Los motivos de la ciencia

Ramón Pacheco Aguilar, Recientes No hay comentarios en Los motivos de la ciencia 13

México cuenta con un amplio y excelente capital humano dedicado a la actividad científica, docente y de transferencia del conocimiento, formado en universidades y centros de investigación nacionales e internacionales. Ello es, en parte, resultado de programas del gobierno federal y de los estados, “ideados” para crear y fortalecer la infraestructura del conocimiento. El País cuenta también con un creciente número de estudiantes de posgrado en formación, que pronto demandará su espacio laboral para aplicar los conocimientos adquiridos.

Todo este esfuerzo y aplicación de recursos económicos, que no inversión, dedicados a la creación de capital científico, debería estar “diseñado” y “aplicado” para coadyuvar, de una manera mas ágil, efectiva, integrada y coordinada, a los planes y programas de trabajo de gobierno trazados para el crecimiento y desarrollo del País, generando así el bienestar social que todo ciudadano demanda. Lamentablemente, las cosas no son del todo así. La ausencia de políticas públicas claras en el tema impide tener un balance positivo en el análisis del costo-beneficio del gasto dedicado a la creación de científicos y tecnólogos, para determinar si ese gasto, si ese costo, es realmente una inversión de valor.

    Con todo este capital humano e infraestructura física disponible, nuestro País debería estar ya en la plataforma mundial de los países avanzados que basan su progreso científico, tecnológico, económico y social, en la aplicación y explotación del conocimiento. Entonces, ¿qué es lo que nos pasa como País? ¿Qué es lo que no estamos haciendo bien, o que es lo que debemos mejorar y apresurar para no estar siempre fuera de tiempo y desfasados de las vertientes predominantes del progreso y la generación de oportunidades? ¿Siempre en los primeros lugares de la retaguardia? Para solucionar esta situación, el planteamiento de “los que hacer y los porqué hacerlo” son muchos y variados; sin embargo, las propuestas viables de “los como hacerlo y los para qué hacerlo”, son limitados. En el establecimiento de su obligado enlace, se nos esta yendo el tiempo, y con ello, nuestro progreso como Nación sigue retrasándose en los términos y en la magnitud que el futuro del País lo requiere.

    La complicada ecuación para el crecimiento y desarrollo de este País, tiene como solución el progreso y bienestar para todos; sus variables independientes son al menos cuatro entre otras muchas, a saber: acciones  del sector gobierno, del sector productivo, del sector académico y de investigación y, por supuesto, del sector social. Pero como en toda buena ecuación, sus variables deben estar correlacionadas positivamente.

    Los que nos dedicamos a los menesteres de la ciencia, tenemos la inquietud e interés por participar, más activamente, en las actividades de análisis, planeación y ejecución de propuestas de mayor y mejor impacto que representen la solución de la ecuación del desarrollo a la que hago mención líneas arriba. No tengo duda de que los investigadores y tecnólogos mexicanos son tan buenos como los mejores del mundo; estoy cierto sin embargo, en que ello no nos es suficiente. Urge generar los “clusters” para el crecimiento y desarrollo de nuestro País, entre los sectores gobierno, productivo, academia y sociedad, que exploren nuevas habilidades y exploten de manera conjunta, integrada, eficiente y responsable, todas nuestras actuales capacidades.

Desde mi perspectiva personal, la acción clave en todo lo anteriormente expuesto es el “vincular la investigación científica con el desarrollo económico y social del País”. Entiendo por “vincular”, la implementación de capacidades y medidas que nos permitan transferir y transformar el conocimiento en oportunidad de negocio y/o desarrollo social. Todo ello, sin duda, debe ser implementado con una visión “innovadora del Estado mexicano” que nos garantice un posicionamiento competitivo en el ámbito nacional e internacional, independientemente del rubro que deseemos atender. Que así sea.

 

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top