El IMSS, abre el telón de los conflictos de la 4T

Oscar H. Paco Barrera, Recientes No hay comentarios en El IMSS, abre el telón de los conflictos de la 4T 34

EL IMSS, ABRE EL TELÓN DE LOS CONFLICTOS DE LA 4T

Cuando todo parecía marchar al ritmo que impone el Presidente López Obrador desde sus aún vigentes conferencias mañaneras, le truena “el trique” en la mano con la renuncia de German Martinez a la Dirección General del IMSS (instituto Mexicano del Seguro Social), por razones muy claras que no deja a la imaginación; la plasma completita en su carta-renuncia. Sobre ella comentaré en este despacho.

Antes, déjeme decirle que German Martinez Cazares, es un viejo conocido en Sonora, al menos en quienes se dicen ser panistas “de aquellos”. Entre 1991 y 1996, fue el enlace del CEN del PAN y el CDE de Sonora del mismo partido. Innumerables ocasiones condujo ruedas de prensa con mensajes de la dirección nacional al panismo de Sonora.

Martinez, sin duda alguna, es una mescla de instruido de la escuela de Carlos Castillo Peraza y político arrojado, reproducción del jefe Diego (Diego Fernandez de Cevallos). El ex director del IMSS es Michoacano de origen, quizás lo único que lo iguala a Felipe Calderón que fue su jefe y nunca su mentor. A Calderón no hay mucho que copiar, salvo el gusto por el chupe; su afición al líquido ámbar, el tequila y el buen whisky.

Para quienes conocimos a Germán Martínez, no quedo claro su muy extraño cambio de mentalidad, que no de ideología. La primera es acomodaticia, circunstancial y oportunista; la segunda es valor difícil de echar al bote de la basura. Así loentendimos, cuando el año 2018 lo vimos aparecer en la lista de plurinominales al senado de la república, en el movimiento de regeneración nacional (MORENA) y posteriormente allá por octubre, ya siendo presidente electo Andrés Manuel López Obrador lo anuncia para la conducción del mounstro conocido como IMSS, a partir del primero de diciembre del 2018.

Quizás sea la creación del IMSS la más acertada de las instituciones que en su momento tuvieron los gobiernos priistas. La salud y seguridad social deben ser un objetivo de vida en las sociedades organizadas. La necia austeridad republicana no debe orientarse a los servicios prioritarios que están encaminados al beneficio de las personas, sin importar condiciones sociales. En el cuerpo del escrito de Martinez Cazares con el que renunció a su alto cargo, queda claro al respecto cuando expresa, en referencia a los recortes presupuestales que la Secretaria de Hacienda le hace al IMSS: “Ahorrar y controlar en exceso el gasto en salud, es inhumano”.

No crea que el IMSS es un problema aislado. En este momento todo el tejido federal que cubre la parte asistencial en salud pública, carece de un proyecto que aterrice en el plazo inmediato soluciones al gran problema. ISSSTE, hospitales de especialidades y servicios médicos rurales no están siquiera en el nivel de las administraciones tan criticadas como las gobernantes hasta 2018. Hace unos cuantos días, los servicios del ISSSTE en Hermosillo, de plano cerraron sus puertas por carecer de agua en sus instalaciones. Nadie supo, porque nadie dijo que ocasionó la ausencia del vital líquido y como se solucionó.

El contenido de la carta-renuncia de German Martinez dice mucho más que lo contenido en las cuartillas que ocupó como espacio. Nos avisa de un gobierno totalitario que centraliza el poder político en una persona: el presidente y la acción económico en una dependencia: la Secretaria de Hacienda. También indica que el marco legal que rige los manejos administrativos de los recursos federales, son violentados sin más trámite ante el silencio cómplice de un gabinete a modo y un poder legislativo dependiente, mucho más que el tan criticado y odiado “borreguísmo” priista.

Los recursos económicos del IMSS vale la pena recordarlo, tienen un origen tripartito: gobierno, empresa, trabajador y su manejo está sujeto por ley al gobierno interno del propio seguro y no de la secretaria de hacienda. En el IMSS, la única injerencia de hacienda debiera ser pagar lo que al gobierno le corresponde igual que patrones y trabajadores lo hacen.

El ex director general del IMSS Martinez Cázares, con respecto a lo anterior, señala y textualmente lo transcribo: “Quiero decir lo más claro que puedo y debo: algunos funcionarios de la Secretaría de Hacienda tienen una injerencia perniciosa en el IMSS y ponen en riesgo la vocación igualitaria, de justicia y, concretamente, de prestación de servicios de salud que tiene el Seguro Social

La cuarta transformación no son cambios burocráticos, sino revolución cultural”, dice el mismo renunciante en otro renglón de su misiva, lo que significa que los seguidores y colaboradores de AMLO; no todos están en la frecuencia.

Como siempre, el presidente López Obrador desdeño el contenido del escrito y fue notoria su incomodidad en el trato que del asunto dio a la prensa la tarde del martes, fecha de la renuncia en el IMSS, tema que hoy atendemos. AMLO de entrada concedió el derecho que los servidores públicos tienen para retirarse de la encomienda en el momento que lo desee.

López Obrador no dejo ir la oportunidad para, como en aquel juego de la roña no quedarse con ella y acuso a Martinez Cázares de no resistir la presión y dejar claro que no está de acuerdo con lo allí escrito; lo que significa hay fisuras ya a la vista en el círculo de poder que rodea al presidente. Al andamiaje armado por el presidente con esto, le pega el primer temblor y esperemos a presenciar el tamaño de las réplicas.

Las finanzas nacionales con todo y aquel anunciado superávit como resultado del combate a la corrupción cuya recuperación se valoró por AMLO en 500 mil millones de pesos no dan para más y los programas asistencialistas a pesar del bombo y platillo con que son anunciados no cuajan. En este sentido no deja de ser preocupante que los programas de salud, protección a niños de madres trabajadoras y otros relacionados a la seguridad social, pasen a segundo término para privilegiar los compromisos de campaña que derraman apoyos económicos a sectores de la sociedad que en pocas palabras, significan votos para lo que se ofrezca.

Ciro Gómez Leyva, presentador de noticias de fama nacional, cerró con este comentario su programa noticioso del martes en la noche. La transcribo textualmente para no perder nada de la misma: “Algo muy grave está ocurriendo en los hospitales manejados por el gobierno. Millones de mexicanos han dejado de ser atendidos, o están muy mal atendidos. Por esta política de austeridad, renuncio hoy German Martinez al IMSS”.

López Obrador no quiere injerencias en su gobierno. Allí solo caben sus propuestas, sus promesas y sus órdenes. En ellas como en el padre nuestro hay que creer por fe y no por obras. Los pobres en fe,} estamos desde hace un año enlistados entre los fifís, conservadores y neoliberales. Esto, en serio ¿será la cuarta transformación?

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top