Los comensales se anticipan al banquete electoral 2018

Oscar H. Paco Barrera, Recientes No hay comentarios en Los comensales se anticipan al banquete electoral 2018 38

A menos de un mes de iniciarse el proceso electoral 2017-2018, en Sonora con candidatos a presidencias municipales, sindicaturas y regidurías, además de diputados locales; en México también y empatadas con las locales vendrán las propuestas para diputados federales, senadores y la cereza del pastel: la presidencia de la república. No se crea que las reglas electorales son del todo respetadas y hay partidos (PAN y Morena, por ejemplo), que se han especializado en burlar toda reglamentación, particularmente las de no respetar los tiempos de campañas electorales y practicar impunemente las campañas anticipadas; con exhibición principalmente de recursos financieros sin origen legal definido, que sostienen el indebido proceso.

Las últimas elecciones, particularmente en el Estado de México y Coahuila, han dejado un amargo sabor de boca en la credibilidad del Instituto Nacional Electoral y sus filiales  en los estados que pomposamente son llamados ahora Organismos Públicos Autónomos (OPA´s). Casualmente el desprestigio mediático y social  de los consejos o institutos electorales son impulsados desde las direcciones de los partidos políticos que perdiendo elecciones, tratan de ocultar sus fracasos y ausencia de propuestas convincentes hacia la ciudadanía electora y culpan de todo lo que se pueda al partido ganador y desde luego atribuyendo a los consejos ciudadanizados las malas artes que ocasionaron sus derrotas.

Si los gobiernos a través de sus congresos legislativos accedieron a la creación de los organismos ciudadanizados para vigilar y organizar diversas acciones como lo son lo electoral, la fiscalización de recursos públicos y ahora el tan de moda sistema nacional anticorrupción, para dar satisfacción a la corriente auto nombrada sociedad civil, ahora deben enfrentar la realidad de que, aunque la mona se vista de seda, mona se queda y la insatisfacción persiste. Difícilmente el arte de gobernar brindara conformidad absoluta y lo anterior lo prueba.

Igual que se duda de los gobiernos establecidos, sucede con los organismos armados supuestamente con personas ajenas a compromisos gubernamentales y partidarios. La acción destructiva que la corrupción permitida en el pasado reciente ocasionó, no solo acabo con la honra aunque la tengan de los gobernantes; también se suman los gobernados que asumen cargos temporales como sociedad civil repito, unas veces de manera honorífica, otra percibiendo estímulos económicos que compensen su tiempo en la tarea.

Nuestro empantanamiento en los lodos heredados y la insistencia de seguir mirando moros con tranchetes sin conceder el beneficio de la duda, no es problema de gobierno: es asunto de sociedad. Entre las muchas estrategias que obligadamente deberán implementarse para retomar el buen camino. A los mexicanos nos enfermaron de pesimismo, incredulidad y desengaños y al parecer es una enfermedad para la que no hay vacuna alguna, menos debe ser tratada para aceptarla y vivir con ella.  Me imagino que se cura con una buena dosis de honestos y justos gobiernos; además de importantes cambios de actitudes y acciones en el tan desgastado tejido social.

Pero alto el tololoche, escribía el inolvidable Moisés “Cuervito” Zamora en su fina columna festiva y particular picardía que era lectura obligada en el último tercio del siglo pasado y no exagero si les digo que puede compararse al del Maestro de Saltillo Armando “Catón” Aguirre, hoy por hoy el columnista más leído en la república mexicana. Les decía de la frase del cuervito, cuando tenía que retomar el tema original de sus escritos y cerrar el intermedio como es el caso.

Lo electoral de septiembre del 2017 y hasta el mismo mes pero del 2018, será el tema predominante. Para Andrés Manuel López Obrador dueño de MORENA, solo es un espacio de tiempo en sus más de 20 años de campaña permanente a lo largo y ancho del país, revestido de aquella presidencia imperial a la que asumió su fantasioso actuar en el 2006 y la única novedad podría ser la suma de adeptos que del PRI, del PAN y del PRD se le sumen en esa oportunidad dicen de que “ahora sí” obtenga la presidencia de la república. Yo me reservo el análisis propio de mi seguridad de que no pasara de ser una vez más candidato, lo hice con Trump y con una trompada me demostró que yo estaba equivocado y no quiero otra trompada del iluminado auto nombrado la esperanza de México. Lo interesante de la presencia del mesías tabasqueño es la completa impunidad con que desarrolla sus actos de campaña sin más limitantes que la impuesta por sus propias condiciones.

En el PAN igual, pasarse por el arco del triunfo las reglas impuestas por el constituyente se ha convertido en todo un arte, si burlar la ley se puede catalogar como tal. Margarita con autobús a la Cepillin recorriendo la nación y ofreciendo remediar todos los males; Ricardo Anaya con los tiempos del PAN en la tv a su disposición anunciando un cambio que dice, si se puede, tratando de olvidar con cinismo que si se pudo y en doce años nada cambio, salvo que entregaron la conducción del país manchada de sangre y de huellas dactilares de muchas manos que se decían limpias y que resultaron una aspiradora a la hora de repartirse los fondos de las arcas públicas. De Moreno Valle el ex de Puebla, solo puedo agregar que sus recorridos por el país presentando un libro que se vende en librerías—al menos es el propósito, venderlo—en doscientos pesos y que para recuperar la millonaria inversión publicitaria debería costar diez mil; narrando sus éxitos—así dicen—a lo largo de su también auto calificada fructífera carrera política.

Ya ven, hasta este servidor que promueve la recuperación de la confianza y el beneficio de la duda para todos, empezando por la clase política estoy incongruentemente analizando a los actores del tema desde sus puntos obscuros, pero es que sus actos ilegales obligan. Cuando sepa de sus puntos buenos me comprometo a compartirlos.

Concluyendo: Independientemente de lo que desprestigien los partidos políticos a las autoridades electorales—ellos las parieron con sus diputados en los congresos—es bueno brindarles nuestra confianza, eso los compromete. Es hora que dejemos ser un país de renegados de las voluntades mayoritarias, particularmente cuando se trate de ejercer el voto como un supremo derecho.  Los hipócritas y falsos que se amparan en crear conflictos después de conocidos los resultados electorales, ya deben pasar a la historia; su ciclo por salud plural debe ser página saltada.

A SUS ORDENES EN: oscarhpaco@hotmail.com; Twitter @PacoBarrera; igual en Facebook

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top