Los jóvenes estudiantes y el mundo de la ciencia

Ramón Pacheco Aguilar, Recientes No hay comentarios en Los jóvenes estudiantes y el mundo de la ciencia 13

En días pasados tuve la oportunidad de participar, junto con mis estudiantes de doctorado y colegas del mundo, en la 70 edición del Congreso Internacional del Pacific Fisheries Tecnologists Group (PFT). En el evento participaron ponentes de EEUU, Canadá, Dinamarca y de varias instituciones mexicanas como CIAD, UNISON, UPSIN, UAS, entre otras. La asistencia, si bien no muy nutrida, sí muy entusiasta. Yo vengo participando en el PFT desde mis lejanos tiempos de estudiante graduado en la Universidad Estatal de Oregon, pero como país lo hacemos desde 1994 cuando tuve la distinción de ser su presidente y organizar el congreso en Mazatlán, Sinaloa; primera vez, fuera de los EEUU y Canadá.

El PFT se caracteriza por ser un grupo de amigos, donde los estudiantes son un componente primordial. La mayor parte de las veces los acompañan sus directores de tesis, lo que provoca buenos análisis y discusiones. Participan investigadores, industriales y personal  de instituciones de seguridad alimentaria de los países miembros. El congreso es una muy buena oportunidad de aprender, actualizarse y de saludar a los amigos, los nuevos y los ya no tanto como un servidor.

En el PFT, como en muchos otros congresos nacionales e internacionales, es una usanza la competencia estudiantil donde se evalúan los trabajos presentados por ellos y se premian a los que, desde el punto de vista de los evaluadores, son las mejores presentaciones en novedad del tema, claridad de resultados, calidad de la presentación (el idioma oficial es el inglés) y potencial impacto de los resultados expuestos.

Interesante ver y vivir en como los estudiantes se involucran previo al congreso preparando sus trabajos y como se desenvuelven durante su presentación. El nerviosismo se apodera de algunos por ser su primera vez, pero finalmente terminan controlando el escenario. Su primer contacto en este tipo de eventos, donde tienen oportunidad de convivir con investigadores de renombre internacional y con estudiantes de otras latitudes, los “engancha, enamora y compromete” en el  mundo de la ciencia. Ser estudiante y ser joven, es un capital que solo los muy buenos y excelentes capitalizan. Uno de mis “decires” a mis estudiantes es el de que en esta época que les ha tocado vivir, el ser bueno como estudiante ya no es suficiente; ahora, tienen que ser muy buenos o excelentes. El ser solo buenos, ya no es suficiente. Tienen que impresionar a nosotros los adultos para que nuestro deseo sea integrarlos a nuestro equipo de trabajo ya como profesionales de  la ciencia.

Bueno, en este PFT, participaron mis dos estudiantes de doctorado en CIAD, Stephy Navarro y Ofmara Ponce, presentando resultados derivados de sus tesis correspondientes. Sin afán de presunción, debo decirles que obtuvieron el segundo y tercer lugar en la categoría en la cual participaron. Siempre me es algo muy especial ver su alegría y convencimiento de que están hechas para seguir en el mundo de la ciencia.

Convivir con jóvenes estudiantes, inteligentes, geniales, “entrópicos”, es una de las grandes satisfacciones de esta profesión creativa, la de la ciencia. Ojala así lo entendieran nuestros gobiernos.

 

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top