Las malas compañías

Alejandro Orozco, Recientes No hay comentarios en Las malas compañías 63

Las abuelas de antes nos decían “cuídate de las malas compañías” y es que todos traemos en nuestro interior lo bueno y lo malo; hay compañías que te hacen buscar grandes ideales, y otras que solo sacan lo peor de ti.

Este nuevo gobierno, el que llaman de transformación, tiene la peculiaridad de sacar lo peor de los mexicanos, hace aflorar la envidia, el egoísmo, la miseria en el actuar. Les funcionó muy bien como estrategia para acceder al poder, y es que para buena parte de los mexicanos, lo importante no es “que yo tenga más” sino que el otro tenga menos.

De ahí que se venden también esos cuadritos que dicen “Dios, si no me vas a devolver el cabello, por lo menos haz pelones a mis amigos” y con la promesa de los de morena de “quitarle” sus pensiones a los ex presidentes, o la oportunidad de hacer negocios a los corruptos de antes, despertó el deseo revanchista de encontrar no quien la hizo, sino quién la va a pagar.

Honestamente creí que esa estrategia cambiaria con la llegada al poder de Andres Lopez, que ya pasada la elección tendría la capacidad de controlar a la recua que le acompaña y dirigiría sus acciones a cuestiones de beneficio para todos, no solo para quienes le dieron su voto y que actualmente le respaldan con el 86% de preferencia. Pero no es así.

Las acciones más sonoras lo demuestran, la pereza de buscar a los verdaderos pillos que roban combustible provocó que en varios estados las personas normales, los que no perforan ductos ni almacenan gasolina robada, tuvieran que dejar varias horas de su día en hacer filas para poder llenar el tanque, o por lo menos obtener 20 litros que era la ración no oficial pero real. Es cierto, de alguna manera deben haber resultado afectados los mentados guachicoleros (se ve mejor con “g”) que ahora deben buscar otro medio de sustento, ya sea en la industria del secuestro o en el robo a casa habitación; pues no los veo llenando solicitud para trabajar en un Oxxo.

Y de la pereza a la envidia; ya ahora tan cerca del “Día de la Mujer” asesta dos golpes ruines a las féminas mexicanas. Primero, suspendiendo los recursos para las guarderías, que porque “son operadas por corruptos”; pues si es así, vayan por esos archivillanos y preséntenlos a la justicia. Las madres que dejan a sus hijos en estas estancias, en su mayoría lo hacen para trabajar en ese lapso, y no los llevan a las guarderías del IMSS por una sencilla razón, no están afiliadas. Y como solo hablamos de 300 mil niños que las utilizan, el sentir de buena parte de la población es “que se chi…n, quien les manda tener hijos” como si fuera un acto espontaneo. Ya le digo, sacan los peores pensamientos.

Cuando parecía que el tema de las guarderías era suficientemente tonto, se superan a sí mismos; ahora son los refugios para las mujeres vulneradas los que se va a dejar de apoyar; según esto para darle el dinero a las pobres madres abusadas, resolviendo un problema; antes les pegaban sin motivo, ahora ya no será así, les pegaran para quitarles los pocos pesos que les quieren asignar para salir de su caótica situación, y total; “si les pegan por pend…s”. ¿Y qué sigue? ¿las personas con discapacidad? al cabo “por algo Dios los señaló”.

En México no necesitamos un gobierno que haga aflorar ni la pereza ni el egoísmo; necesitamos uno que nos motive a perseguir grandes ideales, a salir de la mediocridad de pensamiento que nos tiene sumidos en esta situación, que es cierto, no la causaron los transformistas, pero si la están capitalizando. Necesitamos ser solidarios, ayudar a quien lo necesita, proteger de a las mujeres de los “machos” que las golpean, ya no solo físicamente, sino que ahora desde el poder.

Y de los 1600 pesos, pues esos, que se los den a su abuela.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top