El voto útil y la rifa del tigre

Oscar H. Paco Barrera, Recientes No hay comentarios en El voto útil y la rifa del tigre 34

Lo más sonado en este segundo mes de campaña presidencial es sin duda alguna el llamado VOTO UTIL, que no es otra cosa que la unificación del voto entre la segunda y demás fuerzas electorales; buscando que no sea necesariamente quien encabeza las preferencias del electorado el ganador de las elecciones en competencia. Igual de riesgoso es esta estrategia que la segunda vuelta utilizada en otros países en su sistema electoral. Total, se trata de hacer perder y no de hacer ganar, riesgo grande de la democracia.

El escenario, nuestro escenario nacional actualmente esta sumamente complicado. Las diferencias entre los candidatos, en su mayor parte ni siquiera son de proyectos o programas de gobierno; son personales e institucionales habitualmente relacionados con actos inmorales, de los que se acusan unos a otros. Las estrategias de campaña están cerradas, se bloquearon inteligencias y todos operan en la búsqueda de defectos del contrario para con esa base obtener más votos. La clásica competencia de los buenos y los malos.

Dos elementos son determinantes en esta complicada situación. Las principales razones de los promotores del voto útil son dos: el temor de que Andrés Manuel López Obrador con sus confusiones mentales, sea presidente de la república y el odio enfermizo hacia el PRI que construyeron el PAN, Morena y los medios de comunicación por conducto de sus analistas políticos. El PRD ni lo incluyo, son ahora las tripas del PAN por lo tanto están integrados en ese ser.

Las opiniones variadas parecen coincidir cuando aseguran que el peor presidente para México seria AMLO y el mejor José Antonio Meade. De Ricardo Anaya solo se reconoce su habilidad como orador, su indiscutible inteligencia y su perversidad para hacer sus mejores arma la traición a quienes lo proyectaron (Garrido, ex gobernador de Querétaro; Calderón ex presidente de la república y Madero, ex presidente del PAN) y el cinismo para enfrentar los actos comprobados de corrupción en su contra. Pasearnos en la disyuntiva de escoger entre el peor, el malo o el menos malo nos tiene encerrados en la insatisfacción que se convierte en inquina. Ni el miedo al Peje, o el coraje al PRI menos la desconfianza que inspira Anaya; merecen hacer del futuro de México un dilema.

Del voto útil yo puedo asegurar que aplicarlo conllevaría los efectos de la compra de la rifa del tigre. Si ganamos ¿que ganamos? si mi voto lo aplique solamente para que otro no ganara ¿Ese sería mi premio? Y si perdemos ¿Qué perdemos?, a lo mejor la fortaleza institucional en la que creo, quizás la oportunidad de conservar legisladores que garanticen las propuestas que me convencieron y lo peor, hacer de mi derecho a votar, un elemento desperdiciado que ni siquiera me deja la satisfacción de cumplir la convicción de hacerlo.

Pero veamos como se aplicaría el voto útil. Si fuera del PRI hacia otros, un gran porcentaje iría con AMLO, por dos elementales razones. La primera: Ricardo Anaya y el PAN-PRD no solo acusan de corruptos a la cúpula priista, ellos cuando acusan de corruptos lo dirigen hacia todo el priismo, lo que mantiene tiernita la costra de la herida y no se olvida. La segunda, es que en esa pesca de hombres y mujeres que el mesías ha emprendido con público éxito, no ha calificado con contundencia al priismo como si lo hace con las cúpulas y gobiernos tricolores.

Si ese voto fuese del PAN a otros, lo que queda del PRD con todo y sus fobias hacia AMLO haya caerían, las cúpulas del PAN guardan para Pepe Meade una reconocida trayectoria en la administración pública y reconocen la personal honestidad del candidato del PRI. La militancia panista creo que en su mayoría conservan el dogma que les dio raíces y no abandonarían el barco. Las ratas que vieron que la nave hacia agua ya emigraron y están con ya sabes quien.

Mi opinión sobre AMLO no es nueva—es contra el mesías amigos morenistas que luego se ofenden, es en contra de él no de ustedes; que están en su derecho de defenderlo, pero sin ofensas, sin agravios y respetando como lo hacemos para con ustedes—es inadmisible en un demócrata hacer equipo con la intolerancia, con el auto engaño de prometer y luego no cumplir culpando a otros por ello. Imposible pensar en un gobierno a base decretos y no de puntos de acuerdos y leyes desde el poder legislativo. También inaceptable es coincidir con los juicios sumarios que determinan decencias y absurdo sería apoyar a quien promueve el regreso de los sistemas económicos estatistas de la época de Echeverría, que hoy cincuenta años después, aun estamos pagando las consecuencias de vivir del subsidio gubernamental, como arma populista de gobiernos paternalistas y conquistadores de voluntades. Pero sobre todo se difiere del razonamiento pejeniano de que en México nada sirve ni funciona, todo va a la revisión partiendo de cero.

Concluyo, el voto útil es el que tú decides, el que emites sin manipuleos, con enorme decisión que evite mañana tu arrepentimiento. Los minutos de soledad en el modulo en que señalas a quien dar tu voto no tendrán reversa ni modificación, es tu inversión para el futuro de los tuyos, los míos; los de todos.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top