Los 10 mexicanos más corruptos de 2013

Comentarios a la noticia, Recientes No hay comentarios en Los 10 mexicanos más corruptos de 2013 177

La Nota (Forbes Staff / 22 de diciembre, 2013):México es considerado el país más corrupto de América Latina  por la organización Transparencia Internacional. Los alarmantes niveles de corrupción en el gobierno, así como en el Poder Judicial y su aplicación de la ley, colocaron a México como el país más corrupto de América Latina durante 2013, un lugar que comparte con Argentina, de acuerdo con el Barómetro Global de Corrupción de Transparencia Internacional.

El organismo internacional advierte que este indicador ofrece una advertencia de la continuidad del abuso del poder, tratos secretos y el soborno en las sociedades de todo el mundo. Asimismo, en el caso de México, los partidos políticos, así como sus representantes y la policía, son percibidos como los más corruptos.

Esta es la lista de Forbes USA de los 10 mexicanos más corruptos de 2013:

  • Elba Esther Gordillo: Ex dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE)
  • Carlos Romero Deschamps: Líder del Sindicato Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) 
  • Raúl Salinas de Gortari: Hermano del ex presidente mexicano Carlos Salinas de Gortari 
  • Genaro García Luna: Ex titular de la Secretaria de Seguridad Pública (SSP) 
  • Andrés Granier Melo: Ex gobernador de Tabasco 
  • Tomás Yarrington: Ex gobernador de Tamaulipas
  • Humberto Moreira: Ex gobernador de Coahuila, 
  • Fidel Herrera: Ex gobernador de Veracruz 
  • Arturo Montiel: Ex gobernador del Estado de México
  • Alejandra Sota: Ex vocera del ex presidente Felipe Calderón

El Comentario:

Al margen de otros temas de alto impacto, la corrupción se mantiene como el problema de problemas, al menos en nuestro país y en nuestro entorno regional. Y si la corrupción hoy por hoy es un asunto de gravísimas proporciones y repercusiones, la impunidad –o sea la madre que la parió- no le anda muy a la zaga y de hecho, en mi muy personal opinión, ocupa el sitial de honor dentro de los temas nacionales y regionales. Impunidad y corrupción, dualidad siniestra y mortal capaz de acabar con cualquier nación y con cualquier entidad, y cuando esa impunidad y su hija bastarda, la corrupción, de entronizan por décadas y décadas, el resultado es el que hoy tenemos a la vista: Un país y unos estados ahogándose, sin rumbo, perdidos en los vericuetos de la justicia incumplida, la ley inaplicada y el secuestro total del estado de derecho por una casta política insaciable y cada vez más descarada.

En la lista de los 10 mexicanos más corruptos publicada por Forbes a finales del año pasado, encontramos que la presiden dos líderes sindicales y el ‘bro’ de un ex presidente, y luego del lugar 5 al 9 vienen nada más y nada menos que cinco ex gobernadores que han sido motivo de escándalo constante. Eso no quiere decir que no haya otros ex gobernadores corruptos, sino que son peces de menos tamaño y por ello no se incluyen en la denigrante lista de la corrupción.

La nota que da pie a este comentario está fechada a finales del año pasado, así que a lo mejor a estas alturas “nuestro” Guillermo Padrés ya se encuentra ubicado en los primeros lugares de la lista negra de corruptos. Desde luego, por merecimientos no queda. Habrá que ver.

Lo anterior nos lleva a la conclusión de que en las entidades federativas se ubica la parte gruesa de la corrupción que está matando al país, y podemos sospechar que en los miles de municipios las cosas andan por el estilo… o tal vez peor. El escandaloso nivel de endeudamiento que existe en estados y municipios, la falta de resultados, el descenso constante en la calidad de vida, la opacidad y la constante negativa a rendir cuentas, así lo hacen sospechar.

En Sonora y durante los cinco años que lleva (des)gobernándolo Guillermo Padrés Elías, hemos sido testigos –víctimas, más bien- de una serie inacabable de ilegalidades, alianzas perversas, abusos de poder, irresponsabilidades, robos, peculados, desviaciones de fondos federales, trastupijes, chicanadas, pillerías, atrocidades todas que, tomadas en conjunto, nos instalan ante un cuadro pavoroso de impunidad y corrupción como nunca antes se había visto por estos rumbos.

Pero hay que advertir que este panorama tan tétrico, y este ambiente tan ponzoñoso y pestilente, no hubieran podido darse sin la complicidad de actores sociales de alta relevancia tales como los principales medios de comunicación, algunos importantes organismos del sector privado, diversos colegios profesionales y hasta asociaciones de beneficencia que aceptaron subirse al carro de la corrupción proveído por un gobierno de alternancia que ha fallado de todas, todas. Desde luego, ahí está también el marco favorable de una apatía cívica y de una indiferencia social casi absoluta, bajo cuya sombra espesa han proliferado los hongos ponzoñosos de la impunidad.

Se ha violado la ley de tantas formas y con tanta frecuencia a lo largo de estos cinco terribles años, que ya nadie recuerda los tiempos en que solíamos vivir en un ambiente ordenado en el que se podía confiar razonablemente en la justicia y en la aplicación de castigos a los infractores. Hoy en día los que infringen la ley a su pleno antojo hacen ostentación de su poder burlándose de quienes se lo reclaman, diciendo con asombrosa desfachatez: “háganle como quieran…”. Y la pregunta que cunde, que inquieta y perturba es: ¿Irá a llegar el momento en que como sociedad digamos: “Lo que quiero es que se haga justicia, y quiero que quienes nos han lastimado y ofendido, paguen por ello”?

Pronto llegará a Sonora un nuevo gobierno y de entrada se topará con un inmenso muro de reclamos de todo tipo, entre los cuales destaca con prístina claridad el de acabar con la impunidad y la obligación irrenunciable, inexcusable, de hacer justicia, acabando con aquel viejo y nefasto principio de “borrón y cuenta nueva”, que no es otra cosa que la simiente de donde surge la impunidad que nos está matando. Si cualquiera de los que pretenden ser el siguiente gobernador de Sonora no está dispuesto a tomar ese toro por los cuernos, será mejor que ahueque el ala y se vaya a freír espárragos. No lo queremos ni lo necesitamos. A mí tibios, ni los blanquillos me gustan. Toma nota.

Author

Oscar Romo Salazar

Nací en Hermosillo, Sonora, el 12 de noviembre de 1937, en la antigua Calle Comercio (hoy No Reelección) al mismito pie del bienamado “Cerro de la Campana”.
Desde pequeño mostré una gran afición por la lectura y a lo largo de mi vida he sido un ávido lector. Leo todo lo que cae en mis manos, desde novelas de ficción, biografías de personajes famosos, libros de superación personal, revistas, periódicos impresos y virtuales… todo y de todo.
Me gusta mucho escribir sobre mi ciudad, sobre todo la pequeña ciudad donde me crié y donde crecí, dicen que tengo una gran memoria porque recuerdo cosas que sucedieron cuando yo estaba muy niño. Es posible. Trato de mantener vivos mis recuerdos escribiéndolos y compartiéndolos con quien quiera leerlos.
Estudié primaria, secundaria y preparatoria en Hermosillo, y posteriormente me fui a Monterrey a estudiar la carreta de arquitectura, la cual finalmente terminé en la ciudad de México, D.F.
Me casé cuando aún no terminaba mi carrera y formé mi familia con María Emma Freaner, originaria de Nacozari de García, quien me dio tres hijos: Oscar Upton, Carlos Eduardo y Leonel, los tres casados con excelentes mujeres. Tengo siete nietos, cuatro varones y tres mujeres, la mayor de 15 años y el menor de un año y medio.
He dedicado los últimos 26 años de mi vida a escribir, 25 de ellos en el periódico “El Imparcial”, y durante varios años lo hice simultáneamente para el periódico diocesano “En Marcha”, cuando lo dirigía con gran tino el padre Teodoro Pino, hoy Obispo.
Durante dos años y medio, de 2004 a mediados del 2007 tuve un programa de análisis político en Telemax al que llamé “Controversia”. Dicen que tuvo bastante éxito y que mientras duró fue muy visto.
El año pasado abandoné a “El Imparcial” por incompatibilidad de criterios y visiones con la actual dirección, y durante un año y medio aproximadamente (de principos del 2009 a mediados de este 2010, he venido colaborando con el portal “Contactox” de Claudio Escobosa Serrano.
Desde al año 2008 soy Presidente del Consejo Consultivo de Zona Histórica de Hermosillo y soy miembro de la Sociedad Sonorense de Historia.
En el mes de mayo de este año 2010 presenté mi libro “A Contracorriente: 25 Años Desde la Trinchera”, el cual fue editado por el Instituto Municipal de Cultura y Arte. Este libro es una primera compilación de unos 200 artículos de los más de dos mil que escribí durante el cuarto de siglo que tengo escribiendo.
Formo parte del elenco de escritores de “Casa de las Ideas”, un espacio donde espero concluir mis días como escritor, y desde donde me propongo seguir contribuyendo con mis escritos e ideas a mejorar en lo posible mi comunidad y, como soñar no cuesta nada, también el mundo donde vivo.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top