2018, iniciamos…

Ramón Pacheco Aguilar, Recientes No hay comentarios en 2018, iniciamos… 12

Iniciamos un nuevo año colmado de incertidumbres mil. Un año de elecciones que lo engulle todo; año de farsas y engaños; año de alabanzas y culto a la personalidad para muchos que carecen de ella; año de aspirar al poder por el poder mismo; año de aumento de precios, a insumos y servicios, aniquiladores de la economía familiar; año del desempleo y del subempleo; año de la posible militarización del País; año de seguir sintiendo pena por nuestro País que no nos dejan construir. Tan solo 365 días que tendremos que soportar con estoicismo, a menos de que como sociedad decidamos otra cosa.
En este 2018 los partidos políticos ya no representan ni siquiera a sus militantes; los mercenarios y mercaderes de la política afloran por doquier sin vergüenza alguna, porque suponen que sus fechorías y traiciones han sido olvidadas; las candidaturas independientes siguen sin convencer por la carencia de liderazgo en el ámbito nacional; la corrupción y la complicidad siguen desplazando a la honradez y a la eficiencia; los gastos superfluos y suntuosos continúan burlándose de la pobreza y la indigencia y la ciencia seguirá careciendo de los apoyos suficientes requeridos para transformar a México en un país de primer mundo. Lo bueno es que el 2018 no es un año bisiesto, de lo contrario tendríamos que martirizarnos un día más.
¿Pero, realmente este es o será el escenario para este año? ¿Quién podrá decir que no será así y que por el contrario tendremos un año de seriedad, de austeridad, de eficiencia, de honradez, de respeto, de profesionalismo y de bienestar social? Creo que nadie, pues eventos que nos precedieron y antecedieron actúan en contra de esta vana ilusión. Sin embargo, lo veremos. Muy asentado en el sentir popular persiste el dicho de que “la esperanza muere al último”. ¿Pero hasta cuando dejaremos de ser un País que vive de esperanzas?
El sentido y función social de la política se perdió en algún momento de nuestra historia. Los partidos políticos como instituciones no saben de ella, como tampoco la mayor parte de sus militantes. No dudo, sin embargo, que haya excepciones por ahí. Pero como lo escribiera León Felipe, “yo no sé muchas cosas es verdad, digo tan solo lo que he visto; y he visto que la cuna del hombre la mecen con cuentos”.
Bueno concluyo, por hoy, este derroche electrónico con su carga inherente, deseándoles a todos, si nos dejan (como dice la canción), un buen 2018 con mi mejor deseo de que trabajemos todos, y juntos, por ese México que merecemos, después de tanta historia. Que así sea.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top