Los que siguen buscando oro

Jorge Murillo Chísem, Recientes No hay comentarios en Los que siguen buscando oro 15

El oro es un elemento químico metálico de color dorado con “brillo amanecer” muy agradable que a veces nos confunde con los cristales de pirita disulfuro de hierro, o “falso oro”. Mineral muy abundante en Sonora y que gracias a ello se elabora el ácido sulfúrico que se exporta.

Pero el oro auténtico, los estados de Sonora y Guerreroproducen un poco más del 50% de la producción nacional (vea usted las estadísticas de INEGI).  

El año pasado, el estado de Sonora ocupó la primera posición con el volumen de producción de oro más alto en México superando los 36.200 kilogramos, seguido por Guerrero con un volumen de producción de casi 20.400 kilogramos.

Es un metal muy apreciado en joyería por sus propiedades físicas, al tener baja alterabilidad, ser muy maleable, dúctil y brillante, y valorado por su rareza, al ser un metal difícil de encontrar en la naturaleza.

Por lo tanto no es de extrañar que los europeos del siglo XVvinieran a buscarlo en el “nuevo” Continente, al nuestro. Y luegoen 1535 venir al hoy estado de Sonora buscando las famosas “Ciudades de Cíbola y Quivira” que según algunos asoleadosexploradores eran siete ciudades donde sus habitantes tenían oro en abundancia.

Por supuesto nunca dieron con ellas, pero afortunadamente dieron a conocer al Virreinato español otras riquezas naturalesimportantes que fueron aprovechadas por los colonos y misioneros jesuitas.

Claro, vea usted cómo el oro sigue siendo un símbolo de riqueza. Hasta la fecha tiene un valor: $ 1,306 pesos el gramo en México. A mis alumnos de química les dejaba siempre la siguiente tarea: ¿Cuánto pesa un litro de oro químicamente puro? y después de consultar la densidad del elemento: 19.32 gramos por cada mililitro, resulta pues casi 20 kilogramos lo que pesa un litro de oro. Un lingote de oro de 24 kilates pesa 12.4 kilogramos y tiene hoy un valor de pasaditos los 10 millones de pesos.

El oro pues sigue siendo hasta la fecha, un símbolo de riqueza y poder. Al petróleo lo mencionan como el “oro negro” y algunos empresarios escriben sobre el “oro rosado”, para referirse al negocio del camarón en el Pacífico mexicano, donde los estados de Sonora y Sinaloa en conjunto, producen siete de cada diez toneladas (71.6%) del volumen nacional.

Otros, los buenos políticos, prefieren escribir sobre el “El oro de la democracia”. Porque están convencidos de que la democracia es una aspiración universal y que lo único que tienen en particular algunas naciones es el déspota que logra reprimirla.

Aquí es donde se origina un debate entre realistas e idealistas que, en cierto modo, es inagotable. Estos observan con razón que, sin buscadores de oro, la humanidad seguiría en el primitivismo.

Pero como dijo el Papa alguna vez: “Las realidades de hoy son las utopías de ayer”.

¿A dónde estaríamos sin los filósofos, los rebeldes, los inventores, que no se resignan a lo que había y pretendieron cambiarlo?

La historia se escribe a través del incesante debate entre idealistas y realistas. Aquellos exploran las claves del futuro. Estos recogen las lecciones del pasado. El presente es el abrazo y el combate entre estas dos visiones.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top