La docta ignorancia

Jorge Murillo Chísem, Recientes No hay comentarios en La docta ignorancia 24

Por: Jorge Murillo Chísem

Recuerdo que en 1975 se publicó en los periódicos de mayor circulación que en Navojoa se estaba haciendo muy popular el llamado “Brujo de Navojoa” por utilizar siete hierbas, entre ellas el cactus “Músaro” o cinita, con las cuales curaba el temible cáncer. Cientos de personas declararon a la prensa que aquel remedio las había curado.

Pero entonces nació un problema. Los médicos oncólogos ortodoxos  presionaron para prohibir aquel remedio, a pesar de que el denominado “Brujo” no cobraba por sus servicios. Finalmente las autoridades de Salud Pública resolvieron prohibir la administración del “Músaro” hasta que se consiguiera probar científicamente su eficacia,según los métodos y protocolos que se les exige a todos los medicamentos.

Para algunos la Ciencia había triunfado contra la superchería. Otros notaban con desazón que miles de enfermos se habían quedado, otra vez, sin esperanza. ¿Es que no hay esperanza al margen de la Ciencia?

Cuando un enfermo terminal desespera de los caminos científicos ortodoxos, acude a quien sea, del homeópata al curandero, en busca de respuesta.

¿Quién podría prohibírselo? Muchos de esos enfermos proclaman a los cuatro vientos que el “músaro” los curó. Los médicos, hasta la fecha, siguen diciendo que es imposible probarlo científicamente, y que seguramente el músaro es un efectivo placebo, es decir, un remedio imaginario.

Hoy se admite que muchos tipos de cáncer son, con cierta frecuencia, enfermedades psicosomáticas. Estados psíquicos como la depresión baja las defensas del organismo y las células cancerígenas lo aprovechan. Si a un enfermo se le devuelve el optimismo, sus defensas suben y por lo tanto el cáncer puede retroceder cuando mejora el estado anímico.

Aun cuando la fórmula del Brujo de Navojoa fuera falsa, en los casos psicosomáticos ella puede tener un efecto placebo.

Es decir, si el enfermo psicosomático cree en él y gracias a ello, al volver el optimismo, se cura, ¿No actúa el placebo como un verdadero remedio? ¿Qué es entonces el placebo, superchería o remedio?

El tema se ahonda cuando preguntamos: ¿Cómo podrían saber los médicos que un método cualquiera de curación, por no haber sido probado científicamente, es falso?….Es que acaso la Ciencia posee todos los conocimientos, de modo tal que lo que no pasa por ella deja de ser verdadero.  ¿Es lícito condenar a los no científicos desde la acupuntura hasta las hierbas pasando por la oración y los milagros?

Cuando la Ciencia pretende saberlo todo, se aparta de la Sabiduría. Sabio es aquel que sabe que no sabe. Lo dijo Sócrates hace más de 2000 años: “Solo sé que no se nada”.

El hombre docto reconoce su ignorancia. Pero en el mundo quedan todavía, al parecer, científicos “indoctos”, personas que se aferran a lo que saben sin tomar en cuenta lo que ignoran.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top