Aventurera

Jean Meyer, Recientes 1 comentario en Aventurera 119

Rosa Verduzco ha sido aventurera desde chiquita y ahora se lo están cobrando “los de la Ley”, en un país donde la ilegalidad es absoluta, empezando por “los de la Ley”. Estoy hablando de “Mama Rosa”, la que parece haber merecido un mega operativo a la altura de los más grandes capi maffiosi, un operativo digno del Chapo Guzmán o de “la Tuta”. Policía federal y Ejército fueron empleados en Zamora, Mich. el martes 15 de julio, no contra la inalcanzable Tuta, sino contra una mujer de casi 80 años, con 68 años en la raya, en su combate por los niños. ¿A poco iba a recibir “los de la Ley” con tiros de morteros o misiles? Parece que sí. ¿Era una amenaza para el Estado nacional? Parece que sí, puesto que en seguida el Procurador General de la República, acompañado por el gobernador interino de Michoacán que así espera pasar a la historia, la cubrió de oprobio con el apoyo de casi todos los medios de comunicación. Dieron línea y, como debe ser, los seguidores siguieron.

Conocemos, los míos y yo, desde muchos años a Rosa Verduzco y a su “Gran Familia”, que nos quieren vender como otra “Familia Michoacana”, un anexo de los Caballeros Templarios. Me la presentó Luis González, Don Luis, el gran historiador, cuando fundó el Colegio de Michoacán, en 1979. Y es que Rosa era ya toda una institución, que tenía el apoyo de… la reina Elizabeth de Inglaterra. De 1979 a la fecha no hemos dejado de visitar a la Gran Familia, a Mama Rosa y sus cientos de niños y adolescentes. Mis hijos, mi esposa y yo. Nos honramos de la amistad de la aventurera, de la atrabancada Rosa. Por atrabancada en un país sin leyes, habrá dado pretextos formales a que la molesten, pero nada que justifique semejante despliegue de fuerzas nacionales, la destrucción de la Gran Familia y el arresto de su creadora.

Dejo la palabra al Premio Nobel de Literatura, Jean- Marie Le Clezio, quién pasó años en el Colegio de Michoacán en Zamora, y apoya desde aquel entonces a la Gran Familia: “Desde chiquita, en Zamora, Rosa había aprendido muy temprano que no era como todo el mundo… Los que observaba principalmente, escondida entre las faldas negras de sus tías, eran los niños pobres andrajosos, que galopaban por las calles como gatos monteses, perseguidos por la policía. “¡Canallas! Decía su padre. Semilla de asesinos.”… No lo decía a nadie, pero la idea crecía en ella, cada día más fuerte, precisa. Un día tendría hijos. No tendría hijos de propietarios y notarios, no tendría futuros doctores, farmacéuticos o negociantes de fresas. No, sus hijos serían esos pequeños malvados, con cara ennegrecida, despeinados y enfermos, como gatos perdidos que no conocían sino palabras groseras y blasfemas, que eran capaces de mentir, robar, incluso matar. Cuando sus compañeras y ella tuvieron la edad para buscar un esposo, Rosa buscaba niños perdidos. Recogió diez, luego veinte, luego cincuenta. Hoy son varios cientos. A cada uno les dio educación, comida, ropa, y un lugar en esa república de niños. Les enseñó oficios, disciplina, responsabilidad. Rosa es la única madre de aquellos cientos de muchachos de la calle de México, Morelia, Guadalajara. Ladrones, “semilla de asesinos”. Drogados con cemento y pegamento, capturados por la policía como perros errantes, salidos del reformatorio para entrar en la “Gran Familia”. Cuando el dinero falta, ella recorre las calles con su camioneta y proclama en alta voz los nombres de los que no han dado. En las fiestas patrias, los parias de Rosa desfilan en la calle, en sus uniformes deslavados. ¿Se acordará Rosa de su determinación, de esa fuerza que entró en ella a los 16 años y no la abandonó nunca?”.

Y ahora, por no sé cuales razones de “alta” política, “los de la Ley” decidieron destruir a esa aventurera y a la Gran Familia. Ciertamente, es más fácil que trabajar a la instauración de un verdadero Estado de derecho.

Jean.meyer@cide.edu

Author

1 Comment

  1. Óscar 23/07/2014 at 6:48 am

    Hi, this is a comment.
    To delete a comment, just log in and view the post's comments. There you will have the option to edit or delete them.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top