Como anillo al dedo

Oscar H. Paco Barrera, Recientes No hay comentarios en Como anillo al dedo 29

Una  frase presidencial que seguramente quedara para posteridad  fue aquella del “Nos vino como anillo al dedo la pandemia”. Amén de irresponsable, inconsciente y ofensiva a los ya más de  160 mil muertos por esta maldición  en todo el país, resulto el dichito surgido con tono chusco por quien debiera ser el más discreto y prudente de los mexicanos.

Andrés Manuel López Obrador recibió un gancho al hígado cruzado con la derecha a la barbilla, de parte del microscópico virus que lo tiro al suelo por dos semanas y a nosotros nos dio un descanso de sus tercas y necias letanías mañaneras, que al parecer son las formas de gobernar de la cuatrote que tan costosa a resultado a todos los mexicanos; aunque debemos de reconocer son muchos millones los que festejan, aplauden y hacen suyos los anuncios mañaneros.

Luego sabríamos que en realidad al Presidente López lo traiciono el subconsciente—algunos creen es su estado natural—y esa expresión salió en donde no le correspondía. No era al público su mensaje, era al primer círculo del poder, desde donde se marcan estrategias y quehaceres del partido del presidente, ya que recordemos que la frase fue expuesta por allá en abril del 2020, meses previos al temporal electoral que inició en septiembre del mismo año y concluirá el 6 de junio, de 2021, precisamente el día de las elecciones federales en todo el país y locales en 18 estados. Entonces el mensaje en realidad era para decirles a los suyos que la crisis de salud, rematada con la económica; electoralmente vista sería de provecho para el presidente, su partido y su proyecto político.

Hoy de nuevo la desgracia pública a los planes de Morena, les cae como anillo al dedo. Les comento porque.

El programa de vacunación de los adultos mayores, inicia con la integración de un padrón que incluya a los 15 millones de mexicanos que dice el INEGI, somos mayores de 60 años. Este listado—ojo—no es registro que lo hiciera por tierra ninguna cuadrilla de servidores de la nación que bien pueden dejar fuera a ausentes de su domicilio o aquellosque se niegan abrir sus domicilios a visitas inoportunas.

Luego entonces, el registro es voluntario, inscrito por los propios interesados que al momento de anotar el CURP, se van todos los datos personales que la identificación nacional contiene y al dar el numero o números de teléfono del domicilio o celular entregamos toda la información que ninguna parte de la ley obliga a mantener secreta, como si sucede con la credencial de elector y sus contenidos.

Los que saben de estrategias de promoción del voto, entienden que la tal información referida es oro molido que sin duda irán a dar a la organización política que hoy por hoy es gobierno. Si públicamente no hay discreción y secrecía, menos en el trato domestico que se da entre gobierno federal y su partido político.

En la democracia cercana que observamos con los vecinos del norte, las cosas operan totalmente diferente. La convocatoria al proceso de vacunación se da en términos generales. Cuando la persona acude a realizar su vacunación proporciona datos personales como es su nombre y seguro social—identificación nacional—pero insisto, se enlistan ya vacunados y el manejo de esos listados son estadísticos y de control médico, tal y como lo exige su sistema de salud que guarda en sus memorias enfermedades padecidas, medicamentos recomendados por el médico, atención en hospitales públicos y privados y vacunas recibidas; por ejemplo.

En la siembra de ilusiones que es la más rica de las virtudes de AMLO, permanecen pendientes el combate a la pobreza—10 millones de pobres se han sumado a los existentes hasta 2018—. La calidad del sistema de salud anunciado en diciembre de 2018, que en dos años sería igual a la de Canadá y Dinamarca hoy está más cerca de Venezuela o Haití que de los dos países del primer mundo que esperábamos.

Los niños alcanzados por en cáncer y otras graves enfermedades siguen esperando que el gobierno federal les considere población digna de ser apoyados con todo—hospitales, médicos, equipos tecnológicos y medicamentos—en un humanitario esfuerzo por darles vida.

Como anillo al dedo…Dios los perdone!!

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top