Contento porque vuelvo a casa

Ramón Pacheco Aguilar, Recientes No hay comentarios en Contento porque vuelvo a casa 19

Recordando una vieja melodía de ese icónico grupo de rock de los 70´s, Chicago, carente de letra pero de ritmo contagiante, debo decirles que me siento “contento porque vuelvo a casa”, mi Universidad de Sonora. Cursé mi carrera de Químico (así dice mi título, aunque bien sé que no soy químico puro, aunque quisiera, sino más bien Químico-Biólogo) en la otrora Escuela de Ciencia Químicas, concluyéndola en el año de 1977. Sin embargo, debo confesar con cierta pena, que me llevó tres años titularme.

Durante mis años de estudiante universitario participé activamente en la vida estudiantil tanto en actividades de índole académica como en aquellas de carácter político, dentro de un ambiente del cual emergió el sindicalismo universitario independiente muy a pesar del gobierno y de las autoridades universitarias de aquella época que promovían el sindicalismo blanco. Tiempos difíciles en los que la represión política campeaba profusamente por las calles y avenidas de la ciudad. En esos lejanos ayeres, tuve la oportunidad de ser Consejero Estudiantil de mi escuela y Consejero Universitario representante de su alumnado.

Después de una ausencia del campus universitario por un periodo de 12 años, durante los cuales los eventos de la vida siguieron su curso, tuve la oportunidad de regresar en 1989 a mi escuela pero ahora como profesor, impartiendo la materia de Tecnología de Alimentos Marinos a los alumnos del noveno semestre. Con mucho orgullo y satisfacción debo contarles que algunos de mis alumnos de licenciatura de aquella época, son ahora mis conspicuos colegas investigadores con sus sendos grados de doctores en ciencias. Una de las tantas cosas buenas de mi vida.

Después de18 años de impartir esa materia, debí dejar el aula para integrarme como miembro de la H. Junta Universitaria de nuestra Alma Mater, resultado de un proceso de selección. Del 2007 al 2018 tuve el honor de pertenecer a ese cuerpo colegiado, máxima autoridad universitaria, sirviendo a mi universidad con empeño y dedicación. La vi crecer y desarrollarse de una manera diferente a aquella de cuando era estudiante. Una compleja, interesante y responsable metamorfosis irrumpió en el campus y la vida universitaria, que aún muchos no alcanzan a valorar y reconocer. He concluido un periodo más como universitario, esperando solo pasar la estafeta al nuevo miembro que ocupara mi lugar. Bienvenido y enhorabuena Dr. Rogerio Sotelo Mundo.

Tengo ahora la satisfacción de integrarme nuevamente a la vida académica de la universidad a partir de este 2019, a la misma escuela en la que tanto aprendí, ahora como Profesor-Investigador Honorario. Vuelvo a sus aulas y a sus laboratorios, con sus grupos de jóvenes estudiantes llenos de genialidad de los cuales tendré mucho que aprender.

Confieso que soy un Búho recalcitrante y respondo a la más mínima provocación cuando de mi Alma Mater se trata. Estoy orgulloso de formar parte de la mejor universidad del noroeste de México, la que ocupa el lugar 14 a nivel nacional y que está posicionada dentro de los rankings internacionales. Ustedes me darán la  razón, cuando digo que “estoy contento porque vuelvo a casa”.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top