Entre lo justo, lo legal y lo inmoral

Oscar H. Paco Barrera, Recientes No hay comentarios en Entre lo justo, lo legal y lo inmoral 56

DE GUILLERMO PADRÉS ELÍAS:

La salida de la cárcel de Guillermo Padrés—que no su absolución, no sigan confundiendo—le vino a poner dinamismo a la política estatal y despertó a quienes cómodamente reclinados en sus mullidos sillones de oficina, veían pasar las horas y los días, sin aportar nada—casi siempre sucede—al acontecer político cotidiano en el estado. Los pendientes de Padrés y asociados con la justicia, deben ya de pasar del plan especulativo y del morbo social al ámbito de la justicia.

De mil maneras se ha demostrado que el sexenio de Guillermo Padrés fue catastrófico para el estado. Los nuevos ricos en Sonora aterrizaron en blandito y de ser profesionistas y pequeños empresarios algunos; escalaron a la posición de “pudientes” sin más esfuerzos que pertenecer al primer círculo que rodeo al gobernador 2009-2015.

Si analizamos el porque de la estancia de GPE en el reclusorio norte de la Cd. de México, encontramos que es debido al menor de sus delitos. El señor trataba de esconder los millones que desde entonces le acompañan y en tretas de la “ingeniería financiera” para blanquear el dinero que sin duda alguna no tiene un origen legal.

La razón principal de ese sucio sexenio solo la conocemos por sus consecuencias: Carreteras y caminos vecinales destrozados; escuelas en condiciones paupérrimas, centros de atención medica y hospitalaria en calidad de abandono; becas para estudiantes en niveles de pobreza sin entregarse, ISSSTESON desfalcado y un sin número más de daños, que indignan aun a los sonorenses.

Sonora, sus habitantes, no merecemos una burla como la que estamos viviendo. Si Padrés esta o no en la cárcel es su problema, el nuestro es que los dineros que hacen falta siguen con ellos, en sus millonarias propiedades y en el exclusivo nivel de vida que mantienen. Los extremos de la soga están tensos, una gran parte de la sociedad le jala a esa cuerda reclamando justicia y otro sector incrédulo a los señalamientos, simpatizantes y socios le jalan a la otra punta.

Imprudentes sin duda alguna las loas institucionales de dos instancias que están obligadas por las condiciones propias de su naturaleza, a mantenerse en condición neutral ante eventos que son de incumbencia social. El ayuntamiento de Hermosillo descansa en su presidenta municipal Célida López Cárdenas la representación en todos los espacios. Ella la presidenta, sin embargo, asume como personal tan delicada encomienda y le envía al imputado en un juicio trascendente por estar el patrimonio estatal en medio de este; además de su adhesión y defensa por la “persecución” dice, de que ha sido objeto.

Por otra parte, en igualdad de circunstancias, Ernesto Munro presidente del CDE del PAN, asume que todos los panistas pensaran como él y en los mismos términos se expresa. Ni ella, ni él conceden a sus representados la mínima oportunidad de ser y estar en cualquier otro caso u opinión contraria por elemental razonamiento, de que existe un daño en contra de la sociedad.

Los Padrés Dagnino, como cualquiera otra familia sonorense, merecen respeto; pero también deben atenerse al juicio severo cuando públicamente asumen actitudes triunfalistas, ante un caso de inmoralidad ya juzgado de parte de esa sociedad que, si ve y siente lo que la justicia ciega tarda en captar y sancionar; pero que, además, está sometida a la habilidad de los litigantes.

DE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR:

“El pueblo se cansa, ya basta de tanta pinche tranza”, dijo apenas el lunes 4 de febrero AMLO en su homilía mañanera y afiló cuchillo en contra del expresidente Felipe Calderón, de quien dijo en una clara muestra de conflictos de intereses; se había convertido en 2016 en parte de un consejo administrativo de una gran empresa de nivel mundial—no es la CFE—relacionada con la industria energética.  En tres patadas, el acusado trato de aclarar el asunto y coronó su actuación con un reto para el presidente de la república, a debatir sobre el particular y aun más, sobre su modus vivendi a partir de que, sin empresas ni ejercicio de su profesión AMLO logró sobrevivir y muy bien, en los últimos quince años.

La indisciplina con que se maneja la cosa pública está haciendo lamentablemente cultura. Lo que alguna vez fue el eje central de fondos y formas de hacer gobierno, al menos en los protocolos que imponían lo oficial en cualquiera de los múltiples asuntos que tienen que ver con los órdenes de gobierno—municipal, estatal y federal—fueron rotos, a partir de la llegada de Vicente Fox a la presidencia de la república; pero elevados al cubo con la llegada de la 4T lopezobradorista.

Hoy, ya no se cuando me inspira ternura Andrés Manuel López Obrador en su versión de la Madre Teresa de Calcuta y su convocatoria a elevar la moral de los mexicanos; o coraje en su papel protagónico y parloteado de Maduro o del mismo Trump. AMLO es muy recurrente en el uso de democracia y honestidad. Lo único discordante en sus afirmaciones es que las definiciones de tan importantes palabras son suyas y parten de aforismas nacidos en sus apreciaciones y no a definiciones preestablecidas; que luego son asignadas a quien mejor le ofrezca entrega, tolerancia y admiración.  Quienes difieran de ello, son ubicados por el mismo en el conservadurismo, la mafia, los fifís y desde luego los corruptos.

Los litigios de banqueta—en este caso, de rueda de prensa—están encaminados al difama que algo queda y de allí al resentimiento y odio social, ni siquiera hay un paso, ya estás en el caso. Nos urge que la tan combatida fiscalía de la nación que apenas, luego de cuatro años de conflicto legislativo, está estrenando fiscal—carnal, además, que era el centro del debate—fije posiciones y si hay que enjuiciar no le corresponde al presidente ordenarlo; si denunciarlo y en esa supuesta independencia de la institución dirá a quién, porque y como se le dará curso a tal imputación.

Ante cuestionamientos por la compra de 671 pipas para acarreo de combustible sin previa licitación, López Obrador fue claro en el derecho que dice tener para hacerlo, partiendo de que, dicho por el mismo; su conducta personal al tener conciencia de ser virtualmente honesto; no requiere de cumplidos legales para realizar su santa voluntad. La compra fue tan mala, que aun y cuando mandó a tres secretarios de estado a USA para comprarlas; resultó que lo adquirido no cumplen la norma de seguridad en el tipo de llanta que carga tan delicada requiere. La solución rápida fue modificar la norma mediante decreto hecho a la medida de las nuevas pipas.

Igual sucedió con la propuesta de una terna de damas para ocupar el cargo de ministra, en la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Yasmin Esquivel Mossa, es nada más esposa del constructor consentido del presidente y actor intelectual de la cancelación del NAIM José María Riobóo. Otra lo es Loretta Ortiz Ahlf, esposa de Agustin Ortiz Pinchetti; ambos del circulo de amigos personales, no tan solo colaboradores de AMLO y una tercera lo es Celia Maya García, de igual circunstancia en cuanto a la cercanía personal con el presidente. En los anteriores casos, independientemente de que sean legales o no, igual que le respondió a Felipe Calderón, moralmente no están justificados.

 

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top