Lo dijo clarito ¡piénsenlo dos veces!

Oscar H. Paco Barrera, Recientes No hay comentarios en Lo dijo clarito ¡piénsenlo dos veces! 73

Vaya inicio de sexenio, que forma de decir esta soy yo y esto voy hacer. La gobernadora Claudia Pavlovich con hablar sencillo, sin rebuscamiento, con palabras claras, de las que todos entienden pinto al Sonora que todos vemos, un estado en crisis en su erario y con la carga moral de los abusos y excesos cometidos en seis años de mal gobierno. Ante testigos de peso, como lo son los gobernadores en funciones y algunos electos como el caso del bronco de Nuevo León Jaime Rodríguez—que al parecer recibirá a su estado en similitud con el nuestro—y otros miembros de la clase política mexicana, entre ellos la representante personal del Presidente Enrique Peña Nieto Rosario Robles, ex perredista, ex jefa del gobierno del distrito federal, ex secretaria de desarrollo social y ex de aquel tramposo argentino que entrego el dinero a Rene Bejarano—perredista—en el caso de las ligas de hace varios años.

Claudia no se anduvo por las ramas, de frente, mirando a los ojos anticipo, dijo lo que los sonorenses queríamos oír, no habrá impunidad y si algo se llevó, quien sea lo tendrá que regresar bajo el yugo de la ley. Claudia, la gobernadora habló por nosotros, se comprometió porque sabe que cuenta ella también con el aval de sus gobernados. Como en las tardes de sol cuando se empieza a nublar, dijo que su gobierno no sería separatista, dio la bienvenida a quienes políticamente difieren de ella y los invitó al acuerdo, al compartir proyectos. Abrazó la presencia de Diego Fernández de Cevallos—el jefe Diego, le dijo la gobernadora—y aplaudió junto con el público presente la asistencia al acto del que fuera candidato panista Javier Gándara Magaña. Para entonces ya se había nublado y se vino la tormenta, el chaparrón cayó helado sobre los panistas presentes, entre ellos Juan Valencia Durazo, los diputados federales por Sonora y los diputados electos locales, algunos de ellos no todos. Allí se encontraba la ex del ISSSTESON  Teresa Lizárraga, a quien no se lo mandaron decir, se le dijo del dinero faltante en el fondo de retiro de los trabajadores sindicalizados y de la investigación exhaustiva que también se dijo, se hará.

La gobernadora sorprendió a muchos de los que estábamos siendo testigos de su asunción al poder. Demostró que es mujer de una sola pieza, política completa que impondrá seguramente un nuevo rostro a esa clase tan desprestigiada a raíz de los inventos democráticos de los últimos veinte años en que rostros bonitos, currículo académico impresionante o la suerte de ser el gran amigo (a) del que llega o su pariente les asegura una posición política que de entrada no obedece a un compromiso social adquirido en la brega y no va más lejos que quedar bien con el padrino que lo empujo en su ascenso. La y el político que se luzca en este sexenio deberá ser porque le cumplió a la jefa sirviéndole a sonora, sirviéndole a ella en su sana intención de hacer las cosas diferentes.

Y de que tuvo invitados de peso, los tuvo. Un Manlio Fabio Beltrones que ha recuperado muchísimo terreno en cuanto a simpatías perdidas entre los mismos priistas, el más aplaudido de los presentados por la gobernadora en su alocución, reconocido por propios y extraños como el político mejor posicionado con cara a las elecciones presidenciales del 2018. Armando López Nogales pasó desapercibido en el aplausometro.  Sin embargo Eduardo Bours a quien le ha funcionado de maravilla esa discreta presencia social y en medios  se le rinde reconocimiento  y se mide con el aplaudido también por los miles que allá trepados en lo más alto de la galería del CUM nos encontrábamos, o los de en medio o los VIP que escupen de ladito en donde se encontraban muchos de los que debieran ser juzgados por su pecadillos de corrupción en su pasado, unos inmediato otros ya pasaditos.

 Cuando Claudia presentó a los ex gobernadores faltaban dos, el Dr. Samuel Ocaña García que no se vio y por allá salió una tarjeta anunciando la presencia de Carlos Armando Biebrich, a quien por no dejar se le regalaron dos que tres aplausos y quien me imagino cuando vino la andanada de juicios acusatorios contra los corruptos, que a Dios gracias se les acabo el corrido, un mal recuerdo le llegó por la circunstancia en que el mismo vivió en 1975,  lo mismo que dijo ahora Claudia del que se fue lo dijo Don Alejandro Carrillo Marcor de Biebrich.

Harto incomodo debió ser para los panistas presentes el momento, que  debió ser largo. En política hay protocolos más venidos de las formas que de reglas escritas. Uno de ellos son las afirmaciones del discurso, porque estos luego son los compromisos inmediatos que se adquieren. Si no se cumplen el tachón es de carácter permanente y si es cumplida la calidad de quien lo dijo está en aumento, es apreciado. Nuestra gobernadora afirmó entre otras cosas que Sonora está en crisis gracias al mal gobierno que encabezó Guillermo Padrés, enumero las fallas en educación, particularmente los centros de estudios descuidados, mal atendidos en sus necesidades estructurales de instalaciones. Se lamentó como mujer y como madre de la apatía con que se atendieron los centros de salud pública dejando en calidad precaria este renglón vital de esa parte  de la sociedad en que conviven los menos afortunados económicamente hablando. Se lamentó la gobernadora del ostracismo en que nos colocaron en materia de productividad y desarrollo económico y fue tajante en su afirmación de que el mayor daño a los sonorenses es moral, es de vergüenza y jamás dijo, deberá repetirse. Los niños agraviados merecieron de parte de Claudia Artemisa un comentario válido y compromiso de hacerles justicia ¿El sexo débil? ¡bah!

Les anticipó a los malosos que se embolsaron lo que no es de ellos que piensen dos veces en las consecuencias de sus actos y previó también a los servidores públicos que con ella lleguen de que la cero tolerancia contra actos corruptos no son solamente para los que se van, es igual para los que ahora inician. Es de puntualizar que si bien la gobernadora se fue con todo contra los que hicieron su agosto entre 2009 y 2015, jamás hizo juicios acusatorios contra la calidad moral institucional de ningún órgano político, su señalamiento fue directa a quien corresponda, a la persona que se atrevió a faltarle a los sonorenses no a la institución política que lo encumbro, instancia que también debe juzgar por traición a quien se apoyó en su firma para cometer los actos vergonzantes que serán material de análisis conforme vayan aflorando.

En Sonora tenemos gobernadora y como buena mamá lo primero que enseñó es la cuarta para disciplinar  a quienes se atrevan a portarse mal. ¡Bienvenida Mujer! ¡Bienvenida Gobernadora! ¡Cuente con muchos Sonorenses que siempre la estaremos apoyando!

oscarhpaco@hotmail.com

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top