso, porque parece que para allá vamos; Ojalá y no.

bulmarop@gmail.com

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top