De Nuevo León a Sonora

Oscar H. Paco Barrera, Recientes No hay comentarios en De Nuevo León a Sonora 55

La llegada del Bronco, Jaime Rodríguez Calderón a la gubernatura del estado de Nuevo León, junto con la de Claudia Artemisa en Sonora; son las dos posiciones que más expectativa han causado en los nuevos tiempos que vivimos. La de Claudia es espectacular porque es la primera mujer que gobierna a Sonora y recibe a su estado en condiciones desastrosas y no por fenómenos naturales precisamente y si por una mala administración gubernamental que suma a la indolencia, la corrupción generalizada y a punto de institucionalizarse.

En Nuevo León a diferencia de Sonora en donde el PAN era gobierno, gobernaba el PRI. Los resultados son casi en el mismo sentido. Deuda pública incontrolable, enriquecimiento ilícito familiar, desorden en la contratación y ejecución de la obra pública; en fin un desastre financiero que se vuelve tragedia moral. En los dos casos yo antepondría una grave responsabilidad en las legislaturas locales de los dos estados que actuaron de manera tolerante, casi en sociedad con los dos ex gobernadores ahora en boca de todos y no por sus aciertos justamente.  La balanza que equilibra al poder ejecutivo es el poder legislativo. Sin el segundo, el primero es imposible contrate nuevos empréstitos, presupueste mentiras y se lave las manos a la hora de hacer cuentas.

Las nuevas formas de fiscalización con todo y la modernidad y libertad que da la independencia de ejercer sus funciones se ha visto que no ha funcionado, no pasan de enumerar observaciones contables que duermen el sueño de los justos. Los procesos judiciales en contra de servidores públicos son más apoyados por la casualidad y la filtración de información del llamado “fuego amigo” que de los resultados de la investigación auditada de las administraciones públicas. No contamos con instancias fiscalizadoras efectivas hay que aceptarlo y eso corresponde a los diputados corregirlo, ojala sepan cómo se come ese platillo.

Pero volviendo al Bronco de Nuevo León. Sus declaraciones vagas aun e irresponsables si se me permite aplicar el juicio valorativo, partiendo de que siendo ya la autoridad superior del estado, el mismo se funda—así lo asegura—en el decir popular y no en los papelitos que hablan y que deben estar en la cubierta de los escritorios de los señores y señoras procuradores de justicia. La espectacularidad ha encumbrado a Andrés Manuel López Obrador, el populista mayor del México moderno que pregona como pobre y vive como Sultán—yo tuve un perro que lo llamé sultán, vivía bien. Nunca le faltó cariño, comida, agua y hasta atención médica cuando fue necesario—y que le gusta a muchos, prueba de ello es su permanencia en las casas encuestadoras como el número uno, si mañana fueran las elecciones presidenciales. Comparo al Bronco con el Peje porque la estrategia de posicionamiento en la simpatía colectiva es la misma.

Un gobernante debe ser y parecer serio, formal, responsable y capaz. La informalidad sin estar peleada con los atributos descritos, es una barrera que los oculta. El Bronco Rodríguez dice ser un criador de caballos, es su negocio, de eso vive desde hace muchos años. Nosotros tuvimos un gobernador amante igual que el bronco, de los caballos y no nos fue muy bien. A punto estuvo de nombrar a su preferido “el candidato”, como secretario de hacienda. Nombro a otro, amante de los caballos, no caballo; como secretario de salud y los servicios públicos de salud están temblando de debilidad.

Los procesos legales son lentos y delicados. Es casi imposible fincar responsabilidades de inmediato si las pruebas apenas fluyen cuando los corruptos se van y entregan los archivos. Es muy poco visto que los ladrones de cuello blanco, sean pen…tontos y esto complica más el camino a la verdad. Sonora y Nuevo León tuvieron malos gobiernos y se nota más porque ambos estados son o eran de los más productivos en sus respectivas áreas comerciales, industriales, agrícolas, ganaderas y de servicios. Hasta ahora no se dice de descuidos en áreas de salud y educación en aquella región, lo que si sucedió aquí. Claudia nuestra gobernadora, igual que es mujer entrona y decidida es persona muy pensante y cuidadosa, Su compromiso con los sonorenses es de esclarecer y hacer justicia. El Bronco es arrebatado y amante de la espectacularidad, eso sin control se convierte en desbarre, en Circo; el pueblo merece más.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top