El fuero no es inmunidad, no impunidad

Oscar H. Paco Barrera, Recientes No hay comentarios en El fuero no es inmunidad, no impunidad 21

El tema del fuero constitucional a legisladores, miembros de los cabildos municipales y otros funcionarios incrustados en alguno de los tres poderes del estado o de la nación, ha regresado temporalmente a ocupar la agenda legislativa que supuestamente se ocupa de priorizar los diversos actos que ocurren en el quehacer político, particularmente en las áreas de gobierno. Debo empezar por el principio, verdad de Perogrullo infalible e infaltable en cualquier escrito.

 El espíritu del constituyente no vino de la nada, surgió en momentos álgidos de discusiones parlamentarias en las que, el poder ejecutivo particularmente; creaba a los rebeldes antecedentes que judicialmente constituían elementos suficientes para crearles juicios que temporalmente les ocasionaban ser detenidos en tanto el tema a discutir en la cámara legislativa correspondiente, se realizaba. Esto se daba con mayor intensidad en los finales del siglo XIX, cuando México vivía la dictadura Porfiriana.

Se entiende por Fuero Constitucional, a los privilegios y exenciones que se conceden a una provincia, una ciudad o a una persona. En el caso particular nuestro, se concibe al fuero como aquella prerrogativa que la constitución concede a algunos de los servidores públicos, que los exime de ser detenidos y presos. Fuero entonces es el término de uso coloquial o común y suele utilizarse como sinónimo de inmunidad parlamentaria. Este privilegio fue creado para mantener equilibrio entre los poderes del estado en los regímenes democráticos y salvaguardarlos de eventuales acusaciones sin fundamento. Ejemplo de esto último lo que sucede en Venezuela, cuando un presidente municipal es encarcelado por oponerse al gobierno de Nicolás Maduro, que hablando en plata significa ¡aguas, ahí viene el Peje!

Algunos estados de la república se han dado a la tarea de desaparecer el fuero a los servidores públicos, más como un acto populista que congracie a la sociedad con sus diputados, que como un acto bien pensado y necesario. No es posible ser iguales los gobernados que los gobernantes. Los primeros son libres de hacer, estar y ser conforme a sus intereses; incluyendo cuando se colocan al margen de las leyes y que deberán responder en todo por sus malos actos. Los segundos, los gobernantes están acotados por las leyes en sus actos y en su quehacer referido al cargo público que ostenten y en cada actividad que estos—los servidores públicos—realicen. En torno a esto gira la prerrogativa de la inmunidad como patente de corso que asegure que la actividad desarrollada no esté limitada o sometida por el poder político afectado.

Me llama la atención que mientras en los estados como ya dije es parte de las agendas legislativas, en las cámaras federales ni se mencionan y podrán los congresos locales hacer y deshacer en cuanto a sus leyes y constituciones, pero si la constitución general no es reformada al respecto, cualquier medida es inoperante y solo simulara que se dio atención a una inquietud ciudadana. No estoy de acuerdo en la desaparición de una coraza encaminada al bien, que garantiza el ejercicio libre de una comisión social que se obtuvo mediante el voto o bien, por el ejercicio de una actividad profesional como serían los miembros de los poderes judiciales de la federación y  de los estados. Ciertamente son muchos los bribones que por asares del destino han llegado a ocupar un cargo público de origen electoral y han hecho mal uso de su protección legal para el ejercicio de su encargo; pero no es el fuero constitucional el que falla; es la irresponsabilidad del ministerio público, representante de la sociedad ante actos en su contra, quienes no han procedido conforme a derecho y para evitarse trámites engorrosos y complicados prefieren la inacción que tiene nombre: impunidad.

También las mafias del poder—no la que señala el Peje—que operan en los congresos desde el propio de la unión hasta los estatales, se han convertido en poderosas barreras de protección que dan pie a la inconformidad y coraje social en contra del multicitado fuero constitucional y le menciono tres casos:

1.- El Dip. Federal Agustín Rodríguez Torres del PAN sujeto a juicio en Sonora por secuestro y tortura a una dama, acusada de robo en la casa de gobierno que ocupaba Guillermo Padrés y familia en el sexenio 2009-2015. Este delito lo cometió siendo el secretario particular del ex gobernador. A pesar de que en la cámara de diputados existe el expediente y la solicitud del juicio de procedencia correspondiente, el poder de su fracción parlamentaria evita su debida ejecución.

2.- En Sinaloa, la diputada local Lucero Guadalupe Sánchez más conocida como la chapo diputada, fue inhabilitada como legisladora en 2016 por las visitas conyugales con documentación falsa  que hacia al narcotraficante más famoso de México, no me consta que del mundo. De manera expedita y sin mayores tramites se le aplico el 33 (Era la expresión de mis años mozos aplicada a quienes eran corridos de algún lugar. La expresión tiene origen en los extranjeros non gratos que para ser echados de México se lea aplicaba el artículo 33 de la constitución, que señala cuando y porque deben ser expulsado del suelo patrio).

3.- En Veracruz, La diputada local Eva Cadena apenas en junio de este año, fue sometida a juicio de procedencia por su participación en las peje mochadas. Su juicio más que un delito por sus manejos internos entre su líder, el partido y quienes le daban el dinero; parece ser más un castigo a la ingenuidad o pendejismo, llámele como a usted le parezca mejor.

En los tres actos presentados solo se deja ver la inescrupulosa actitud de los congresos, antes que la razón jurídica aceptable.

Concluyo aceptando que es necesaria la reglamentación del concepto de inmunidad constitucional, desapareciendo el término de fuero; pero considero insensato borrar por completo un derecho ineludible para quienes, con oficio político sin simulaciones, ejerzan su desempeño en la función pública debidamente protegidos.

A sus órdenes en: oscarhpaco@hotmail.com; Twitter @PacoBarrera; igual en Facebook

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top