Elecciones sui generis

Oscar H. Paco Barrera, Recientes No hay comentarios en Elecciones sui generis 18

El nublado que anuncia la próxima tormenta, está entre el rojo y naranja, si seguimos el semáforo que en la nueva normalidad anuncia lo normal, lo riesgoso, el peligro y lo grave. Me  refiero al temporal electoral que inicio hace un par de semanas y que concluirá en el verano del 2021 con los nuevos electos que irán desde la gubernatura, pasando por las diputaciones federales y locales y continuando con los gobiernos municipales sonorenses.

Lamentablemente, los modos, las formas que la  nueva normalidad y los malos ejemplos que tanto el presidente de México como su partido generan para hacer de la política lo contrario a su significado, permean ya en una sección grande de la sociedad mexicana en donde “la lealtad a ciegas” pasa sobre cualquier razonamiento y si no hay coincidencias con ellos, la ofensa, descalificación, la intimidación y ahora hasta el cumplimiento de esa amenaza se cumplen, aplicando violencia si es necesario hacerlo.

Es respetable y por eso la democracia se implantó como sistema de gobierno no solo en México, sino en la mayor parte del mundo, que cada persona escoja lo que mejor le acomode en su ideología política, social y religiosa. Las decisiones personales son derechos universales y como tal debemos aceptar y dignificar. Con esto una vez más quiero dejar claro que mis críticas hacia una forma de gobierno con la cual me resulta imposible ser coincidente, no incluye a quienes han entregado su fe obsesionada a tal proyecto.

Es increíble la andanada de ofensas y descalificaciones que llueven cada vez que es señalado otro error en el gobierno actual. Amistades de muchos años, conocidos y hasta familiares; se engallan cuando mal hablamos de su mesías y su némesis no tiene más argumento que descalificarte, porque argumentos razonables no hay.

Regresando al tema, se avecina una campaña electoral sui generis, sin antecedente, sin historia. Las reglas escritas para enmarcar las acciones electorales en igualdad de circunstancias, no están ad hoc con la nueva normalidad. Las redes sociales que vuelan por los aires y aterrizan en donde se les invoca, son ahora el principal medio de comunicación entre los individuos del universo y las leyes aun no contemplan ni dan tiempos para sus manejos.

Las convocatorias en mítines en esquinas y plazas públicas quedan en el pasado por lo menos en esta ocasión. Las visitas domiciliarias, si se es respetuoso de las reglas sanitarias existentes, también deben quedar fuera del proyecto publicitario de partidos y candidatos. Prensa escrita, radio y televisión si están reglamentadas y  sobre ellas se califican campañas fuera de tiempo o campañas negras que tanto disfrutan los mercenarios al servicio de quien pague, para destruir prestigios con imputaciones ciertas o falsas.

El pragmatismo rampante es dueño de la ambición política, en donde la ideología ha dejado de ser forma y fondo del proyecto puesto a consideración del electorado. Ahora sí que él tiene más saliva traga mas pinole y quien esté más cerca de ya sabes quién, le apunta un ad valorem a su candidatura, como es el caso del destapado al mejor estilo priista que ahora tanto rechazan, Alfonso Durazo Montaño.

Andrés Manuel López Obrador no es cierto sea un demócrata, sus hechos lo describen tal cual como un gobernante intolerante e impositor de sus deseos. Igual que ha hecho del Congreso de la Unión un conjunto de serviles—les decían borregos en la época de los conservadores y corruptos neoliberales—actores de sus libretos e igual con los más respetable que teníamos, los magistrados de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), pretende ahora convertir las gubernaturas en territorios administrados por señores feudales que cumplan sin chistar, todos y cada uno de sus caprichos.

La oposición navega en aguas claras y transparentes que reflejan un mar de tranquilidad, contrario al turbulento remolino que dentro del partido del presidente revuelve las aguas en la disputa de tribus pintadas de guerra en la lucha interna por el poder partidista.

Al príncipio anoté que se anuncia tormenta electoral y lo sostengo. La agresividad de los ex priistas y ex panistas ahora puritanos liberales sin pecado concebido, sumados a los ex perredistas ahora Morenas blandirán sus espadas para destruir los vestigios de los institutos políticos que les dieron poder y en donde muchos de ellos fincaron la seguridad económica, que ahora presumen como logros de sus trabajos personales.

Vamos a aprender mucho de lo que viene, particularmente del temple, valores y sin valores de los actores políticos que nos ofrecerán cambios aunque todo sea para seguir igual o peor y sobre todo, para trazar condiciones que regresen a la política como el hijo prodigo; cargada de experiencias favorables al futuro de los municipios, los estados y la Nación.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top