Anotaciones sobre el 2015 sonorense

Bulmaro Pacheco Moreno, Recientes No hay comentarios en Anotaciones sobre el 2015 sonorense 45

Las especulaciones sobre el año político que viviremos en Sonora en los 356 días que faltan para la elección del próximo 7 de junio, al parecer llegaron para quedarse.Una tras otra se van presentando, en un clima de declaraciones y aproximaciones que por lo visto, más insisten en la confusión y el engaño virtual que en las ganas de visualizar un proceso estable, legalmente respetado, confiable y en paz.

El panista Marko Cortés, ex coordinador de la campaña de Gustavo Madero para la dirigencia nacional del PAN, vino a ratificarnos algo que no sabíamos: “Que el PAN va  a ganar la elección para el gobierno estatal del próximo año en Sonora por una distancia de 10 puntos a su más cercano competidor”. Lo hizo sin sustento documental, ni citando alguna encuesta seria que pudiera darle fundamento a una afirmación que es desmentida a diario por los diversos sondeos de opinión realizados en los últimos 18 meses. Todas las encuestas realizadas hasta hoy incluidas las del PAN muestran una ventaja para el PRI en intención de voto por partido con un rango que va de los 8 a los 12 puntos de ventaja. Los chamaqueó y se dejaron.

¿Qué buscaría del declarante? ¿levantarle el ánimo a los principales militantes que andan desbocados buscando protección y fuero en futuros cargos de elección popular?¿un espaldarazo al estilo de gobierno estatal plagado de problemas, enfrentamientos y oscuridad?

“Que en el PRI se están dando con todo entre los equipos de los aspirantes a la candidatura al gobierno estatal”. Manejan la idea como si realmente existiera un conflicto sin solución entre los priistas, que públicamente han señalado su intención de competir por la candidatura. Una tesis que sin duda busca dividir al PRI y hacerlo perder puntos rumbo a la elección del próximo año. ¿Cuáles equipos?, ¿Cuáles diferencias? Los aspirantes del PRI al gobierno estatal recorren el estado y son recibidos casi siempre por los mismos militantes de base en su gran mayoría: Las fuerzas reales del PRI que no han claudicado en los municipios; los sectores; los liderazgos sociales; un sector privado libre de compromisos y ataduras con el gobierno; y una diversidad de ciudadanos que demandan un cambio de partido en el gobierno. Actos masivos, expresión de demandas sociales y compromisos. A casi 5 años de alternancia,el PRI a base de golpes, señalamientos y exclusiones aprendió la lección. ¿Pruebas? Las persecuciones, los enfrentamientos y la crisis de relación con los poderes.

“Que en el PAN ya tienen candidato y que en el PRI van para largo” y eso perjudica a los priistas. Es cierto que en Acción Nacional abiertamente han cerrado filas con un aspirante al cuidan, y sobre quien no queda duda, habrá de ser postulado en el proceso estatutario a realizarse por allá en el mes de diciembre para cumplir con la formalidad y evitar la impugnación.

El candidato “oficial” se mueve por toda la entidad desde noviembre del 2012 pero eso ha provocado que sus números en los sondeos no hayan variado considerablemente desde entonces. Han tenido que “sentarle” a sus adversarios internos y lo han aislado del debate de los temas políticos candentes para no desgastarlo creyendo que con eso le hacen un favor. Por eso nada se sabe de sus ideas ni de sus propuestas que no sean sus recurrentes fórmulas de autoayuda y  de altruismo light.

Su máxima expresión publicitaria es que se asume como “Empresario socialmente responsable registrado ante la ONU”(?), como si eso realmente contara o impactara a los Cuchuleros del Yomojaviri -un grupo de indígenas pescadores del sur que se mueven de puerta en puerta, buscando apoyos para sus proyectos de pesca ribereña-. Eso sí esa estrategia en espectaculares refleja crisis de ideas y de proyectos, y un visible reduccionismo de mercado hacia la presunta ventaja comparativa de las virtudes del emprendimiento, y las llevadas y traídas virtudes cívico privadas sin sustancia (¡preséntate como empresario, no como político!) celebradas más que nada por un círculo social cerrado, muy capitalino y conservador. Nada que transmita una sensación real de cambio.

Los machacona y recurrente interrogante acerca de la decisión en el PRI y sus operadores va encaminada -con un dejo de perversidad y malicia- a sembrar la duda y abonar en la división. En el PAN el ejecutivo estatal ya decidió, lo presumen y lo asumen. ¿Quien en el PRI? Y sacan conclusiones con afirmaciones propias de videntes en busca de clientela.

De los nueve estados donde habrá elección de gobernador en 2015, Sonora no será la excepción en método, procedimiento interno y las evaluaciones para postular candidaturas realmente competitivas que puedan enfrentar con éxito a los adversarios. El horno no está para bollos, y desde ahora existen perfiles estudiados sobre las candidaturas que realmente podrán dar batallas importantes el próximo año. De ceder el PRI a presiones o a cuotas de grupo político por encima de la viabilidad electoral para la competencia, se estaría pavimentando el camino de la derrota y no habría manera de recomponer el camino de la unidad tratando de fundamentar y convencer sobre una decisión equivocada. Eso lo sabe y lo percibe cualquier aficionado a la política. El PRI ha pagado muy caro las equivocaciones.

Salvo errores graves de los que pretenden las candidaturas, se antoja difícil que los números que arrojan los sondeos realizados de 18 meses a la fecha pudieran cambiar radicalmente en los meses previos (noviembre)a los procesos internos de los partidos. Por ejemplo:

Colima, Querétaro y Campeche lucen ganados por el PRI sin mayores problemas. Sonora, Nuevo León y San Luis Potosí lucen también ganados, pero con una votación más cerrada. En Guerrero, Michoacán y Baja California Sur la moneda está en el aire, y ahí sí se corren serios riesgos de que el PAN y el PRD pudieran derrotar al PRI.

Ante escenarios de alta competencia y ante los verdaderos riesgos políticos: ¿A quién en su sano juicio pudiera ocurrírsele que la selección de candidatos pudiera obedecer a una lógica distinta a la de competir con candidaturas competitivas que garanticen la unidad, eviten la dispersión y transmitan buenas probabilidades de que el PRI gane con los favoritos en los sondeos y las encuestas directas?

Más allá de ocurrencias,no existe hasta ahora una tesis convincente de lo contrario que no sean las dudas sembradas por los adversarios.

“El CEN del PRI no tiene favorito para la candidatura” ha declarado recientemente un miembro de la dirigencia nacional. Favorito no, pero -seguramente- estudios de viabilidad política Sí.

Grave para el PRI sería que a estas alturas se anduvieran haciendo bolas sobre los perfiles para cada uno de los estados con elección para gobernador. Ya los tiene detectados en la mayoría de las entidades con proceso electoral. Por lo tanto la tarea principal del partido será en el futuro inmediato tratar de promover y fomentar la unidad interna posterior a la postulación de sus candidatos, con un arbitraje político de calidad y con la aplicación estricta de sus procedimientos internos.

Que hace 6 años también los aspirantes en el PRI estaban por arriba de sus competidores en las encuestas y sin embargo el PRI al final perdió

Así fue, pero ahora el panorama es diferente. El posicionamiento del PRI y sus aspirantes se da hoy en un contexto de un gobierno estatal de oposición y uno nacional del PRI que no se tenía hace 6 años. De ayer a hoy han quedado muy claros los errores que se cometieron como para que el PRI  volviera a tropezar con la misma piedra. En el 2009 el PRI perdió la elección de gobernador en el Sur de la entidad con todo y las inversiones en obras que por allá se hicieron. Entonces se creyó que eso podría haber contado para ganar el sur y equilibrar la capital. No contaron con que fue la región donde se observó la mayor compra de votos de la historia política local y donde mayores trapacerías se cometieron. Por eso,ahora los mismos adversarios vuelve a trabajar con intensidad el sur del estado buscando generar los mismos resultados de ayer. Están conscientes de que Cajeme luce perdido para ellos y pretenden reducir el voto de castigo al mínimo. Imaginan que de ganar la capital por un buen margen y reduciendo opositores en Cajeme pudieran dar el campanazo final para ganar el estado.

No en balde -y con asesores muy caros- ya iniciaron las campañas sucias

En conclusión: Ganará en 2015 quien encarne un liderazgo que canalice las manifestaciones del desencanto masivo de quienes generaron expectativas, y se hicieron ilusiones con un cambio. Ganará quien sepa transmitir una sensación de cambio verdadero y no más, ni peor de lo mismo. Ganará quien más unifique y más responda a las expectativas de la población.

Ahí estarán las verdaderas claves, más allá de las versiones apocalípticas, los prejuicios, las verdades a medias, las afirmaciones sin sustento y las dudas, disfrazadas de preguntas perversas que por ahora se siembran y dispersan en un afán de confundir, más que clarificar. Para el 2015 Sonora contará con  nuevas leyes electorales y nuevas instituciones. El problema es que  permanece intacta y resistente la nefasta cultura política de la transa, la compra de votos y dirigentes y la utilización de recursos públicos para apoyar candidaturas y campañas. Lo vemos a diario. No resulta necesario advertir que ignorar todo esto y no hacer nada, o no denunciarlo a tiempo, al final también daría al traste con los números de los sondeos, las aspiraciones de un cambio y las perspectivas de triunfo. A eso se atienen otros y trabajan para lograrlo porque cuentan con el poder y los recursos. Será el último tramo, el más importante y decisivo. Ante una opinión pública demandante y exigente de un cambio, no hay que dejarlo de lado. Sería suicida.

bulmarop@gmail.com

Author

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top