¿Elección de estado?… y lo que sigue

Bulmaro Pacheco Moreno, Recientes No hay comentarios en ¿Elección de estado?… y lo que sigue 57

Desde que llegaron al poder federal en el 2000 los panistas se quedaron acostumbrados a la estrategia de “hacer lo que se tuviera que hacer, y al precio que  fuera” para  ganar una elección. Les ha dado resultados.

Lejos están ya los tiempos de la civilidad, el orden y el respeto a las leyes que predicaran sus fundadores… Por ahora todo eso es pura historia. El pragmatismo de la nueva era al parecer… les llegó para quedarse.

Tanto su nueva cultura política -una rara mezcla de tradición y modernidad- y un nuevo tipo de militancia que combina el interés privado con la política-  han empujado al PAN a olvidar principios, a buscar el poder, hacer alianzas sin rubor alguno y a diversificar el reclutamiento político.

Atrás quedó también el debate ideológico que identificara al PAN hasta finales de los 90 del siglo pasado -tiempos de Carlos Castillo Peraza-, Empezaron gradualmente y les fue bien en la época de las llamadas concertacesiones, cuando para darles gusto y evitarse tensiones políticas el gobierno federal -ante la ausencia de tribunales electorales- quitaba gobernadores y presidentes municipales en ejercicio casi siempre por presiones de los panistas, en ocasiones chantajeando con sus apoyos a las reformas, alegando irregularidades o advirtiendo antipatías y malas relaciones entre la clase política del PRI. En ese desaseado reparto de posiciones avanzaron y se acostumbraron.

Ignoraron desde el principio; que “Oposición que se deja corromper”, siempre “Cae por debajo del nivel de los acontecimientos”(Churchill) termina por  negarse a si misma, y se devalúa sin remedio.

La remoción de gobernadores en Baja California, Estado de México, Michoacán y la caída de Ramón Aguirre en Guanajuato (1991) vía concesión política, le abrió las puertas al PAN para una larga permanencia en el poder. Por esas fechas, el gobierno federal también cedió San Luis Potosí con Fausto Zapata y volvió con la misma receta para el PRD en Michoacán con el electo Eduardo Villaseñor Peña.

La crisis económicas sumada a las tensiones políticas de esos años, el asesinato de Luis Donaldo Colosio y la rebelión Chiapaneca aceleraron el desgaste del PRI y el agotamiento del modelo político que funcionó por décadas. Todo eso allanó el camino por donde transitaría la victoria de Vicente Fox en julio del 2000.

Y así les llegó la oportunidad de ejercer el poder y la posibilidad de repetir -ya en el poder-los vicios que tanto criticaron olvidándose de los cambios que prometieron. El fenómeno se repitió en lo local. A sonora le tocó en el 2009.

“En el Sur de Sonora teníamos que poner un muro de contención, ante lo que nos estaba pasando en Cajeme”; dijo un alto funcionario estatal en el proceso electoral del 2012, cuando el Valle del Yaqui a través del voto les estaban cobrando todas las humillaciones sufridas en lo político-vía paliza electoral- por la construcción del acueducto Independencia.

Tres años antes (en 2009) el PAN había ganado en Cajeme la presidencia municipal y dos de las cuatro diputaciones locales.

En la elección del 2012 el PRI ganó toda la fórmula, incluyendo la elección presidencial y la de senadores.También ganó en Bácum y San Ignacio.

Ese “muro de contención” contemplaba la utilización de las policías estatales para perseguir y detener dirigentes, ahuyentar y espantar a votantes del PRI el día de la elección. También comprar todas las credenciales de elector que se pudiera, alquilar dirigentes políticos de otros partidos y tomar por asalto los consejos distritales y municipales electorales, para, en su caso -y de ser necesario- entrar sigilosamente a horas de la madrugada para abrir los paquetes electorales y darse a la tarea de anular votos en contra del PAN cruzando dos veces la misma boleta. El caso del distrital XIII de Guaymas fue de antología: Entraron de madrugada por los ductos del aire acondicionado y bajaron la votación del candidato a diputado local del PRI, de ¡1200 a 40 votos de diferencia! cuando la constancia de mayoría decía otra cosa. Querían anular la elección o revertir resultados. El riesgo pues,de dejar en sus manos el control de los órganos electorales.

¿Qué tan diferente es ahora el panorama electoral comparado con 2012?

No mucho. Ahora la elección la hará un nuevo Instituto Estatal Electoral, rediseñado por el INE a partir de octubre del 2014 y donde 4 de 7 consejeros electorales guardan identidad con el PAN y el gobierno estatal.

Ahora se instalarán 3443 casillas y 20 especiales, con 18 mil funcionarios,200 supervisores,720 consejeros distritales y municipales,así como 800 en labores de capacitación.

Ahora la elección despierta más interés que en 2012, porque está en juego el gobierno estatal. Aún así,los acontecimientos de los últimos meses les han bajado mucho los humos. Las cosas no les están saliendo como las previeron con un candidato de “unidad” negociado desde noviembre del 2012 y en campaña permanente, de esa fecha hasta ahora. No calcularon bien la gravedad y el número de problemas a enfrentar a finales del sexenio. Se dejaron llevar por un exacerbado triunfalismo y la soberbia de los recursos públicos.Calcularon mal la capacidad del PRI para reagruparse.

¿Y que les está pesando más?

Les pesan una enormidad las denuncias de corrupción de funcionarios probadas,-sin inventos ni arreglos-. Hacía muchos años que en Sonora-desde Cesáreo G. Soriano (1917-1918)- no se acusaba directamente de corrupción a un gobernador en funciones con pruebas,pelos y señales y menos en tiempos electorales. Eso les ha impactado en los sondeos cuando ya cantaban victoria anticipada. No contaban con el desgaste provocado por los escándalos y han tenido que enfrentar nuevas realidades donde ha sido muy poco eficaz su defensa, ante la contundencia-y la frecuencia- de las denuncias, cifras, fotos, multas,testimonios y pruebas de la corrupción del gobierno. Ya no les da el estar a cada rato escudándose bajo el pretexto de los tiempos políticos. La preocupación en serio les llegó por varias razones.

¿Cómo cuales?

Las cuentas alegres que manejaban anteriormente ya no les dan en las encuestas porque ahora, además de estar el PAN en segundo lugar en la elección de gobernador, perdieron la amplia ventaja que llevaban en marzo. Por eso les ha entrado la desesperación y están actuando sin escrúpulos en todos los frentes: Guerra sucia contra la candidata del PRI a través de grabaciones ilegales de llamadas telefónicas,, forzar la percepción de que controlan al PRD, difundir el alquiler de un candidato a gobernador que golpea a Claudia Pavlovich, llevar a la práctica los cálculos realizados desde las dependencias oficiales involucradas en el proceso, para llevar control del inventario electoral para detectar potenciales electores de cada uno de los partidos políticos y actuar en consecuencia: ¿Como? con el reparto de despensas con los censos hechos por la Sedeson, favores oficiales, presiones compra de credenciales,propaganda oficial de presuntos logros de gobierno etc. Todo igual que en anteriores procesos,nada más que ahora con una mayor intensidad, porque cuentan con los recursos del gobierno.

¿Para el llamado día “D”?

Todo hacia ese día, sabiendo que en una elección cerrada en las encuestas, lo que habrá de contar finalmente, será la eficaz movilización de la gente para llevarla a votar a las casillas.

Les ha funcionado tener un representante de partido en cada una de las casillas con copia de la lista de electores (750) con todo y foto, para que pueda reportar hacia las 2 de la tarde el flujo de votantes esperado-para su partido- y se informe de los resultados de las encuestas de salida (o boca de urna), para empezar a operar el mecanismo de la movilización, ir a buscar a los que todavía no han votado para llevarlos a las casillas antes de que se cierren. Así le hicieron en Baja California en la última elección y les funcionó.

Tienen muy presente lo sucedido en otras entidades donde al PRI le falló la movilización. Principalmente en los Estados gobernados por el PAN y donde  días antes de la elección logran comprar dirigentes,estructuras y voluntades vía la erogación de abultadas cantidades de dinero hasta debilitar las estructuras partidarias opositoras. Ya lo hicieron con el PRD con la complicidad de su auto-denominado dirigente estatal. Con el PRI no pudieron hacerlo en seis años, a pesar del transfuguismo,el doble juego, las veleidades y los traspasos vergonzantes de algunos.

¿Puede irse al TEPJF la elección de Sonora como lo han vaticinado el dirigente nacional del PRI y algunos senadores del PAN?

No sería novedad. Los resultados de los procesos de 2003 y 2009 para gobernador de Sonora se fueron al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y allá se resolvieron. En esta ocasión y si al final,la diferencia obtenida entre el primero y el segundo lugar es menor al 5% seguramente se se darán impugnaciones. Por eso es importante que no se descuide nada. En una impugnación el PAN lleva las de perder en lo relativo a “violaciones graves,dolosas y determinantes” en tres cuestiones principales:a) Los excesos en gastos de una campaña que va para tres años, b)La cobertura informativa (compra o adquisición) en tiempos de radio y televisión (sobre todo en los oficiales) fuera de los supuestos previstos en la ley.  Y c) La utilización de recursos públicos en las campañas que ahora ha sido más descarada que nunca.

Nuevas disposiciones constitucionales y leyes reglamentarias relativas al litigio de los procesos electorales aprobadas en la reforma política de 2014 se pondrán a prueba en ésta elección. Por eso, ya no basta sentir que se  gana una elección con las campañas. Para ganar,ahora también será clave el llamado día “D”. En esta ocasión, el grupo en el poder con toda la sarta de privilegios,complicidades y negocios hechos al amparo del poder no se quiere ir, y hará todo lo  posible -dentro o fuera de la ley- y con toda la  Fuerza del Estado, para tratar de ganar como sea, y quedarse 6 años más. Una realidad cruda, una verdad compleja difícil de aceptar o creer sí,…pero con muchas evidencias en los turbulentos tiempos políticos que vivimos como para creernos el discurso y la ingenua declaración oficial de que en Sonora en materia electoral “no hay focos rojos”. ¿Será?.

bulmarop@gmail.com

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top