Los independientes, dependen de las firmas

Oscar H. Paco Barrera, Recientes No hay comentarios en Los independientes, dependen de las firmas 61

En las enredadas madejas con que se tejen los intríngulis políticos, son los candidatos independientes quienes en este momento roban la atención de los interesados en el tema político-electoral que cada vez enseña que el grado de temperatura en ellos sube. Por lo pronto, son los aspirantes a cargos federales quienes trabajan en la pesada tarea de recabar firmas de apoyo que en lugar de los partidos políticos, den legalidad a la pretensión de ser por lo pronto, candidatos.

Lo único fácil en querer ser candidato independiente, es querer serlo. Lo que sigue es más pesada que la cuesta de enero para un asalariado. Empiezan por registrar su intención de serlo ante la autoridad electoral que corresponda, local o federal, luego la creación de una fundación que recibirá los fondos públicos y finalmente un pesado tramite de recolección de firmas.. En este caso trataremos solamente lo del nivel federal, que son las inmediatas y cuyos plazos para la colecta de firmas esta ya en proceso. En aquella locura de las mas de 850 mil firmas solicitadas para ser candidatos independientes a la presidencia de la república, a un mes exactamente de abrirse el plazo que vence el 19 de febrero de 2018, de 87 pretendientes; solamente dos rebasan apenas las 140 mil firmas, que significan una séptima parte de lo requerido y que en 95 días que les quedan, deberán asegurarse las 700 mil restantes. Si Pitágoras sigue siendo el mismo, lo anterior obligara a los pretensos a lograr un promedio de 7,400 firmas diarias, en el tiempo que les queda.

En el caso de Sonora, no se ha visto ni leído, de algunos de los suspirantes a la presidencia de la república en la junta de firmas y mire usted, una de las condiciones es que por lo menos deberá reunir el pretenso el 1% del padrón en 17 estados de la confederación. Pero siguiendo en el ámbito federal, solamente hay un ciudadano solicitando ser registrado como candidato a Senador por la vía libre o el apartidismo, que es igual. Aquí aparece un joven ex panista de nombre Luís Fernando Rodríguez Ahumada, que es uno de los militantes blanquiazules que ante la situación de no estar en el ánimo de los que mandan en la pandilla local y federal, opto por irse de sus filas sin grandes alardes, como otros.

En su andar panista, después de laborar en cargos burocráticos en la fracción parlamentaria panista del congreso de la unión, aparece como delegado del programa Oportunidades de la SEDESOL y posteriormente como diputado federal 2006-2009. Posteriormente, en el gobierno de Padrés, es nombrado representante del gobierno de Sonora en lo que era el Distrito Federal, hoy Ciudad de México. Debo dejar claro que en las candidaturas independientes ganas todo, o pierdes todo, pues para ellos las opciones de primera minoría o representación plurinominal no están previstas en la ley.

¿Cual es el reto de Rodríguez en esta odisea? De entrada conseguir un total de firmas poco mayor de 40 mil, equivalente al 2% de los electores registrados en el estado, en por lo menos la mitad de los distritos federales electorales en que se divide el estado, que son 7. Es decir deberá trabajar al menos los distritos urbanos 3 y 5 de Hermosillo, 6 de Cajéme y la mitad del resto de los 4 que le quedan y su tiempo para cumplir el requisito vence el 21 de enero del 2018.

Créame que no se como le hacen para financiar aventuras como esta, estos jóvenes clase media alta, para echarse a cuestas una campaña que debe costar su buen dinerito y que pude ser recuperable una parte de esa inversión, cuando logrado el objetivo exigible del numero de firmas, llueva el ansiado presupuesto que les acarrea dinero público para sus campañas y que no crea que será abundante, al menos para los independientes que dependerán de una bolsa única a distribuirse entre quienes resulten candidatos a la presidencia de la república, senadores y diputados federales en todo el país.

Por su parte en las diputaciones federales, son cinco los pretensos, dos para el distrito seis con cabecera en Cd. Obregón, dos para el distrito tres de Hermosillo y uno para el cinco, también de Hermosillo. A ellos se les exigen igual, un 2% del total de empadronados en su distrito, condicionados a que estén representados la mitad de las secciones electorales en que se divide el distrito, cuyo plazo para la junta de firmas expira el 17 de diciembre próximo.

Los que firman estos apoyos no necesariamente se convierten en votos efectivos para quien reciba tales firmas, solamente las rúbricas son avales que aceptan la participación del ciudadano que solicitó y obtuvo su rubrica, esto porque ha sucedido que personas de buena fe piensan y lo han comentado; que la firma equivale a un voto comprometido y no es así.

La democracia es una arma de dos filos, por una parte significa que todos tenemos igualdad de derechos para participar en la competencia electoral bajo condiciones de equidad en la competencia y los resultados; pero también provoca que las ambiciones por el poder se desborden y se procure un fin, sin poner acotamiento a los medios que se utilicen para ello, ocasionando en el extremo la ingobernabilidad que la fragmentación del voto establezca gobiernos no de mayorías y si de primeras minorías. Lo que sigue es la eliminación de improbables que solo ocasionaran un agujero más a las arcas gubernamentales que necesita recursos para obras y servicios públicos prioritarios.

No creo en las segundas vueltas, que finalmente también es discutible su legitimidad, ya que la segunda vuelta electoral esta más encaminada a hacer perder que a hacer ganar a la mejor opción. Esto lo veremos en otro despacho próximamente.

A sus ordenes en: oscarhpaco@hotmail.com; @PacdoBarrera en Twitter; igual en Facebook

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top