75 años de una obra social que perdura

Jorge Murillo Chísem, Recientes No hay comentarios en 75 años de una obra social que perdura 14

Es bueno que se conozca el origen de la Fundación Esposos Rodríguez, me dijo en una ocasión el doctor Federico Soria Salazar expresidente del organismo, porque “fíjate que muchos estudiantes becados siguen creyendo que la institución funciona bajo el patrocinio del Gobierno del Estado”.

Bueno pues es falta de información, le dije,  y quizás se deba, en gran parte, a que sus patronos continúan laborando en ella con absoluta discreción.

Permítame lector recordar su origen, del cual los sonorenses estamos muy orgullosos:

La Fundación Esposos Rodríguez fue creada en 1946, hoy hace 75 años, pero un año antes, en la memorable y tradicional fiesta patria del 15 de septiembre  el director general de Educación en el Estado, profesor don Alberto Gutiérrez, dio a conocer al público ahí reunido frente al balcón central del Palacio de Gobierno, la iniciativa del señor Gobernador, general Abelardo L. Rodríguez y su esposa, Aída Sullivan Coya, de formar un organismo que pudiera dotar de becas a los estudiantes con dificultades económicas y ofrecían además, donar 400 mil pesos (de aquellos pesos) de su propio peculio para iniciar inmediatamente los trabajos.

¿A qué se debió esa novedosa iniciativa?

Al venir a Sonora en 1943 para cumplir con la petición de la ciudadanía de ponerse al frente del Gobierno, se había dado cuenta del gran atraso educativo que existía en el Estado.

Observó que sólo contaba del erario con la cantidad de $213,256.47 pesos, sin embargo un año después, dadas las medidas fiscales que tomó, ingresaron a las arcas del erario $11, 549, 307.72 pesos, dedicándole el 40 % del presupuesto estatal al ramo educativo y sostuvo el mismo porcentaje, sobre los presupuestos cada vez más altos, en los años posteriores.

El general Rodríguez lo dejo bien claro en su Autobiografía:

“Lo primero que hice fue reunir en Hermosillo a todos los presidentes municipales, con instrucciones de que trajeran datos concernientes a las necesidades generales de sus municipios y muy especialmente en materia escolar.”

Tenía la convicción de que la educación básica es un derecho fundamental, inherente al ser humano, y convencido de que es el principal agente de cambio y de movilidad social, imprescindible para romper el círculo de la pobreza.

Actuando siempre para la posteridad, el gobernador Rodríguez construyó más escuelas en Sonora que las que se hicieron aquí en 200 años.  Llegó a decir: “Mi mayor ambición era que cada pueblo levantara cuando menos un edificio escolar…”

Unos días después, por disposición del Gobernador, el profesor Alberto Gutiérrez invitó a un número de personas de reconocido entusiasmo en la obra social y cultural, para estudiar los detalles de la organización del Patronato Rodríguez con el fin de que la labor de éste fuera más efectiva y cumpliera con los propósitos que inspiraron a sus fundadores.

Reunidos en las oficinas de la Dirección general de Educación el 9 de octubre de 1945, los asistentes acordaron después de un amplio cambio de impresiones integrar a los miembros del Patronato.

Los miembros fundadores fueron los siguientes:

Profesores Alberto Gutiérrez y Lamberto Hernández, Ramón Corral, Carlos G. Balderrama, Lic. Ernesto Camou, Lic. Manuel Gándara, Manuel C. Lucero, Alfonso Hoeffer, Nabor Cabanillas, Doctor Domingo Olivares, Lic. Enrique E. Michel, Fernando Barragán, Aurelio A. Ramos, Ing. F. Antonio Ast iazarán, Lic. Horacio Sobarzo, Doctor Ignacio Cadena H., Eloy Martínez, Doctor Moisés Mirazo y José S. Healy.  

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top