La alianza PRI-PAN, solución a un problema

Oscar H. Paco Barrera, Recientes No hay comentarios en La alianza PRI-PAN, solución a un problema 54

Mucho ruido y muchas nueces sin duda alguna ha provocado el anuncio de la alianza, coalición, convenio de participación o como por necesidad de ley se le llame a esta forma de participaciones electorales entre fuerzas políticas.

Comentarios de todo, como tamalada de vecindad en donde hay de chile, de dulce y de manteca al respecto. Me llama la atención sobre todo que es el presidente y sus corifeos los mas asombrados con la decisión tomada, burlescos con la medida y anunciando el temor dicen ellos, que se le tiene a morena; electoralmente hablando.

Se habla del prianismo, cuando el mismo partido Morena es una organización política integrada mayoritariamente por tránsfugas del PRI y del PAN que han visto en el horizonte del color vino tinto venezolano, un mejor futuro para sus intereses muy particulares, antes que una oportunidad de dar salida a inquietudes políticas con raíces ideológicas. Se burlan de una alianza, cuando ellos siempre han participado con esta figura.

Los pocos integrantes de las izquierdas dogmaticas que quedaban en el PRD y emigraron al partido del presidente AMLO son solamente la parte frontal que en caso de choques verbales, que conste, salen a defender el complicado proyecto de gobierno que su líder implementa día con día, ocurrencia tras ocurrencia. Allí están por ejemplo el rey de los payasos legislativos Gerardo Fernández Noroña, el hombre de las ligas Manuel Bejarano y su esposa Dolores Padierna, reyna de la liana legislativa que cada tres años se pasa de la cámara de diputados, a la cámara de representantes de la Ciudad de México y de allí a la cámara de senadores y quien fuera uno de los tribunos más capaces de esas izquierdas, ahora solo en el recuerdo, Pablo Gómez hoy convertido solamente en muñeco del ventrílocuo que se dice creador de la 4T como acción de gobierno.

Pero alto al tololoche, decía el siempre bien recordado Moises “cuervito” Zamora cuando el tema abordado quedaba atrás y el rumbo momentáneamente cambiaba. Asíque regreso al tema de la unión PRI-PAN.

Militantes panistas y algunos de sus liderazgos, rechazan de entrada esta temporal unificación, argumentando para ello solamente el de haber sido en sus momentos acérrimos adversarios políticos. Lo que no dicen es que existen grandes coincidencias entre los documentos básicos de cada partido, que los diferencian únicamente en términos utilizados para el desarrollo del discurso, pero que concluyen en la persona humana como el centro del interés político. Uno circulando en torno de la justicia social, como eje y el otro en el bien común como objetivo de su existencia. Lo otro que para ellos es impedimento, son las emociones personales convertidas en resentimientos, por las ofensas que han acumulados en sus encuentros electorales.

Las luchas del pasado entre las dos fuerzas políticas, hay a punto de concretar su unión para las elecciones del 2021, han sido fundamentalmente las formas y las actitudes en sus actuares. El PAN, más romántico, mas objetivo en propósitos sanos para ejercer un gobierno discursivamente hablando y en acciones mínimas en sus oportunidades de ser gobierno desde su fundación hasta 1994, transmitió la idea de gobiernos sanos y honestos.

El apoyo social que en escalada hizo crecer al blanquiazul entre 1980 y 1990, desarrollo lamentablemente la ambición intestina que acompaña al poder. El repliegue de liderazgos fundadores después de 1994 por diferencias ideológicas, marco la nueva ruta de acción nacional que se convirtió en uno más de los grupos de poder luchando por el poder y sus beneficios, antes que el poder para desarrollar su propósito de bien común.

En el PRI es menor el espíritu rencoroso. Las diferencias con las otras fuerzas políticas no han sido factores que creen resentimientos colectivos, enemistades personales y menos fomento al odio y chacota en contra de los adversarios. En los campos tricolores hay menos oposición a la unidad entre los partidos, al menos que yo haya observado, leído o escuchado entre militantes, simpatizantes, observadores y analistas políticos; como que se entiende más el porqué se tienen que hacer de tripas corazón e ir juntos en esta aventura.

Muchos de los que se entretienen en tejer acciones políticas desde sus trincheras y algunas veces limitadas capacidades de análisis, ahora reclaman que los partidos PAN, PRI y PRD justifiquen su alianza 2021 con compromisos de campaña, con ofertas a la ciudadanía y otras simplezas que son meras intenciones engaña bobos—como los 97 compromisos cumplidos de 97 de 100 anunciados por ya sabes quién—sin más fin que lograr votos razonados en la mentira.

Hay un propósito objetivo, claro, evidente y urgente de realizar: acotar el poder presidencial que se viene dando desde diciembre del 2018 desde el congreso de la unión; para hacer de las propuestas de gobierno actos democráticos y participativos. Ese poder que menciono y que ejerce el presidente López ha provocado graves pérdidas para el País en sus activos patrimoniales, programas sociales para el desarrollo y distribución justa del erario para beneficio de la federación en su conjunto, incluyendo gobiernos estatales y municipales y dejando por un lado la intención clara de hacer con los bienes de todos, un proyecto político grupal y hegemónico encaminado a la cooptación del voto ciudadano.

¿Les asusta esta alianza? ¿Porque no recuerdan aquella unión de aliados contra el eje, en la segunda guerra mundial? Gobiernos tan disímbolos como Rusia y China fueron aliados con Reino Unido y los Estados Unidos para romper las insanas intenciones de dominio de Italia, Alemana y Japón; con un solo propósito: Evitar este mal mundial. Luego vale la pena recordar en nuestra historia las uniones de Iturbide y las fuerzas insurgentes para alcanzar la independencia de México y más nuestro aun la alianza entre Villa y Zapata para alcanzar sus propósitos revolucionarios y de Obregón y Carranza para lo mismo.

Para los militantes de ambos partidos debe quedar claro que, la unidad es temporal y para un propósito. Principios, valores y proyectos de cada quien están seguramente fuera de la discusión, pasado el momento cada quien con su cada cual.

De que PRI y PAN le deben a los mexicanos una solicitud de perdón, indiscutiblemente están obligados y este es el momento de hacerlo. Los resultados del 2021 deberán ser el resurgimiento de la política honesta, que merecemos los mexicanos. Ambos partidos no dejan de ser instituciones con los mejores propósitos, nobles y con propuesta de nación. Han fallado sus militantes convertidos en gobierno que cayeron en la tentación y se corrompieron. También fallamos sus militantes que guardamos alcahueta actitud cuando fuimos testigos de las corruptelas.

Antes de partidos y gobiernos corruptos, hay sociedad corrupta que pare engendros que dañan y contaminan…Pero esa, esa es otra historia y pronto la atenderemos.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top