Las preguntas a los candidatos

Bulmaro Pacheco Moreno, Recientes No hay comentarios en Las preguntas a los candidatos 43

2 mil 159 cargos de elección popular están en disputa  en México: 1009 presidentes municipales y jefes delegacionales, 641 diputados locales, 500 diputados federales y nueve gubernaturas para la elección de 7 de junio.

Esta semana en Sonora comienzan campaña los candidatos en los municipios mayores a 100 mil habitantes, los aspirantes al Congreso local y quienes pretenden un lugar en el Palacio Legislativo de San Lázaro. Durarán 63 días, de acuerdo a las leyes. Y en 20 días más iniciarán los candidatos en los municipios de menor población (43 días).

Al mismo tiempo, reanudan las actividades de proselitismo los candidatos al gobierno estatal, con los que aquellos partidos políticos que cubran todas las fórmulas podrán presumir de 113 candidaturas (gobernador, 21 distritos locales de mayoría, 13 de RP, 7 federales y 72 alcaldías). Cuando mucho, solo el PRI y el PAN podrán llenar las  listas completas de candidatos. Quizá en el PRD logren integrar dos terceras partes de los mismos, y en los siete partidos restantes se ve difícil que lleguen -cuando menos- a un 50 por ciento de las candidaturas en juego.

Si a eso le sumamos los 6 candidatos independientes (San Ignacio, Empalme, San Miguel, Fronteras y los distritos XII y XV) que por primera vez -en estos nuevos tiempos de reformas electorales- participan directamente, tendremos en campaña por lo menos a 631 personas investidas como candidatos que, a nombre propio y el de sus partidos políticos, tocarán las puertas, recorrerán calles y colonias, ocuparán plazas públicas y harán promesas con el fin de captar la simpatía y el voto de los ciudadanos inscritos en la lista de electores que en Sonora apenas rebasa los 2 millones.

Por eso surge la pregunta obligada: ¿Qué pesará más en ésta elección: el partido o la persona?

Sin duda que en estos tiempos de amplias deliberaciones ciudadanas y de una sensible caída del voto duro de los partidos, la decisión del votante recaerá más en las personas. Así lo revelan los sondeos relativos a la identidad de los encuestados con los partidos políticos y las tendencias al rechazo o la simpatía con cada una de las fuerzas políticas en juego.

Para que las campañas no se desenvuelvan entre trivialidades, lugares comunes y promesas vacías, será importante interrogar a los aspirantes a cargos de elección popular sobre las soluciones a los problemas prioritarios de la región, el distrito o el municipio que aspiran a representar, porque hoy los problemas trascienden las circunscripciones geográficas de distritos y municipios y representan auténticos retos  que requieren de imaginación, audacia, valor, voluntad política y capacidad para atenderlos. Aquellos candidatos que naveguen entre la indefinición, la tibieza y el miedo a comprometerse con los problemas reales de la gente no tardarán en ser señalados.

No debemos perdonarle a los abanderados de los partidos políticos que nos salgan con los clichés gastados y frases huecas -orientadas desde costosos despachos de relaciones públicas y de mercadotecnia política que nada le dicen al votante, y sí mucho aburren y desencantan a públicos ávidos de respuestas a la problemática que enfrentan-.

Eso de “no claudicar en lograr los sueños que te propones”; “juntos nadie nos para”; “Vamos por más”;“unidos lo hacemos mejor”; el “no te rindas” o “el que siempre logra lo que se propone”, o eso de “juntos hacemos el Sonora que queremos” o “¿Quien dice que no se puede?” no dejan de ser un compendio de filosofía barata, aderezada de cursilería mediática, que nada le dice a un electorado ávido de respuestas a la problemática del Sonora real y no al inventado por los candidatos oficiales y su mercadotecnia política.

Ese mensaje ambiguo, más parecido a las recetas de autoayuda, deberá transformarse en ideas prácticas y compromisos concretos sobre los problemas que más preocupan a la población, en una etapa particularmente compleja y difícil de la historia de México y Sonora, caracterizada por la agudización de los problemas económicos, la inseguridad en las calles y la corrupción en el poder público. Por ejemplo:

¿Qué proponen para devolverle a Sonora la grandeza perdida por los interminables escándalos de corrupción y la invasión del poder público por aventureros sin principios ni calidades, disfrazados de militantes de un partido político en el sexenio que termina?

¿Qué proponer ante el hartazgo ciudadano por la corrupción imperante?

¿Qué proponer ante quienes a cada rato acuden al derecho de autor de la corrupción del pasado en Sonora para eludir su responsabilidad en hechos delictivos? (“en el pasado también robaban, por eso lo hacemos ahora” (sic)).

¿Qué hacer ante la Impunidad que se respira en el ambiente sonorense? ¿Qué leyes hay que reformar y cuáles instituciones se deben fortalecer para lograr mayor credibilidad de las instituciones de justicia?

¿Qué hacer ante la colonización de la administración pública estatal, donde han desaparecido los méritos y los procedimientos escalafonarios para dar paso a la filiación partidista a la hora de ocupar cargos públicos?

¿Qué proponer ante la ausencia de un estado de derecho fuerte y creíble asfixiado por la componenda y la corrupción?

¿Qué hacer ante la invasión de los poderes legislativo y judicial  por parte del Ejecutivo?

¿Cómo lograr que en Sonora se tengan empleos bien pagados y se nos diga la verdad en materia de cifras de empleo?

¿Qué proponer para combatir con éxito los graves problemas de inseguridad pública que padecen la mayoría de los municipios de Sonora?

¿Qué hacer para lograr un fondo consistente y duradero para el mantenimiento de la infraestructura educativa a todos los niveles?

¿Qué hacer para evitar que la Universidad de Sonora nos tenga en zozobra constante dos veces al año por amenazas de huelga?

¿Qué proponer para mejorar los servicios de salud en infraestructura, abasto de medicinas y tiempos de espera de los hospitales públicos?

¿Qué medidas se deben diseñar y poner en práctica para que los presidentes municipales ya no hagan negocios con los recursos públicos?

¿Qué hacer ante la opacidad de las licitaciones en las obras y las compras de gobierno? ¿Qué proponen para combatir la nefasta influencia de los familiares directos de los gobernadores en las tareas de gobierno?

¿Qué proponen para combatir la pobreza en forma práctica y no con interminables rollos políticos y programas asistenciales, que solo crean dependencia social y la profundizan?

Los 113 candidatos que busquen el voto bajo las siglas del PAN, difícilmente coincidirán con las preguntas anteriores. Para ellos en Sonora todo está bien “su gobierno ha sido exitoso”, y los críticos carecen de razón. Su prioridad será convencer de que  el PAN repita en el poder, se reediten las mismas políticas y los programas y regrese al poder la misma gente (¿?).

Los 113 candidatos del PRI -aquellos que no obedezcan a componendas o negociaciones previas- seguramente lucharán por un cambio y que el PAN se vaya del poder por los próximos años. En las listas figuran algunos libres e independientes, y otros reformadores en serio. Deberán convencer de que traen novedades para contrastarlas con las deformaciones de quienes ofrecieron un cambio y no lo cumplieron.

Los 80 candidatos del PRD -los que no pactaron regidurías con el PAN-deberán luchar contra corriente. Para la elección de gobernador, la mitad del partido está con Javier Gándara y la otra mitad con Carlos Navarro. Más allá del desgarramiento de vestiduras para justificarse, los perredistas -pro panismo- que claudicaron de sus principios han recibido buenas ofertas para ceder y apoyar al empresario candidato del PAN. Al rato van a salir como aquel dirigente campesino reciclado en varios partidos, que para justificarse dijo que: “Él era Calderonista y no panista” (sic).

Los candidatos no coligados del Verde Ecologista (60) y del PANAL (70) deberán esforzarse por consolidar a su partido en lo estatal y hacerlos avanzar puntos en lo nacional. A Morena (55) poco le interesará la campaña local, sus miras están puestas en conservar el registro, desplazar al PRD como tercera fuerza política  nacional y preparar su estructura para el 2018.

Movimiento Ciudadano (38) va por su posicionamiento en algunos municipios de la entidad y votos nacionales para conservar el registro. En algunos le fue bien con la caza de disidentes del PRI y el PAN. Al Partido del Trabajo (40) le interesa también conservar el registro. En los últimos sondeos es de los cuatro partidos que no alcanzan el 3% de las preferencias.

Si a nivel nacional las izquierdas unidas alcanzarían el 26 % de las preferencias, en Sonora difícilmente llegarán al 12% en la próxima elección.

Tanto al partido Encuentro Social (30) como al Frente Humanista (26) les urge no desaparecer del escenario político en su primera elección. Queda claro que Sonora no les aportará la cantidad de votos que esperan.

Si los candidatos a los distintos cargos de elección popular en Sonora logran respuestas y propuestas coherentes y viables a las preguntas anteriores, iremos avanzando. De no ser así y si al contrario, los candidatos se escudan en que ni el estado de derecho ni la corrupción ni el respeto a la Ley son de su incumbencia o de su ámbito de acción, estaremos fritos y se habrá perdido una valiosa oportunidad de hacer algo por el Estado ante el lamentable estado de crisis política, jurídica y moral en que la sumieron en estos casi seis años quienes le ofrecieron a la gente un cambio, en la elección del 2009 y muy pronto se olvidaron de su compromiso.

Si los candidatos no entienden a fondo la realidad que viven y en consecuencia, deciden seguir por la vía de la mercadotecnia de aparecer sonrientes como si anunciaran pasta de dientes,  ofreciendo solo parábolas, recetas morales, fraseología tradicional, autoayuda cómoda y argumentos inútiles y no le entran de lleno al debate y a la propuesta de la problemática del Sonora real, preparémonos entonces para campañas realmente aburridas y con bajo nivel de participación ciudadana (menor al 50%) en la elección del próximo 7 de junio. Estamos a tiempo para revisar.

bulmarop@gmail.com

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top