Desconocer la historia permite repetirla

Oscar H. Paco Barrera, Recientes No hay comentarios en Desconocer la historia permite repetirla 29

La intención presidencial de acabar con la autoridad electoral en México, ya no es secreto. Cada vez se profundiza más esta intención, aduciendo excesos presupuestales que sería imposible no reconocerlos y que en todo caso, debiera buscarse evitarlos antes que interrumpir un triunfo ciudadano logrado en batallas cívicas que dejaron en el camino historias de participación pacifica, para lograr cambios de éxito a las nuevas generaciones.

Hasta 1994, las elecciones federales y locales estuvieron en manos del mismo gobierno que a través de sus secretarias de gobernación en lo federal y de gobierno en las entidades, se encargaban de organizar, realizar, vigilar, contar y reconocer triunfos electorales que tradicionalmente eran increíbles, no por otro motivo que la asignación de resultados favorables hacia el rumbo que el horizonte oficial determinara.

En 1967 en Sonora y 1968 en la ciudad de México, las juventudes estudiosas de los centros formativos públicos en preparatorias y universidades se animaron a participar y sacar a las calles la inconformidad social nacida particularmente en las formas y modos de resolver cada tres y seis años la continuidad de los gobiernos municipales,estatales y federal.

Aquel nacimiento de las juventudes estudiosas en las causas cívicas es históricas y más cuando muy pocos de aquellos jóvenes reunían los requisitos constitucionales para obtener la categoría de ciudadanos, sobre todo, con derecho al voto.La primera consecuencia de esa insurrección juvenil, dejo huella por los encarcelados y golpeados en Sonora y por las muertes aun no precisas que en la capital de la república se dieron pocos días antes (2 de octubre) de las olimpiadas en México´68 y la reforma constitucional que a partir de 1970 concedió los derechos ciudadanos a los mayores de 18 años.

El punto de referencia histórico en materia electoral, como siempre lo da Sonora. En las elecciones de 1985 Adalberto “Pelón” Rosas por el PAN y Rodolfo Félix Valdés PRI, despertaron el interés general de los sonorenses en su competencia de ocupar la silla más importante de palacio de gobierno. La marcha por la democracia llamó Rosas López la caminata iniciada en estación Don, frontera con Sinaloa hasta San Luis Rio Colorado, frontera con baja California y Arizona en el vecino País., estrategia que le rindió efectivos números.

En unas elecciones discutidas, censuradas por la prensa internacional y no reconocidas por un sector importante de la sociedad sonorense, la Comisión Estatal Electoral (CEE) que encabezaba el Secretario de Gobierno, dio como ganador al abanderado del PRI y así lo ratificó el congreso local que tenía entre sus facultades el convertirse en colegio electoral para esta calificación. Años después la misma secretaría de gobernación del gobierno federal, dio a conocer archivos secretos en los cuales se decía que las elecciones las ganaba entonces el candidato panista.

En 1988, a nivel federal, PRI, PAN y FDM (Frente Democrático Nacional) con sus candidatos Carlos Salinas de Gortari, Manuel de Jesús Clouthier y Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano amén de otros candidatos de fuerzas electorales menores; encabezaron lo que hasta entonces fue considerada la madre de todas las elecciones presidenciales que históricamente se habían dado.

Lo que aún se sigue considerando el fraude histórico, electoralmente hablando, dio como ganador al candidato Carlos Salinas de Gortari; que además dejo grabada para la posteridad aquella frase no borrada por los polvosos aires del tiempo de: “Se nos cayó el sistema”, dicho por el entonces Secretario de Gobernación Manuel Bartlett Días, hoy convertido en un “Demócrata puro”, poco menos transparente que un vaso de agua de cualquier represo de los campos ganaderos sonorenses.

Carlos Salinas de Gortari, para conciliar con las fuerzas políticas en pugna, inicio la transformación, no tránsito del sistema político mexicano, al abrir las puertas a las propuestas de los opositores del PRI y su gobierno y el convencimiento a los legisladores de partido para acceder en reformas constitucionales y leyes secundarias que dejan entrar a la democracia, no como oportunidad, sino como sistema de vida en el futuro nacional.

Los sonorenses Manlio Fabio Beltrones a la sazón Subsecretario de Gobernación en aquellos momentos y Luis Donaldo Colosio como presidente del PRI nacional, jugaron papel importante en aquellos acontecimientos. Manlio pasó en 1991 a ser gobernador del estado de Sonora y Colosio Murrieta, en su calidad de líder priista reconoció por primera vez el triunfo de un candidato no priista en las elecciones de Baja California en una historia ya muy contada.

Va de nuevo Sonora como punta de lanza: En 1993, en la primera gran reforma electoral de Sonora, la propuesta de Beltrones gobernador, fue aprobada por unanimidad en el congreso local integrado por 27 diputados (18 PRI, 5 PAN, 1 PRD, 1 PARM y 1 PPS), en la que por primera vez en México se creaba un Consejo Electoral Ciudadano, con autonomía plena, sin dependencia de gobierno y con personalidad legal reconocida constitucionalmente. Fuehasta las elecciones presidenciales de 1994, cuando nace el Instituto Federal Electoral (IFE) con las mismas características del de Sonora, nacido un año antes.

Luego de toda esta historia y de experimentar 25 años de consejos ciudadanos en Sonora y 24 de lo mismo en la federación, se busca por MORENA o mejor dicho por su propietario, desaparecer esta instancia autónoma en materia electoral. La democracia no es un gasto, es una inversión fundamental en cualquiera de las sociedades organizadas del mundo. Los excesos tienen solución y se ajustan, para eso son las reglas o normas que dan orden a lo establecido.

Un ocurrente MORENISTA de oportunidad, ex panista y colaborador de Guillermo Padres en su mal gobierno y ahora encumbrado entre los PRIANISTAS que acuerpan al partido del presidente y que voltea cuando le gritan Sergio Gutierrez Luna, está siendo utilizado para proponer la desaparición de los Organismos Públicos Locales Electorales (OPLE), adelgazar el INE—inicio de su muerte por inanición—y ahorro completo en materia electoral.

Los ganadores— ¡oh Dios!—ahora quieren desaparecer lo que les permitió ganar sin adjetivos y ¿sabe para qué? para convertirlo en instancia al servicio presidencial y ser ellos lo mismo que fue el aparato electoral cuando el poder absoluto existió.

A los pobres les desaparecen el programa PROSPERA que contenía varias opciones de apoyos al combate a la pobreza. A las madres trabajadoras  les limitan la oportunidad de guarderías seguras, a los burócratas los despiden de sus empleos; a los mexicanos nos quieren desaparecen la fuente creíble del origen de la democracia y a los jóvenes, les llevan dinero porque son el banco de votos que garantizan la permanencia segura en los cargos públicos del grupo en el poder.

¡SI! Juntos están escribiendo la historia, ni duda cabe.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top