Como Pilatos, se lavan las manos

Oscar H. Paco Barrera, Recientes No hay comentarios en Como Pilatos, se lavan las manos 45

Mientras la incapacidad para enfrentar los problemas sea justificada como los errores del pasado, estamos condenados a seguir padeciendo de lo mismo. Fueron esas pifias revueltitas con corrupción, las que abrieron las puertas de palacio nacional a Andrés Manuel López Obrador que mediante la emisión de 30 millones de votos le dijeron al PRI quítate, que hay te vamos.

Once meses después de iniciado el gobierno autonombrado de la cuarta transformación, no les ha bastado para dejarnos claro por donde se vienen los cambios que mejoren condiciones de bienestar, salud, seguridad, educación y economía. Ellos sabían a lo que iban, el mismo Andrés Manuel López Obrador y su primer círculo de poder que le acompaña son “cuiltasmiadas” en el ejercicio de la función pública y son parte de ese pasado que ahora les asusta y a la vez, justifica su incapacidad para gobernar. Todos ellos y ellas, tuvieron su participación en gobiernos anteriores; los más con el PRI, otros con el PAN y varios con el PRD.

Chairos, pejesombies y amlovers que integranel club de fans del presidente de la república, desconocen igual de planes y estrategias—parejo con los que estamos al margen del fanatismo, adoración y gloria de su alteza serenísima—pero sometidos al principio bíblico de que la fe es la garantía de lo que se espera y la certeza de lo que no se ve; le apuestan todo al decir mañanero de su líder.

Después del culiacanazo de mediados de octubre, en el que vergonzosamente se enseñó la ausencia de coordinación efectiva entre quienes delinean y ejecutan los eventos que debieran garantizar la seguridad nacional, han surgido circunstancias que mal enfrentadas, solo pueden arroparse con el argumento arrogante y soberbio de que son consecuencias del pasado.

Las fuerzas castrenses que siguen siendo la institución con más respeto de parte del pueblo, una vez más fue ofendida por quien al parecer desconoce lo mínimo sobre los que se rigen por el honor, la disciplina y la lealtad. Es así que los compromete a aceptar que fueron ellos los que fallaron en Culiacán en la detención del chapito y hasta se atreve el presidente a ordenar al General Secretario de la Defensa Nacional a decir el nombre del militar jefe del batallón que operó. Coloquialmente esto significa decirles a los narcos ¡Yo no fui, este es el que los persigue!

En una acción riesgosa e irresponsable el sábado pasado, deja en el aire la supuesta maniobra que llevaría al País a sufrir dentro de su gobierno un golpe de estado. Nada más absurdo y perversamente utilizado para distraer la atención social. La caja china (cortina de humo que oculta otras acciones de gobierno) en toda su capacidad y funcionando.

El presidente López Obrador se jacta de su fortaleza social y literal, cimienta en ellos la seguridad de su permanencia en el cargo, manifestando sin decirlo su desconfianza en el ejército nacional. Ni modo que suponga que la militancia de su partido MORENA, le garantiza la lealtad si es hora de que no pueden organizar sus convenciones regionales, menos la nacional; por la ausencia precisamente de orden, respeto y conocimiento de sus estatutos y el uso y abuso de sistemas violentos como forma de solucionar sus problemas..

Lo trágico de la semana y puesto en escena sin libreto en la telenovela mañanera y que lo último que desearíamos es que hubiese sucedido, igual que los hechos anteriores, parten de premisas erróneas y obtienen conclusiones confusas.

En Agua Prieta, la frontera noreste de Sonora con los Estados Unidos de Norteamérica, la madrugada del lunes se convirtió en el nuevo Culiacán. Un convoy de artillería pesada con sicarios del crimen organizado, circuló libremente por calles de la población con objetivos claros para sus innobles propósitos de cobrar facturas entre grupos antagónicos,dedicados al productivo negocio de trasiego y cruce de drogas y otros venenos con rumbo al norte, país de alto consumo de estupefacienteque de ida produce dinero y de regreso nos trae armamento y muerte.

A su paso sembraron el terror entre la población, dejando su huella de muerte y violencia con la quema de casas y vehículos y por lo menos dos ejecutados. Jesús Alfonso Montaño Durazo, el Tuchi para sus amigos y para quienes no lo son; de inmediato en sus redes sociales circuló una petición a la sociedad gobernada de permanecer en sus casas a menos de casos de extrema urgencia y avisando de su comunicado a las instancias de gobiernos federal y estatal para el auxilio inmediato a la frontera.

Los mariachis callaron dice la canción de José Alfredo, igual les pasó a los medios de comunicación de la fronteriza población, concluyeron quizás en que calladitos se ven más bonitos. Solo los mensajes en sus redes del presidente municipal circulaban en la población, sumando a eso pocas horas después los publicados de la prensa estatal y de Cananea, particularmente. El parentesco del presidente de APSON con Alfonso Durazo, el secretario de seguridad en el gobierno federal ha sido lo másatractivo para quienes se dedican a circular la noticia.

Apenas se digería lo de Agua Prieta, cuando las redes empezaron a narrar la masacre del rancho La Mora, municipio de Bavispe. El trágico suceso se convirtió rápidamente en tendencia nacional. Nueve personas asesinadas, tresadultos (mujeres), más seis niños, todos miembros de una misma familia. Ellos son LeBaróny Langfor mormones originarios del estado de Utha y avecindados en los municipios de Galeana, Ascensión y Nuevo Casas Grandes, Chihuahua.

Los Langfor inclusive, han dado a Bavispe dos presidentes municipales, ambos hermanos: Adán Eduardo (2003-2006 y 2009-2012) y Steven Hirum (2015-2018) Langfor kemson.

Vale la pena recordar que en 2009, la comunidad LeBarón  ocupó la atención nacional cuando un miembro de la familia fue secuestrado y a cambio de su libertad, los secuestradores pedían un millón de dólares. La familia anuncio en los medios nacionales su negativa a pagar, a los pocos días liberaron al secuestrado sin daño alguno y sin desembolsar un quinto. Pero a los dos meses, un nuevo secuestro a dos miembros de la misma familia, sin negociación, sin pedimento de nada a cambio de sus vidas; solamente con el objetivo de cobrar facturas asesinando con tiros a la cabeza a dos jóvenes LeBarón.

Impulsivamente otra vez, los atropella el pasado. Alfonso Durazo Montaño culpó a la herencia que les dejaron los que gobernaban, dibujo una hipótesis que más bien da impresión de justificar a los malandros, al imaginar en voz alta sobre las familias masacradas, un cruce defuego entre bandas contrarias, versión rechazada por el jefe del clan LeBarón quien asegura fue un crimen a mansalva, con todo el conocimiento de que asesinan a mujeres y niños y menciona evidencias difíciles de desmentir.

Cierro con una especulación atrevida de mi parte ¿No le parece casual que los hechos ruines de Bavispe y Agua Prieta tengan relación con el origen y crianza de Durazo Montaño?

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top