El narco no anda en bicicleta

Recientes No hay comentarios en El narco no anda en bicicleta 228

De entre las notas que se divulgaron en los días posteriores a la captura de Joaquín Guzmán Loera, (mejor conocido como “El Chapo”), me llamó la atención una que apareció el jueves 27 de febrero en El Universal: “Valen 43 autos decomisados al ‘Chapo’ 21 millones de pesos: PGR”.

Cuando leí el tipo de automóviles que usaba el narcotraficante más popular de México, no pude evitar recordar a un conocido que días atrás me había preguntado “¿Qué sentiste cuando cambiaste tu camioneta por una más pequeña?”, deslizando la idea de que el estado de ánimo de las personas y el tamaño del automóvil que conducimos tienen una relación de dependencia.

Me detuve a pensar en el tipo de automóviles que alguna vez aspiré tener, y a los que he escuchado que aspiran familiares, amigos y conocidos. Y viendo la lista de los autos decomisados al Chapo, quise darle continuidad al ejercicio de reflexión:

Entrevisté a 20 niños, escogidos al azar, de entre 11 y 16 años (12 niños y 8 niñas) la mayoría de comunidades rurales, y con la lista de los automóviles que la PGR publicó, les hice una pregunta: “¿Qué automóvil te gustaría tener cuando seas grande y por qué?”; a la lista de vehículos del líder del Cártel de Sinaloa le agregué los automóviles de personalidades que considero exitosas: Mark Zuckerberg (el joven que inventó Facebook) conduce un Acura o Sergey Bin (de los creadores de Google), que conduce un Toyota Prius híbrido, etc. Les mostré las imágenes y esto es lo que encontré:

– El Nissan GTR, un deportivo con un precio estimado en los 3 millones de pesos, fue el que más niños escogieron como su auto ideal.
– De los 11 diferentes carros que les mostré, solo 4 (niñas en todos los casos) eligieron el Toyota Prius, un auto ecológico y que es considerado en los Estados Unidos como “clasemediero”.
– Después del Nissan GTR, fue el Mercedes McLaren (con valor de 4 millones de pesos) el que más votos obtuvo, y después el Mercedes Benz CLA (que está valuado en 700 mil pesos).

De entre los comentarios que me parecieron más curiosos quizás por diferenciarse de los demás fueron el de Dalia de 14 años que dijo muy seria mientras esperaba el camión para llegar a la escuela al elegir el Toyota Prius: “pues es que yo no necesito más” y el de Teresita de 13 años al elegir el mismo automóvil y mientras le mostraba los carros lujosos de ‘El Chapo’ me dijo: “ay no, están muy así, que vergüenza, yo prefiero el chiquito”.

Las demás respuestas y justificaciones fueron múltiples: uno de los niños, Rosario de 14 años que iba acompañado de sus amigos, me dijo que quería el Mercedes Benz SLS AMG “para tirar barra en ‘el conti’” mientras sus amigos asentían y se reían por el comentario. O por ejemplo José de 15 años dijo: “está perrón para pasear a la morrita”. La mayoría utilizaron adjetivos calificativos al describir los carros como ‘chilo’, ‘suave’, o frases como “llama más la atención”, “está más elegante”. Otros fueron más específicos, por ejemplo Manuel de 16 años al elegir el Nissan GTR: “me gusta el techo y los rines” o Yoel de 15 años al elegir el Mercedes Benz McLaren dijo: “este porque se ve más rápido”.

El problema no se limita a la ambición material que como sociedad y como individuos hemos creado para que el modelo de vida de un narcotraficante sea lo suficientemente atractivo para ser imitado. El problema es, también, el modelo de desarrollo que decidimos tener como país.

Según el Informe sobre Desarrollo Humano 2013 del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) Noruega, Dinamarca y Australia están ente los países que lideran la clasificación entre 187 países, ¿qué tienen estos países en común?: Las tendencias en la disminución de pasajeros y recorridos en carros privados (OCDE, 1990-2010).

Llama la atención que mientras 3 de cada 4 mexicanos no utilizan un automóvil propio para transportarse, sean 7 de cada 10 pesos del presupuesto nacional dedicado al transporte urbano los que se destinen para atender a vehículos particulares, y solo 2 de cada 10 pesos a la modernización y mejora de los Sistemas de Transporte Público.

En estados como Sonora, mucha de la gente capaz de mantener, y comprar un automóvil pasamos mucho tiempo discutiendo si debíamos o no pagar tenencia. Ojalá en vez de tener políticos peleando contra eso, tuviéramos políticos preocupados por el uso correcto del recurso público, por construir ciudades incluyentes, por poner el ejemplo.

México ocupa el cuarto lugar entre los 10 principales países con mayor número de vehículos, con 273 por cada 1000 habitantes. En mi humilde opinión a diferencia quizás de lo que hubiera dicho hace unos años, ya no creo que la cantidad de automóviles en un lugar sea necesariamente equivalente a su nivel de desarrollo; lo que pretendo resaltar es que debemos prestar más atención a esta cultura que quizás podamos estar promoviendo sin pensar en factores como el cuidado del medio ambiente, y en lo preocupante que es para nuestro país que los jóvenes vean como ejemplo de éxito algo tan superficial que no tiene nada que ver con su desarrollo personal.

Twitter: @JocelynElizondo


jocelynelizondo@me.com

Author

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top