Juan Manuel Verdugo y la cultura Bacobampo

Bulmaro Pacheco Moreno, Recientes 1 comentario en Juan Manuel Verdugo y la cultura Bacobampo 800

El enclave geográfico donde se ubica Bacobampo nos indica que ha sido una comunidad privilegiada en recursos naturales. Pegada al Río Mayo sus tierras de labranza han sido siempre de las mejores y de la mayor calidad de la región junto con las de San Pedro y la colonia agrícola de Basconcobe.

A la población original de Bacobampo, que el historiador Francisco R. Almada registrara a mediados del siglo pasado como “Comisaría del municipio de Etchojoa, distrito judicial de Navojoa, comprende dos congregaciones (España y El Comparto), dos haciendas (de los Salido) y dos ranchos(el rodeo y basconcobe) de 2,263 habitantes”, con el tiempo se sumaron los migrantes de la sierra de Álamos, Navojoa, Sahuaripa, Quiriego y municipios vecinos, que de inmediato consiguieron trabajo en el campo, o instalaron comercios para mantener a sus familias. Con muchas facilidades consiguieron también solares baratos y préstamos de los vecinos y sus empleadores para edificar sus viviendas. Así se amplió y creció el pueblo.

Ante el despunte del desarrollo agrícola, no tardaron en llegar una horda de mecánicos, carroceros, talabarteros, herreros, vendedores de maquinaria agrícola, de ropa, abarroteros y otros que se sumaban a quienes llegaban a la pizca del algodón y no tardaron en asentarse en la comunidad. Así llegó Bacobampo a los 12 mil habitantes que registra en la actualidad.

El despunte de la agricultura y el espíritu de lucha de su gente influyeron en la formación de una incipiente clase media rural con políticos curtidos y  forjados en las luchas agrarias que no tardaron en construir su propia representación política para impulsar mayores beneficios para un pueblo que gracias a eso, nunca ha figurado en los indicadores de pobreza extrema.

Ese desarrollo también dio lugar a la aparición de jóvenes hijos y nietos de la generación del reparto agrario de 1938, formados en la dureza del trabajo tempranero, que no tardaron en salir a estudiar fuera la preparatoria y la educación superior aconsejados por sus propios padres.

Jóvenes forjados en el trabajo y en el ejemplo,a lo que nunca les fueron ajenas las desmañanadas para el manejo de la pala, el azadón, el machete, el arado, el tractor y los trabajos de riego y barbecho que desempeñaban en horas libres y en vacaciones.

Por eso en Bacobampo nunca se arraigó la cultura del “juniorismo”, y el mejoramiento social y económico de las familias se basó en la cultura del esfuerzo. Esa cultura y el ingenio de su gente para hacer dinero y generar riqueza, dio lugar a que se convirtiera en el centro regional de operaciones del comercio y el intercambio de bienes, desplazando la influencia económica y política que por muchos años tuviera San Pedro.

La incesante política agraria, el aporte de los migrantes,el peso de los liderazgos y la movilidad social,generaron pronto presidentes municipales y diputados locales. De ahí surgieron: Guillermo Ariyoshi, Francisco Mendívil, Juan Ceballos, María de Jesús Valenzuela, Tomás Ramírez, Víctor Borbón Pablos, Antonio Leyva, Manuel Rivera Zamudio Ovidio Pereyra, Horacio Valenzuela; Vecinos destacados como: Mariano Mexía, Rosario Millánez, José Cano, Rosario Jaime, Luis G. Rascón, Cruz Valenzuela, Jorge y Jesús Campoy, Ricardo Aguilera, Eleno Rochín, Ismael Cinco, Sergio Gracia, Doroteo Beal, Gildardo Grajeda, Salvador Valenzuela, Carlos Rochín, Jesús Tadeo Mendívil Austin, y quien trascendiendo generaciones y ha sido por años funcionario público federal y estatal, dirigente campesino y diputado federal descendiente de migrantes de Álamos: Juan Manuel Verdugo Rosas; el hijo de Ángel Verdugo, de El Maquipo, y Aurora Rosas Rivera de El Zapote, que llegaron a Bacobampo a buscar mejores condiciones para la siembra del algodón a finales de los cuarenta del siglo pasado.

Verdugo ha sido miembro destacado de la generación de jóvenes impulsados por el desarrollo agrícola de su pueblo, que tuvieron la oportunidad de salir a estudiar fuera.

No tardó en darse a conocer como presidente de la sociedad de alumnos de la Preparatoria de la Unison de Navojoa, en la última generación que la cursara en solo dos años. Terminada la preparatoria, Juan Manuel se orientó por las Ciencias Políticas, carrera que no brindaba la Universidad de Sonora, y buscó otros horizontes en la UNAM.

¿Qué motivó a Verdugo a viajar a la ciudad de México a estudiar Ciencias Políticas?  Me parece que en esa decisión se mezclaron dos importantes factores: Fortalecer una vocación política prematuramente fogueada en los ámbitos ejidal y estudiantil, y profundizar en el conocimiento de la política  como disciplina para consolidar su desarrollo personal y profesional.

Lo hizo también como muchos que definieron orientar sus estudios en la gran ciudad en un medio muy difícil y complicado como lo era el Distrito Federal, para cualquier estudiante foráneo solo y en un contexto de carencias materiales y penurias económicas. “Las distancias apartan las ciudades, las ciudades destruyen las costumbres”, sentenció José Alfredo Jiménez y no le faltó razón. Con padres en la pobreza y con muchos hijos, con un sistema de transporte muy deficiente, en la soledad y con el exiguo  plan de becas de aquellos años, sobrevivir y sobresalir en la gran ciudad en medio de carencias y penurias  era toda una hazaña.

Juan Manuel Verdugo terminó por imponerse, sobrevivir, estudiar y relacionarse en un medio difícil y sin padrinazgos. Estudió en la UNAM, en una época en que altos funcionarios públicos de la federación y empresarios de prestigio se daban su tiempo para enseñar en la Máxima Casa de Estudios.Todo un lujo para quienes aspiraban a combinar la teoría con la experiencia práctica, que por desgracia se ha ido perdiendo.

También enseñaban ahí los profesores de rango nacional, los de moda en las diversas ramas del conocimiento o los que tenían en el mercado de los libros, las obras del momento. Eran los años posteriores a 1968 y 1971, caracterizados por las movilizaciones, mucha politización y espíritu crítico. Tiempos de la guerrilla urbana y la politización de la vida universitaria.

El alumno de Karl Popper,su profesor Lian Karp,célebre y laureado matemático de origen polaco nacionalizado mexicano, lo recomendó para que trabajara en la naciente Secretaría de la Reforma Agraria con el oficial mayor Refugio Esparza Reyes. Eran las postrimerías de 1974.

Ahí Verdugo se aplica a trabajos de política sindical para la transición entre DAAC y SRA. Al poco tiempo, Esparza es promovido en el PRI como candidato al gobierno de Aguascalientes y llega en su lugar Héctor Hugo Olivares Ventura, a quien Juan Manuel había conocido como estudiante en la UNAM. Hace política, y Olivares lo introduce con el titular Augusto Gómez Villanueva. Al salir Olivares candidato al Senado, llega Eduardo Guerrero del Castillo, otro maestro de Verdugo. Gómez Villanueva llegaría a la Secretaría General del PRI en la sucesión presidencial y a coordinar a los diputados del PRI en la L legislatura donde Verdugo opera como su secretario auxiliar.

Al llegar Rodolfo González Guevara a sustituir a Gómez Villanueva en la coordinación legislativa, Verdugo se concentra en la CNC… y a empezar de nuevo. Trabajó con Oscar Ramírez, Víctor Cervera y Hernández Posadas.

No dejó nunca de voltear hacia Sonora, y con un grupo de jóvenes paisanos que trabajaban en el DF liderados por Leonel Argüelles, se dedicó a promover la candidatura de don Rodolfo Félix Valdés Secretario de Comunicaciones y Transportes para el gobierno de Sonora.

Trabajó en la campaña, y en el gobierno de Félix Valdés, Verdugo se ocupó tres años de los asuntos agrarios. Es electo diputado federal a la LIV Legislatura y ahí brilla como secretario de la Cámara. Ocupa la dirigencia de la CNC estatal en Sonora por poco tiempo. Fue en su paso como diputado donde trató a un numeroso grupo de políticos que después brillarían en sus estados y en la administración pública.

A partir de ahí creció políticamente. Además de Félix Valdés, colaboró con los gobernadores Rogelio Montemayor, Antonio Álvarez Lima, Manuel Cavazos, Arturo Montiel, Eduardo Bours y Enrique Peña Nieto.

Fue coordinador de giras del presidente Ernesto Zedillo y delegado del PRI en varias entidades.

A principios del 2012 y desde el suroeste mexicano, se trasladó a Sonora a coordinar la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto. Le fue bien.

A mediados del año pasado lo designan para un cargo en PEMEX y el pasado lunes, Verdugo fue nombrado Subsecretario de Desarrollo Rural de la Sagarpa. Como sonorense,Verdugo continúa la tradición que en su momento con ese rango y en ese sector realizaran sus paisanos Noé Palomares, Luis Robles Linares, Fernando González Villarreal y Julián Luzanilla Contreras. Más allá del significado y la explicación que algunos de sus detractores le han buscado a su nombramiento, lo cierto es que -para sorpresa e incredulidad de ellos mismos- el de Bacobampo se ubica actualmente como el sonorense de mayor jerarquía en el gabinete del presidente Enrique Peña Nieto.

El nombramiento es bueno para Sonora, para Bacobampo y bueno para Verdugo. Llegar a subsecretario del gabinete federal después de 40 años de “talacha” no es poca cosa; sobre todo porque viene de muy abajo, producto auténtico de la cultura del esfuerzo, sin padrinos,no lo impulsó ningún pariente, egresado de escuelas públicas, con altas y bajas políticas en un medio sumamente agresivo y competido, con una vasta experiencia, sin fama de negocios turbios hechos al amparo de los cargos, y con un buen ánimo para servirle a sus jefes: el presidente de la República y el secretario Enrique Martínez y Martínez. Es una buena distinción para quien desde muy joven se definió por el servicio público y se la ha ganado a pulso.

No sé qué edad tenga Verdugo actualmente, pero creo que sabrá aprovechar la oportunidad y también creo que sabrá ubicarse y poner todo lo que esté de su parte para responder a la confianza de sus superiores. Por lo pronto, acá en Sonora y en su pueblo, la legión de amigos que siempre han convivido,luchado,esperado,gozado y sufrido junto a él,están de plácemes…y no es para menos; una de cal.

bulmarop@gmail.com

1 Comment

  1. ROMAN ARGUELLES 13/10/2015 at 7:42 pm

    Hi, this is a comment.
    To delete a comment, just log in and view the post's comments. There you will have the option to edit or delete them.

Reply Cancel

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top