Dos evocaciones

Joaquín Robles Linares, Recientes No hay comentarios en Dos evocaciones 19

La verticalidad de su trayectoria y lo claro de su prosa enriquecen el relato, sus memorias son una lección de fidelidad y visión cosmopolita, razón de más en estos tiempos, donde la cultura ha quedado relegada a una chusca componenda entre fuerzas políticas. Jaime Torres Bodet (1902-1974) transita desde muy joven entre el México caótico de la asonada encabezada por Victoriano Huerta, hasta la edición de libros y formación de bibliotecas, colaborando muy de cerca con José Vasconcelos, ya en el México de la Revolución triunfante.
Personaje marcado por la poesía y convencido que la cultura no es un tema menor sino el alma de un país. Hoy he recordado especialmente a una figura central de nuestro pasado cultural, para evocar al funcionario patriota, decente, visionario y por si fuera poco, culto.
Don Jaime tenía muy claro su paso por el mundo de las instituciones, de sus memorias saltan personajes y escritores de la talla de Vasconcelos, Pellicer, Villaurrutia, Ortiz de Montellano y muchos más.

Su cercana relación con el Dr. Bernardo J. Gastélum, médico y funcionario ejemplar, preocupado por la cultura y la ciencia y fundador junto con Torres Bodet de Contemporáneos, la revista por la cual desfilarán plumas señeras, publicación que a fin de cuentas le daría el nombre a esa generación y marcaría una época.

Lo que me lleva a Torres Bodet es su sólida formación y su aguda visión del México que se debía construir, dividía con conocimiento aquel México sediento por la instrucción y aquel otro, que en un plano distinto reclamaba con estridencia espacio y atención para sus artistas.

De sus memorias tomo esta reflexión:
“nunca he creído que deba darse al pueblo una versión degradada y disminuida de la cultura. Una cosa es enseñarle, humildemente, cuáles son los instrumentos más esenciales y más modestos como el alfabeto. Y otra muy distinta, sería pretender mantenerlo en una minoría de edad frente a los tesoros de la bondad, la verdad y la belleza. Una actitud restrictiva de este dominio equivaldría a violar el artículo 27 de la Declaración adoptada por Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948.”(1)
Torres Bodet sería Secretario de Educación dos veces y Secretario de Relaciones Exteriores, Director General de la UNESCO y por sobre todas las cosas un poeta y escritor.

Valga su trayectoria y ejemplo para las nuevas autoridades culturales que llegan, asomarse al pasado evita que se digan barbaridades y se cometan errores.

Tlatelolco

El condenable crimen que se cometió en Tlatelolco el 2 de octubre de 1968, ha creado una industria del relato y la simulación, infinidad de personajes se han colgado ventajosamente de la tragedia. De la gente que me ha contado que estuvo presente, de aquellos que he leído sus experiencias como testigos, y otros que presumen haber estado con los estudiantes aquella noche fatal, llenarían fácilmente dos veces el Zócalo de la Ciudad de México; las cuentas no salen.

Echo de menos a Luis González de Alba, sus textos y su rebeldía juvenil que nunca disminuyó. Auténtico protagonista y nunca vividor de las tragedias de la patria, lo más seguro es que se hubiera burlado de aquellos predicadores de la moral política, que intentan lavan sus pecados quitando placas de bronce.
Dos evocaciones, dos personajes para entender los tiempos mexicanos, los dos decidieron morir de la misma manera. Se les extraña.

1.- Tiempo de arena, Jaime Torres Bodet. FCE. Colecc. Letras Mexicanas.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top