19 de septiembre de 1985 y mis recuerdos

Oscar H. Paco Barrera, Recientes No hay comentarios en 19 de septiembre de 1985 y mis recuerdos 38

19 de septiembre de 1985…Recuerdos vivos en mi memoria me remontan a esa fecha ya inscrita en la historia de México. En el encendido de la televisión mañanera con aquel noticiero de televisa Hoy con Guillermo Ochoa, alcanzamos a ver como pantallas y otros adornos parte de la escenografía del programa televisivo más visto en la república, mecían ante los asombrados ojos de los conductores del programa y todo el equipo técnico que dejaban la noticia a un lado para preguntarse al aire que pasaba. Nosotros la audiencia igual, impávidos presenciábamos la escena sin imaginarnos que era el preludio de la mayor tragedia que un temblor dejara en nuestro suelo y precisamente en la capital del País.

Luego en fracción de segundos, la imagen se fue. Después sabríamos que los estudios Chapultepec de televisa se habían venido abajo, con la lamentable muerte de algunos de sus empleados. Oficialmente se dijo eran 3,900 los fallecidos a consecuencias del fenómeno natural, después se hablaría de 10 mil y se dijo finalmente que la cifra rondaba en los 20 mil.

El mundo lamentó la suerte de México y también el mundo respondió, con el auxilio de varios países en el rescate de sepultados vivos entre las ruinas de casas y edificios, además de apoyo económico y material hacia nuestra sufrida nación.

Esa historia ya está hartamente contada, pero en mi guarda una enrome relación con la aventura vivida aquí en Sonora,hace ya 34 años particularmente en la esquina noreste del estado, en Agua Prieta pues.

Algunos, por lo menos cien agua pretenses veíamos las escenas del temblor desde Douglas, Arizona, Ciudad hermana de APSON, separada solo por la enorme mole de acero de 5 metros de altura, tendida sobre la línea divisoria de ambos países.

Sin que fuera consecuencia del temblor de la Cd. de México, aquellos turistas a fuerzas en el lado americano, también temblábamos, pero esto por sabernos perseguidos de la justicia sonorense por los hechos acontecidos en el cambio de gobierno municipal que el día quince por la noche se trató de realizar en palacio municipal de esa frontera.

Le cuento una parte de la historia.

41—igual que la otra historia de los 41, que alguna vez narrare—órdenes de aprehensión papaloteaban por las calles de mi polvorienta APSON, cuando el carrusel de agentes judiciales visitaban domicilios queriendo sacar a los perseguidos, causando pánico entre las familias que indefensas no sabían que hacer cuando los policías no aceptaban que los buscados no se encontraban ya en sus domicilios.

Otros 20 en la cárcel, entre ellos una mujer, la Profa. Viola Corella Manzanilla; uno más el presidente municipal  saliente, Leonardo Yáñez Vargas. Otro más el que fuera candidato a la presidencia municipal Ing. Carlos Munguia Encinas y el colmo, el presidente del CDE del PAN Norberto Corella Gil Samaniego y su igual del Comité municipal Arq. Eduardo Corella; los dos últimos ya fallecidos.

Aquella noche y madrugada del 15 y 16 de septiembre, buena parte de la población se apropió de pasillos y explanada de palacio municipal, evitando que el candidato del PRI dado como ganador y acompañantes subiera a la segunda planta en donde el presidente saliente y su cabildo entregarían las riendas al nuevo gobierno municipal.

Entre los gritos de protesta, alguien incito a la quema de autos estacionados en la explanada, entre otras patrullas de la policía municipal. Por la madrugada muebles y otros utensilios de las oficinas igual presas del fuego. Las oficinas de la policía judicial del estado, ubicadas en la planta baja de palacio, también fueron tomadas y los agentes presentes, temerosos de la reacción de la turba, que los amenazaba se encerraron en el baño; de donde fueron sacados y puestos en lugar seguro por algunos de los presentes que aun conservaban la calma y llamaban al orden.

Esa madrugada se dio las primeras aprehensiones, llegando de la capital del estado fuerzas de seguridad de refuerzo, incluso capitaneadas por el mismo Procurador General del Estado Carlos Robles Loustaunau (otra historia, dijera la viejecita del anuncio bancario).

Fue hasta la mañana del 16 de septiembre, que el techado del edificio municipal prendió en llamas al ser este y su armado,de barrote, tablones, triplay y cartón arenado. Después de eso vinieron las persecuciones, detenciones y las canijas calentadas (mas elegantemente descritas como torturas). Del 16 al 19 de septiembre, este evento político ocupo páginas y opiniones de columnistas, no solo regionales, estatales y nacionales; impactó internacionalmente y por unos días Agua Prieta, estuvo visitado por prensa escrita y televisión estadounidense.

Después del 19 de septiembre, encarcelados y perseguidos pasaron a segundo término. La desgracia ocurrida en la ciudad de México merecía todos los espacios. Fue hasta el 4 de octubre que el gobierno estatal que encabezó el Ing. Rodolfo Félix Valdez, con Manlio Fabio Beltrones Rivera como Secretario de Gobierno, retiraron las demandas y se dieron por concluidas las ordenes de aprehensión, que presos en Cananea y exiliados en Douglas, Arizona; pudieron regresar a sus hogares.

En Agua Prieta, con una misa oficiada por el Arzobispo Don Carlos Quintero Arce, las familias aguapretenses retomaron su habitual sistema ordenado de vida.

Esos acontecimientos, su recuerdo y su huella me dieron pauta para mi despacho de esta semana.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top