Zarpa México… ¿hacia dónde?

Oscar Romo Salazar, Recientes No hay comentarios en Zarpa México… ¿hacia dónde? 21

El sábado pasado, primer día del último mes de este año 2018, fue dedicado íntegramente a la toma de posesión de Andrés Manuel López Obrador, convertido ya en Presidente Constitucional de México. La difusión que recibió dicho evento fue tal vez una de las más abundantes que se hayan visto, y mire usted que en el pasado hubo varias que para qué les cuento. No hubo sorpresa alguna para mí, y supongo que para la gran mayoría, si no es que la totalidad del pueblo mexicano.

Como es natural, y en razón de mi trabajo, estuve atento a lo que fue apareciendo en Twitter, mi red consentida. Ahí están los principales periodistas y comunicadores nacionales: Joaquín López Dóriga, Loret de Mola, Pablo Hiriart, Maricarmen Cortés, Macario Schettino, Claudio X. González, Ciro Gómez Leyva, Ricardo Alemán, León Krauze, y muchísimas figuras más de primer nivel que no menciono porque no alcanzaría el espacio para nombrarlos. Desde luego, también hubo una nutrida participación de las personas que ya están identificadas, ya sea como voceros oficiales y oficiosos, y como funcionarios importantes del nuevo gobierno. Y ni se diga de algunos políticos descontinuados o en vías de, como por ejemplo Vicente Fox, Ricardo Anaya, Claudia Ruiz, etcétera. Todo el mundo quiso aprovechar el enorme escenario para tratar de lucirse.

En el faraónico acto hubo más detalles y cosas negativas que positivas, a juzgar por los comentarios que fluyeron como las aguas de un caudaloso río, durante todo el sábado y el domingo. Y no tengo la menor duda de que seguirán fluyendo durante bastante tiempo, hasta que pase la euforia, se calmen los estertores de placer, y se acaben las fibrilaciones, los orgasmos y los paroxismos en las masas delirantes. Como bien dijo Serrat en una de sus canciones más conocidas, cuya letra corresponde a un poema de Machado: “Todo pasa en esta vida…”, y esto también pasará, porque nada dura para siempre y así es la naturaleza humana: olvida y archiva sucesos, eventos, historias, personas y lugares.

El discurso de López Obrador duró una hora y media, con lo que se convierte en el más largo pronunciado en México, en una ceremonia de toma de posesión, en cualquier época. Dicen los que lo escucharon (porque admito que yo no acostumbro practicar el masoquismo) que fue una repetición de sus compromisos y promesas de campaña, lleno de lugares comunes y de pullas para sus enemigos, así los haya aplastado en la elección. No se tendieron los puentes de concordia y entendimiento que hubieran sido convenientes y saludables, en momentos en que el país se encuentra gravemente confrontado e inseguro. Las oportunidades de oro que se desaprovechan, como lo fue ésta, se van y rara vez regresan. Pero ultimadamente en la política, como en la mayoría de las situaciones de la vida, cada quién hace de su trasero un papalote, y lo vuela donde quiere.

El contenido y el tono de la mayoría los tweets posteados por quienes se han destacado como críticos del nuevo presidente constitucional de los mexicanos, demuestra que estas personas serán, a lo largo del sexenio que apenas comienza, la columna vertebral de la oposición dentro del mundo de la comunicación en todas sus variantes. Lo fueron durante los cinco meses de transición, a medida que se fueron revelando las intenciones, los dislates y, en particular, las tendencias autoritarias del que ahora tiene en sus manos, sin discusión alguna, el poder supremo en el país.

Del otro lado del espectro social que se podría definir en estos momentos como un descompuesto, desvinculado, e incipiente bloque opositor, está la masa impresionante que eligió en forma abrumadora a López Obrador. Ciertas señales empiezan a demostrar que esa masa de 50 millones de mexicanos se mantiene, si bien es cierto que ciertas encuestas realizadas recientemente muestran una reducción en las simpatías y la aceptación que durante la campaña y la votación fue arrolladora y se mantuvo inalterable, a medida que el desencanto y el desengaño empieza a embargar a los fieles seguidores de Andrés Manuel. Según un reciente sondeo que recibí el mismo sábado, entre el 1º de julio y el 1º de diciciembre, 39.4% de sus votantes desaprueban sus recientes declaraciones y cambios de planes. Si las elecciones fueran mañana domingo, AMLO volvería a ganar, pero solamente con 44.8% de los votos (-8.5%). Al parecer perdió 2.6 milones de votantes en tan solo cinco meses… ¿Cómo irá a estar la situación dentro de dos o tres años, cuando estallen en el aire las pompas de jabón del populismo?
El sábado anterior, el barco en el que viaja una buena parte de los 120 millones de mexicanos que somos; crédulos e incrédulos, sometidos y rebeldes, zarpó con apenas las reparaciones mínimas en su casco y su estructura, en medio de los vítores, los aplausos y el delirio general de los que están a bordo, y de los que se han quedado en tierra. Los pensadores más profundos y los analistas más consistentes pronostican grandes tormentas y fuertes vientos huracanados en los mares que ya empieza surcar el barco del populismo, desde el primer minuto del día 1º de diciembre.

Me imagino que todos estos días que le restan a diciembre serán de regocijo. No solo por las celebraciones navideñas y los brindis de fin de año, sino porque el jolgorio de las masas obradoristas permanecerá hasta que los Reyes Magos hayan regresado a sus lugares de origen. Y a partir de enero el nuevo gobierno empezará a enfrentar las realidades de este país al que se han comprometido transformarlo, pero sin aclarar bien a bien cuándo, y en qué cosa.

La maltrecha nao ha zarpado, sí, pero… ¿hacia dónde? ¿Con qué destino?

Espero su comentario en oscar.romo@casadelasideas.com
En Tweeter soy @ChapoRomo

Author

Oscar Romo Salazar

Nací en Hermosillo, Sonora, el 12 de noviembre de 1937, en la antigua Calle Comercio (hoy No Reelección) al mismito pie del bienamado “Cerro de la Campana”.
Desde pequeño mostré una gran afición por la lectura y a lo largo de mi vida he sido un ávido lector. Leo todo lo que cae en mis manos, desde novelas de ficción, biografías de personajes famosos, libros de superación personal, revistas, periódicos impresos y virtuales… todo y de todo.
Me gusta mucho escribir sobre mi ciudad, sobre todo la pequeña ciudad donde me crié y donde crecí, dicen que tengo una gran memoria porque recuerdo cosas que sucedieron cuando yo estaba muy niño. Es posible. Trato de mantener vivos mis recuerdos escribiéndolos y compartiéndolos con quien quiera leerlos.
Estudié primaria, secundaria y preparatoria en Hermosillo, y posteriormente me fui a Monterrey a estudiar la carreta de arquitectura, la cual finalmente terminé en la ciudad de México, D.F.
Me casé cuando aún no terminaba mi carrera y formé mi familia con María Emma Freaner, originaria de Nacozari de García, quien me dio tres hijos: Oscar Upton, Carlos Eduardo y Leonel, los tres casados con excelentes mujeres. Tengo siete nietos, cuatro varones y tres mujeres, la mayor de 15 años y el menor de un año y medio.
He dedicado los últimos 26 años de mi vida a escribir, 25 de ellos en el periódico “El Imparcial”, y durante varios años lo hice simultáneamente para el periódico diocesano “En Marcha”, cuando lo dirigía con gran tino el padre Teodoro Pino, hoy Obispo.
Durante dos años y medio, de 2004 a mediados del 2007 tuve un programa de análisis político en Telemax al que llamé “Controversia”. Dicen que tuvo bastante éxito y que mientras duró fue muy visto.
El año pasado abandoné a “El Imparcial” por incompatibilidad de criterios y visiones con la actual dirección, y durante un año y medio aproximadamente (de principos del 2009 a mediados de este 2010, he venido colaborando con el portal “Contactox” de Claudio Escobosa Serrano.
Desde al año 2008 soy Presidente del Consejo Consultivo de Zona Histórica de Hermosillo y soy miembro de la Sociedad Sonorense de Historia.
En el mes de mayo de este año 2010 presenté mi libro “A Contracorriente: 25 Años Desde la Trinchera”, el cual fue editado por el Instituto Municipal de Cultura y Arte. Este libro es una primera compilación de unos 200 artículos de los más de dos mil que escribí durante el cuarto de siglo que tengo escribiendo.
Formo parte del elenco de escritores de “Casa de las Ideas”, un espacio donde espero concluir mis días como escritor, y desde donde me propongo seguir contribuyendo con mis escritos e ideas a mejorar en lo posible mi comunidad y, como soñar no cuesta nada, también el mundo donde vivo.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top