Unidad… o desastre

Oscar Romo Salazar, Recientes 1 comentario en Unidad… o desastre 3985

“El Borrego” llegó al filo de las siete de la tarde. A esa hora el Hotel-Motel Gándara estaba repleto de gente, de personas de todos los niveles, de todas las edades y de todos los rincones de Sonora. Multitud diversa con el mismo dolor, y víctima de un estupor idéntico. Rostros en lo que se podía leer la frustración, el desconcierto, el desencanto, la insatisfacción… y el coraje. La temperatura emocional en el lugar era altísima, sofocante, y muy entendible. Los gritos de hombres y mujeres sonaban fuerte e insistentemente: “Borrego te queremos”… “Borrego, Sonora te necesita”… Y el hombretón de rostro bondadoso y sonrisa triste sonreía, seguramente con su corazón también transido de pena, pero con su voluntad intacta, inquebrantable y fiera.

Y cuando por fin lo dejaron tomar la palabra, “El Borrego” pronunció ante la multitud de amigos y seguidores que acudieron a testimoniarle su afecto, su lealtad y su respaldo, unas palabras que me parecen memorables, mediante las cuales definió claramente su posición y sus intenciones hacia lo que viene. De ese mensaje entresaco algunas frases e intercalo algunos comentarios personales que le ofrezco a usted, con la mejor intención de que perciba el cuadro completo:

“Sé que estas no son las palabras que les gustaría oír. Sepan que tampoco son las que me gustaría pronunciar, especialmente si se trata de decírselas a ustedes, mis amigas, mis amigos, mi familia; la gente con la que hemos caminado una larga ruta, remando contra corriente, luchando a diario, sacrificando momentos para estar de pie, en cada lugar donde el deber y la responsabilidad llama.

Las cosas, como ustedes saben, no tuvieron el desenlace esperado. No el que esperábamos nosotros, como parte de este equipo, sino el que esperaba la sociedad sonorense, que siempre nos puso por delante en todos los ejercicios de medición, con los otros precandidatos del PRI, y con cualquiera de otro partido. Los criterios empleados para la designación, sin embargo, no ponderaron esos criterios. Terminaron por tomar en cuenta otros factores y decidieron por Claudia. Es doloroso comprobar que la democracia en nuestro partido no termina de madurar y en su lugar se privilegian prácticas que en otros tiempos quizá fueron funcionales, pero que hoy no corresponden a las expectativas de una sociedad que quiere ser tomada en cuenta.

Es evidente que Ernesto Gándara tiene bien clara la responsabilidad que implica un llamado como el que hizo el martes pasado en su bunker del Hotel-Motel Gándara. Lo hizo sometido a una gran presión, por un lado de la estructura de su partido, y por otro la de sus miles de partidarios que en número creciente lo han acompañado a lo largo del camino, desde dentro y fuera de la esfera partidista. Que para él y sus seguidores las cosas no resultaron como esperaban, es evidente, y en su rostro se reflejaba el dolor mientras le hablaba a la gente… a su gente. Su partido, el PRI, optó por darle la candidatura a Claudia, desdeñando el proyecto que desde un principio encabezó Ernesto. Ahora, los que decidieron tendrán que enfrentar las consecuencias.

Aquí y ahora, ¿qué debemos hacer? Estamos frente a una decisión personal y colectiva. 

Estamos en el momento de poner en la balanza, cada quien a partir de su propio análisis de la circunstancia, pero también pensando en esto que es un proyecto que nos rebasa, que trasciende el ámbito de lo personal y que exige definiciones que sin duda tendrán impacto en lo que está por venir. Hace seis años vivimos una situación similar. En aquel momento, reunidos en este mismo lugar, acordamos actuar en libertad, sin más orientaciones que las que dictara el propio albedrío. 

El resultado está a la vista. Nuestro partido perdió la elección y en su lugar entró el gobierno más corrupto del que se tenga memoria. El llamado ‘gobierno de la alternancia’ fue un vendaval de ineficiencias, corruptelas, abusos, exclusiones e imposiciones que han dañado severamente la vida política, social, cultural, económica de Sonora. 

Apoyándose en los hechos, Ernesto Gándara habla de lo que sucedió en el pasado, y de la importancia que tienen las definiciones personales y de grupo. Cuando son equivocadas vienen las derrotas, y cuando hay derrotas surgen los acusados y los acusadores, el reparto de culpas y las voces que reclaman castigo para los traidores, los falsos y los hipócritas. Hoy el panorama no luce muy diferente al de hace tres y seis años, si acaso se percibe todavía más tenebroso y ominoso. Y su diagnóstico sobre el nefasto gobierno de Guillermo Padrés es impecable, por decir lo menos.

Hasta en las relaciones vecinales, personales y familiares hay un ambiente de polarización, de crispación y encono. Ellos están haciendo lo suyo y, por lo visto, lo están haciendo bien. Buscan prolongar al menos otros seis años el ejercicio de un gobierno sobre el que no tiene caso buscar más definiciones, ya que todos sabemos cómo definirlo.

La decisión del partido, estarán de acuerdo conmigo, no fue la que esperábamos. Y sin embargo, hacernos a un lado, alimentar la desunión y el conflicto interno sería lo que desde el gobierno están esperando, para repetir el escenario de 2009 y derrotar de nuevo la propuesta de nuestro partido. Nada causaría más regocijo en los de enfrente, que una desbandada o el abandono de la trinchera. Eso, insisto, les abriría el camino para mantenerse en el gobierno. 

Nosotros podemos aguantar de pie, luchando, todos los años que nos quedan por delante, pero Sonora no aguanta seis años más de un gobierno como el que nos han mostrado en este sexenio. Por eso es importante mantener la unidad, sostener la estructura que hemos formado en todo Sonora, en cada municipio para conquistar espacios desde los cuales nuestra gente pueda impulsar este proyecto, que no debemos dejar caer.

Al plantear su diagnóstico y su idea acerca de las estrategias del partido que gobierna, y de los jugadores que en él participan, “El Borrego” clarifica las situaciones, los qué y los por qué de la forma como piensan y actúan sus más encarnizados enemigos políticos: División, fractura y encono. Fomentar el odio y la rivalidad entre militantes y simpatizantes ha sido la divisa, y hasta el momento les ha dado resultado. La designación de Claudia les ofrece una nueva vía para ampliar y endurecer esas estrategias perversas. “El Borrego” se apresta a combatirlas con todo su vigor y con toda su capacidad… ¿Es momento para retirarle el apoyo, ahora que más lo necesita, ahora que lo pide con tanta vehemencia, o de cerrar filas a su lado para respaldar sus esfuerzos?

Los que aquí estamos somos hombres y mujeres de bien. Guerreros de una causa que ha sabido de victorias y derrotas. Sí, la derrota es dolorosa, pero forja el espíritu, templa el carácter y mantiene el corazón vivo para seguir luchando. Vamos a mantenernos juntos porque es la única manera de seguir de pie, construyendo este proyecto que de ninguna manera está agotado. De ninguna manera. Precisamente lo ocurrido es un motivo más para seguir luchando. Por democratizar las prácticas de nuestro partido, por el respeto a las decisiones de la gente, por el cumplimiento de los compromisos con la sociedad, no sólo con las cúpulas. 

Afirma que la derrota es dolorosa y ¿quién mejor que él para hablar del dolor de la derrota? Pero deja entrever claramente que su proyecto no ha muerto y se sostiene, y que por el momento se trata simplemente de impedir la continuidad de un gobierno desastroso por su corrupción, por sus abusos y su amor a la ilegalidad y al atropello. “El Borrego” se propone volver a galopar por montes y valles llevando a todos los rincones del estado de Sonora su mensaje de unidad y fraternidad. Hay que escucharlo. No podemos permitir que galope solo.

Por eso los invito a mantenernos unidos, pues hasta hoy no se ha perdido nada. Dividirnos en este momento, como priistas o como militantes de una causa, eso sí sería perderlo todo. Ánimo, y a seguirle de frente. A darle, que empujando el sol, se acerca la madrugada. 

Unidad sí, pero con dignidad.

Unidad sí, pero para servir a Sonora, no a unos cuantos.

Unidad sí, para engrandecer la política.

Unidad sí, y que quede muy claro: unidad con dignidad. 

Partiendo de lo dicho la noche del martes pasado por Ernesto “El Borrego” Gándara, me queda claro que ha tomado la difícil, casi heroica decisión de echarse a la espalda la tarea dura, tremenda, y según muchos irrealizable, de unir lo que se ha quebrado. De recorrer nuevamente el estado, como tantas veces lo hizo mientras construía su proyecto político, para juntar las piezas y remendar lo que ha quedado hecho giras, en pos de un triunfo que por el momento se ve complicado, y quizá hasta imposible.

Si alguien puede hacerlo, es él. Si alguien tiene el capital político y moral para acometer esa empresa que luce desesperada, es él. Si él no puede, nadie lo logrará y desde luego, mucho menos los artífices del golpe artero y brutal que se le acaba de asestar a la democracia, a la voluntad de muchos, y a la esperanza que alimenta la mayoría del pueblo sonorense, que no se rinde y no está dispuesto a arriar las banderas de un mañana mejor.

Por  favor, envíeme su comentario a continuación, o bien a oscar.romo@casadelasideas.com

En Tweeter busque también mis comentarios en  @ChapoRomo

 

Author

Oscar Romo Salazar

Nací en Hermosillo, Sonora, el 12 de noviembre de 1937, en la antigua Calle Comercio (hoy No Reelección) al mismito pie del bienamado “Cerro de la Campana”.
Desde pequeño mostré una gran afición por la lectura y a lo largo de mi vida he sido un ávido lector. Leo todo lo que cae en mis manos, desde novelas de ficción, biografías de personajes famosos, libros de superación personal, revistas, periódicos impresos y virtuales… todo y de todo.
Me gusta mucho escribir sobre mi ciudad, sobre todo la pequeña ciudad donde me crié y donde crecí, dicen que tengo una gran memoria porque recuerdo cosas que sucedieron cuando yo estaba muy niño. Es posible. Trato de mantener vivos mis recuerdos escribiéndolos y compartiéndolos con quien quiera leerlos.
Estudié primaria, secundaria y preparatoria en Hermosillo, y posteriormente me fui a Monterrey a estudiar la carreta de arquitectura, la cual finalmente terminé en la ciudad de México, D.F.
Me casé cuando aún no terminaba mi carrera y formé mi familia con María Emma Freaner, originaria de Nacozari de García, quien me dio tres hijos: Oscar Upton, Carlos Eduardo y Leonel, los tres casados con excelentes mujeres. Tengo siete nietos, cuatro varones y tres mujeres, la mayor de 15 años y el menor de un año y medio.
He dedicado los últimos 26 años de mi vida a escribir, 25 de ellos en el periódico “El Imparcial”, y durante varios años lo hice simultáneamente para el periódico diocesano “En Marcha”, cuando lo dirigía con gran tino el padre Teodoro Pino, hoy Obispo.
Durante dos años y medio, de 2004 a mediados del 2007 tuve un programa de análisis político en Telemax al que llamé “Controversia”. Dicen que tuvo bastante éxito y que mientras duró fue muy visto.
El año pasado abandoné a “El Imparcial” por incompatibilidad de criterios y visiones con la actual dirección, y durante un año y medio aproximadamente (de principos del 2009 a mediados de este 2010, he venido colaborando con el portal “Contactox” de Claudio Escobosa Serrano.
Desde al año 2008 soy Presidente del Consejo Consultivo de Zona Histórica de Hermosillo y soy miembro de la Sociedad Sonorense de Historia.
En el mes de mayo de este año 2010 presenté mi libro “A Contracorriente: 25 Años Desde la Trinchera”, el cual fue editado por el Instituto Municipal de Cultura y Arte. Este libro es una primera compilación de unos 200 artículos de los más de dos mil que escribí durante el cuarto de siglo que tengo escribiendo.
Formo parte del elenco de escritores de “Casa de las Ideas”, un espacio donde espero concluir mis días como escritor, y desde donde me propongo seguir contribuyendo con mis escritos e ideas a mejorar en lo posible mi comunidad y, como soñar no cuesta nada, también el mundo donde vivo.

1 Comment

  1. Tali 30/01/2015 at 5:05 am

    Hi, this is a comment.
    To delete a comment, just log in and view the post's comments. There you will have the option to edit or delete them.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top