De los partidos políticos. Parte dos

Oscar H. Paco Barrera, Recientes No hay comentarios en De los partidos políticos. Parte dos 35

La colaboración anterior traté sobre los partidos políticos. Retomo el asunto para dejar claro en usted porque considero que su estancamiento afecta la vida democrática y provoca que mayormente los mexicanos no estemos conformes con su actuar, ni con las autoridades que de ellos provienen.

Con respecto al PRI, hice mención a una primera parte comprendida entre su creación y su punto máximo de incompetencia (Principio de peter. Dr. Laurence J. Peter) alcanzado en 1980 del siglo pasado. La voluntad expresa de un solo hombre que llegaba a la presidencia de la república era orden para cumplirse, aunque después se adornara con suma de organizaciones sindicales, campesinas o de la iniciativa privada, el corporativismo. Se abrió a la militancia en el gobierno de Carlos Salinas de Gortari y le toco al paisano Luis Donaldo Colosio siendo presidente del PRI nacional, reconocer por primera vez el triunfo electoral en una gubernatura, siendo esta Baja California norte en 1989.

Si a la crisis interna que ocasionó el crimen de su candidato Lius Donaldo Colosio en 1994, le sumamos el haber perdido la presidencia de la república en las elecciones del año 2000, encontramos que el PRI a golpes tuvo que acercarse lo más posible a ser organización política social ya no de gobierno. Tuvo que aceptar el reto de tomar decisiones en cuerpos colegiados que desde luego le ocasionaron conflictos internos. Choques de liderazgos en la cúpula y asunción de principados en los gobiernos estatales, fueron desafíos impostergables. De ser poder absoluto hasta 1988, en 2006 el PRI llegó a ser tercera fuerza electoral. Afortunadamente la lección ha dejado enseñanza.

Los métodos, las formas y el manejo institucional están inciertos. Pasos democráticos se intentaron entre el 2000 y 2010 y se han dado reversasos, habilitando a la figura presidencial de nuevo con el bastón de mando que se creía caso cerrado. El reto ahora es como dejar de ser instrumento del gobierno y convertirse como la ley lo exige en instrumento de la sociedad y de la militancia leal que históricamente allí ha estado.. El PRI es el único partido político que permite la autocrítica, esto es una gran muestra de discernimiento en democracia. También es válido no estar de acuerdo teniendo o no la razón y más efectivo aun tener la oportunidad de poner los motivos en la mesa de discusión. Que la ropa sucia se lava en casa, en una entidad de interés público como son los partidos no funciona. El que ensucia los calzones está expuesto a que todos los vean.

Hoy el PRI debe tomar aire, respirar profundo y revisar documentos básicos que a la hora de gobernar son potencialmente ignorados. Las plataformas políticas deben convertirse en programas previos a los planes de desarrollo constitucionales para exigir a quienes lleguen al poder realizar gobiernos de continuidad, no de continuismo. El PRI debe ser en la práctica un activo de los mexicanos para su beneficio y no de los gobiernos para su fines políticos.

Del PAN creo aterrice la idea que de la institución tengo en su pasado y en su presente. Corresponde a sus líderes y militantes definir su futuro. De que les urge definirse, les urge. Han tenido la oportunidad de gobernar y no fueron distintos, ni siquiera igual; han sido peores. No aceptan la autocrítica y quienes lo han practicado han sido echados en juicios sumarios o los han destruido en su prestigio con chismes y rumores que jamás han tenido respaldo probatorio. Conservan hacia su interior parcialmente las acciones democráticas para elegir directivas y candidaturas, en algunos casos. En Sonora a partir del 2009 se convirtieron en una dependencia más del gobierno estatal, rompiendo con cualquier ordenamiento ajeno a la instrucción del gobernador. La corrupción también arrastro a la institución, pues el presidente sexenal Juan Bautista Valencia Durazo que Guillermo Padrés impuso, fue premiado con terrenos robados al ayuntamiento a lo que éste sin rubor alguno no se resistió y acepto.

De las izquierdas muy poco podemos esperar. Morena es la que evidencia mayor crecimiento en el futuro, no por oferta alguna; pero si por el liderazgo que Andrés Manuel López Obrador—AMLO o el Peje—impone en el fascista sistema dictatorial que al parecer gusta a un buen sector de la sociedad. Movimiento Ciudadano (MC) con Dolores del Rio a la cabeza puede resultar una oferta atractiva, pero al igual que el resto de la chiquillada no ofrecen propuestas o proyectos de gobierno que difieran de lo acostumbrado.

Si revisamos la reciente campaña electoral, en todos los partidos hubo una democracia simulada para la elección de sus candidatos y eso puede ser aspirina temporal que calme las posibles diferencias que las candidaturas internas provocan, pero que dejan huella de frustraciones y decepciones que acumuladas producen  grietas profundas en el ánimo de la militancia.

Por lo pronto, el INE multa con sanciones millonarias a los partidos políticos por motivos que a nadie interesan. La danza de los millones en que se convierten estas multas dejan de ser creíbles por lo insípido  de sus motivos y para nada, la autoridad máxima en materia electoral que se supone rige y vigila la conducta de las organizaciones políticas, les emite recomendaciones, sugerencias u observaciones para que actúen como lo que son: promotores de la participación del pueblo en la vida democrática y en la integración de los órganos de representación política.

oscarhpaco@hotmail.com

Twitter: @PacoBarrera

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top