Los municipios y el reto democrático

Bulmaro Pacheco Moreno, Recientes No hay comentarios en Los municipios y el reto democrático 41

Ante las complicaciones recientes para la selección de los candidatos a las presidencias municipales que la jugarán el próximo 7 de junio, vale la pena recordar al presidente Adolfo Ruiz Cortines cuando ante los avatares de la vida municipal y la consulta de algún gobernador de su sexenio sobre la postulación de candidatos –en el México de partido único y con unas oposiciones todavía muy débiles– en sus entidades federativas, les repetía su consabida fórmula: “Los senadores y los diputados federales son del partido y del presidente de la República –algunos en consulta con los gobernadores–, los diputados locales del gobernador y los presidentes municipales hay que dejárselos al pueblo”.

Lo que el PAN el PRI y el PRD hagan o dejen hacer en materia de democracia municipal en el presente proceso electoral de Sonora habrá de reflejarse en los resultados del próximo junio. A los tres partidos les explotó la crisis de los controles políticos y de la disciplina partidista.

Los controles tradicionales terminaron por agotarse y ya casi nadie cree que la disciplina política reditúe políticamente ante los abusos y los atropellos de quienes deciden. Ya muy pocos tienen paciencia para “hacer cola” política y esperar mejores tiempos ante lo nebuloso de los procesos y la importancia otorgada a los poderes fácticos para decidir candidaturas. La abundancia de alternativas partidistas –que antes no se tenían– promueve las escisiones y las candidaturas alternativas ante el agotamiento de los procesos internos. La historia lo registra puntualmente. Ahí está la verdadera política.

¿Fue en los municipios donde se inició la alternancia?

Fueron los municipios de México los primeros en experimentar la alternancia de los partidos en el gobierno. En 1929 se funda el PRI, en 1933 se establece en la Constitución la no reelección de los alcaldes (no podrán ser reelectos para el período inmediato, Art. 115), en 1939 se funda el PAN. En 1943 se reforma la Constitución para establecer los seis años de duración de un período de gobierno estatal, y de 1943 en adelante se reforman las constituciones locales para fijar en tres años la duración de los gobiernos municipales que antes duraban dos años y los estatales cuatro.

Entre 1946 y 1976 la alternancia municipal se dio en 15 estados, con mayor intensidad en Oaxaca, Michoacán, Nuevo León, Chihuahua y Jalisco. Quiroga en Michoacán, El Grullo en Jalisco y Santa Clara en Durango fueron los primeros municipios ganados por el PAN entre 1946 y 1950. Las primeras capitales con alternancia política fueron Hermosillo (1967), Mérida (1967) y Tuxtla Gutiérrez (1976). Con el tiempo y ante la pluralidad reflejada en los partidos políticos, la alternancia municipal se ha dado ya en todas las entidades.

En Sonora, la alternancia en los municipios que empezó en 1949 y se fortaleció en 1967, ha continuado hasta llegar al 2015 con solo dos municipios de los 72 sin alternancia: Rosario Tesopaco y Oquitoa.

¿Hay alguna característica que los distinga?

Sí. El municipio es el espacio de convivencia ciudadana más sensible a las tareas de gobierno donde casi todos los vecinos se conocen y se enteran por diversos medios, de las formas de convivencia vecinal, lo que enriquece el intercambio de ideas, proyectos y formas de comunicación para el trabajo comunitario.

Es el municipio el espacio político de mayor participación de la gente y donde la política se vive con más intensidad, en el barrio, la colonia o la comunidad rural. Es ahí donde se han ampliado los diversos estilos de participación comunitaria y ciudadana a través de los clubes de servicio, las organizaciones representativas de los diferentes sectores productivos y donde más se discuten los problemas comunitarios en los espacios de comunicación en las plazas y lugares públicos principalmente.

Es ahí también donde más se ejerce la crítica a las autoridades de gobierno, porque es la instancia de poder más cercana a los problemas y las aspiraciones de la gente, y el que más interesa a los vecinos por la posibilidad de que ahí se le resuelvan los problemas cotidianos que más directamente afectan a los ciudadanos:agua, seguridad, basura, alcantarillado, pavimento entre otros.

¿Alguna otra?

También, y por desgracia, es el nivel de gobierno que más infiltraciones registra de parte del hampa organizada y los grupos que seguido tuercen el rumbo del desarrollo de los municipios al convertirlos en instrumentos pasivos de las actividades realizadas por los delincuentes. Narco túneles, infiltración hacia las corporaciones policiacas mediante la compra de policías y comandancias e intercambio de información sobre las estrategias oficiales de combate a la delincuencia,las más comunes.

¿Por eso han adquirido tanta importancia?

Por eso y por muchas otras cosas. Se sobreexplota el concepto de autonomía municipal para tratar de saltar compromisos y se financian autoridades. Las frecuentes detenciones y denuncias contra autoridades municipales vinculadas con el hampa organizada y a su servicio en Michoacán, San Luis Potosí, Guerrero y otras entidades, son una muestra de lo anterior. El financiamiento de campañas, la promoción de personajes y las negociaciones del espacio político municipal y los delitos cometidos son ya frecuentes. Es alarmante la cifra del 2014: 23 millones de delitos al año en México. Desafortunadamente la gran mayoría de los municipios están bajo sospecha. Ha habido sorpresas que los han marcado.

¿Han crecido en población y en responsabilidades los municipios?

De ser figuras políticas y jurídicas aisladas y dependientes de los gobiernos estatales, los ayuntamientos han ido gradualmente obteniendo mayor libertad de acción, y mayores recursos económicos por las reformas realizadas para que se elimine gradualmente el intermediarismo político que tanto daño les hizo en el pasado.

La pluralidad en estados y municipios, modificó la correlación política y liberó fuerzas políticas que antes permanecían sometidas al poder de los gobernadores y de la burocracia federal. Ahora en los estados coexisten gobernadores de un partido político y ayuntamientos de otro. Dependiendo de la relación política que lleven es el resultado de sus gestiones. Autoridades de distintos partidos en uno y otro nivel también ha creado contrapesos importantes en beneficio de las autoridades municipales.

Por ejemplo, en la globalización, no hay un solo trámite para hacer aterrizar la inversión pública y privada que no deba pasar primero por los acuerdos y los permisos de los ayuntamientos y las autoridades estatales –casi siempre las promotoras de las inversiones– lo saben bien.

¿Antes también eran tan peleadas las presidencias municipales?

Desde siempre. Han sido célebres e históricas las batallas por los gobiernos municipales de la capital San Luis Potosí y León Guanajuato a mediados del siglo XX. Con el avance de la pluralidad y la evolución de las leyes y los partidos políticos las batallas por los municipios son ahora cada vez más intensas, participativas, complejas y difíciles.

¿Y por qué son tan peleadas las alcaldías?

Por el poder que representan, por lo estratégico de su ubicación, por los recursos que manejan y porque son una parte importante del escalafón político. También porque representan la posibilidad de servir a ciudadanos inquietos y con vocación de servicio que aspiran a gobernar el lugar donde viven. Gobernar un municipio no deja de ser un orgullo para los auténticos servidores públicos y ciudadanos arraigados a sus pueblos.

Entre 1998 y 2014, 5.5 veces ha crecido el monto anual destinado al ramo 33. Es decir, todos los municipios han recibido directamente en recursos 5.3 billones de pesos. En 1998 se les distribuyeron 98 mil millones de pesos, en el 2015 fueron 545,578. La duda que queda es la siguiente: ¿Han sido bien utilizados esos recursos? ¿Ha existido transparencia en su manejo? ¿Han contribuido a disminuir las desigualdades sociales y la pobreza presentes en muchas de esas realidades? En la realidad, y a decir de Ricardo Uvalle, los municipios de México generan solo el 2.9 % de ingresos totales del país y se gastan el 8.3 %. Lo malo es la concentración de los recursos en los municipios más grandes, también las deudas. Según cifras del IMCO, en 2014 la deuda de 825 de los 1,450 municipios era de 56,470 millones de pesos y el 46 % de esos montos se concentró en 20 de ellos, entre otros; Tijuana 2,496 millones, Guadalajara 2,482, Monterrey 2,103, Hermosillo 1,438 y León Guanajuato con 1,405 millones de pesos de deuda.

¿También a los gobiernos municipales les llegó la pluralidad?

Sí. Es muy raro encontrarse ahora algún ayuntamiento que no cuente con regidores de partidos distintos al del presidente municipal en turno. De 1979 a la fecha en los ayuntamientos ha funcionado el sistema de representación proporcional, lo que ha enriquecido los debates, ha promovido la crítica y ha creado también contrapesos para evitar excesos de autoridad.

¿Y el municipalismo prometido a Sonora por el gobierno de la alternancia?

Aquí ha sido distinto porque dicha bandera del municipalismo –original en el PAN desde su creación- en Sonora no ha pasado de una buena intención. Las autoridades municipales de partidos distintos al del gobierno estatal han debido experimentar marginación, exclusiones y golpeteos.

Se ha llegado el caso incluso, de que a algunos municipios gobernados por el PRI jamás se les haya programado obra estatal alguna. Con la llegada del PRI a la presidencia de la República, las cosas han variado por la presencia de la inversión federal en algunos.

¿Influirá la política municipal en la elección del 2015?

Lo que más pesará será el ambiente político derivado de los procesos internos para postular a los candidatos, y las formas como se procesen las tensiones y conflictos derivados de los procesos.Ya no son los tiempos de antes. Ahora la presencia de 10 partidos políticos en la contienda, ha vuelto encarnizada la disputa por las personas y los liderazgos inconformes que ante la quiebra de los controles políticos y el agotamiento de los mecanismos disciplinarios no dudan en pasarse de un partido a otro,abierta, o soterradamente. Ahí está el verdadero dilema y el riesgo inmediato ante una elección estatal que a todas luces se ve cerrada y muy competida.

bulmarop@gmail.com

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top