Rendijas para el escape

Oscar Romo Salazar, Recientes No hay comentarios en Rendijas para el escape 138

A juzgar por los rumores y comentarios que se han dejado escuchar luego del triunfo de Gustavo Madero sobre Ernesto Cordero, todo indica que algunos funcionarios de primer nivel del gabinete padrecista lograrán escapar de las garras de la ley, por lo menos en forma temporal. Uno de ellos, tal vez el que se encuentra en peligro inminente de ser acusada penalmente, es Teresa Lizárraga “Lady Desfalcos”, que ocupa todavía la dirección del ISSSTESON donde ha hecho chilaria y media, y no lo dice quien esto escribe, sino el ISAF, que tiene en su poder los documentos comprobatorios del enorme desastre que existe en esa dependencia.

De esta manera el PAN sigue perdiendo las tradicionales características que durante muchos años lo identificaron como un partido en el que se practicaba la honradez, la decencia, la honorabilidad, la transparencia y el bien común. Fueron esas las banderas que poco a poco le ganaron las simpatías y el apoyo sobre todo de las clases medias, que lo respaldaron en sus luchas contra el autoritarismo y los excesos de un PRI que se convirtió en su peor enemigo. Al alejarse de esos valores, el PAN ha entrado en una espiral de descomposición que hoy vemos con profunda inquietud cómo está siendo aprovechada para crear una nueva costra de protección para los peores elementos de ese nuevo y cada vez más corrompido PAN.

Las responsabilidades en que han incurrido los funcionarios del gabinete de Guillermo Padrés son del conocimiento general, y son muy pocos los sonorenses que en estos momentos las desconocen, y menos aún los que las justifican. La capacidad de tolerancia de la comunidad sonorense es muy grande, pero de ninguna manera ilimitada. Es bien sabido que, sobre todo en Hermosillo, la simpatía que se le tiene y ha tenido al PAN es férrea y muy profunda. El gran aliado del PAN para obtener sus triunfos ha sido la clase media, y en la actualidad los estudios que se han realizado demuestran que el tradicional apoyo de la clase media poco a poco se extingue.

En el PAN están perfectamente conscientes de lo que está pasando, y saben que la pérdida del apoyo de las clases medias sonorenses se debe a que, al revés de lo que ocurre con las clases bajas, aquellas tienen mejor acceso a la información, y tienen también una mayor capacidad de discernimiento. Además, la clase media es la que ha sido más duramente golpeada por los excesos de Guillermo Padrés y sus huestes a lo largo de los cinco años que han transcurrido desde que asumieron el poder.

No es de extrañar entonces que los esfuerzos del llamado “nuevo sonora” estén enfocados en las clases culturalmente menos preparadas y económicamente más vulnerables, lo cual las convierte en blancos relativamente fáciles y a modo para las estrategias propagandísticas en las que el PAN ha invertido cantidades inmensas de recursos públicos. Ya en los barrios y colonias habitadas por gente de bajos recursos han estado recibiendo una gran cantidad de visitas de las “fundaciones benéficas” creadas por los panistas con ambiciones electorales, mediante las cuales mantienen presencia e influencia en dicho sector de la población.

Sin embargo, lo que el PAN no ha podido controlar, y mucho menos vencer, es el efecto destructivo que tiene sobre la masa poblacional el pésimo gobierno que han hecho Guillermo Padrés y su equipo de voraces improvisados. A medida que se aproxima el fin del sexenio las críticas se vuelven más duras, más numerosas y más insistentes. Prácticamente no hay día en que no surja en los medios, especialmente en las implacables redes sociales, alguna denuncia, algún video o reportaje periodístico sobre cualquiera de los muchos aspectos del deteriorado servicio público estatal sonorense. Cuando no es el sector educativo, es el sector salud o el estado que guarda la seguridad pública, o las finanzas estatales, el transporte o la transparencia y la rendición de cuentas. El aparato burocrático íntegro, de arriba abajo, hasta su misma raíz, está atacado por una pudrición texana que todo lo devora y todo lo destruye.

A pesar de ello aún quedan huellas de aquel persistente respaldo que en otras épocas no muy lejanas le dieran a Acción Nacional sus triunfos más resonantes, sobre todo en Hermosillo, la ciudad capital. Huellas cuyos rescoldos moribundas el panismo de mala factura que gobierna la entidad se obstina en mantener vivos soplándoles con auténtica desesperación ante el peligro inminente de ser desplazados por el partido que más odian, que más desprecian y que más duramente combaten: el PRI.

Lo curioso, dicho muy comentado por observadores acuciosos y por críticos estudiosos, es que a pesar de que los hermosillenses han estado más cerca que nadie de la pestilencia que despide la infinidad de tropelías cometidas por un panismo depredador y arribista que se ostenta como alternancia, las preferencias en estos momentos se han recuperado de manera asombrosa e inexplicable. Me llegan informaciones en el sentido de que los sondeos de opinión muestran que el PAN tiene en estos momentos tres o cuatro puntos sobre el PRI, cuando éste no hace mucho tiempo había llegado a tener hasta ocho puntos de ventaja sobre aquel. Hermosillo, mejor que ninguna otra comunidad sonorense, conoce lo que ha hecho la plaga azul, inclusive mejor que la comunidad del Valle del Yaqui, donde radica la posición más férrea e irreductible al PAN.

Los medios que se han vendido a Guillermo Padrés, encabezados por El Imparcial, que en un tiempo fuera el periódico de mayor influencia y penetración en Hermosillo, muestran claramente el efecto de dicha sumisión. Este periódico que en la década de los noventa del siglo pasado pregonaba mediante espectaculares carteleras su gran circulación y por ende su penetración, hoy sobrevive gracias a los enormes y jugosos convenios que tiene celebrados con el Gobierno del Estado. Obviamente el descrédito por el deplorable tipo de “periodismo” que ha venido haciendo durante al menos los últimos diez años, es enorme, irreversible. Los convenios firmados entre El Imparcial y el gobierno de Padrés, siendo tan redituables como son, no alcanzan a cubrir las huellas innegables de la corrupción periodística que está matando a este otrora importante e influyente medio impreso.

Y sin embargo, se mueve, como dijera Galileo al enfrentar el potro de los tormentos por sus afirmaciones de que era la Tierra la que se movía alrededor del Sol, y no al revés, como pensaban los científicos de aquella época. Y así, Hermosillo se mueve, y continua siendo el fiel de la balanza para los proyectos del neopanismo depredador que planea permanecer 18 años en el poder en este estado, o inclusive hasta 24… si los sonorenses lo deciden y el cuerpo estatal lo aguanta. Más de la tercera parte del padrón electoral se localiza en esta compleja ciudad donde chocan y se entremezclan los intereses creados y la venta indiscriminada y sin pudor de las dignidades y los principios. Hermosillo vive bajo el dogma del dinero, y la regla de oro es “tanto tienes, tanto vales”, lo cual equivale a reconocer que el tener es infinitamente preferible al ser.

En estas complicadas circunstancias, de una casi total pérdida de valores y de una apertura plena al pragmatismo ideológico, el resultado de la elección del próximo gobernador dependerá en mucho de lo que suceda en Hermosillo. Eso lo sabe hasta el más neófito en cuestiones político-electorales, y dependerá del candidato que el PRI escoja para la alcaldía de esta capital. Si envía al combate a una figura capaz de ganar, o en el peor de los casos de dar pelea cerrada, la gubernatura será para el PRI. En caso contrario el voto favorable de la gente del Valle del Yaqui no será suficiente, y el PAN tendrá el campo libre para seguir adelante en su misión de acabar con Sonora. De este tamaño es la importancia de lo que decidan los capitostes del PRI en lo que se refiere al proceso electoral en Hermosillo, que sin duda se convertirá en la batalla de todas las batallas, con todo para el vencedor.

Pero un momento ¡alto la música! Acabo de recibir la nueva encuesta elaborada por Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE) y los números contradicen en parte las afirmaciones que hice en un párrafo anterior. En esta última encuesta de GCE, Cajeme muestra un 41.2% de preferencia por el PRI, sobre un muy pobre 12% para el PAN. En Hermosillo 37.7% PRI contra 23.8% PAN. Nogales 30.1 PRI y 31.9 PAN. Resto del estado 37% PRI y 27.4 PAN. Y personalizando, Ernesto Gándara tiene 47.5% y Javier Gándara 27.6%, mientras que Claudia está casi a la par de Javier con 24.9%. O sea que hoy por hoy en Hermosillo, contra lo que se venía manejando, el PRI le saca al PAN casi 20 puntos… ¡Impresionante, en verdad!

Obviamente esta encuesta levantará nuevas polvaredas, y unos dirán que es un trabajo balín, en tanto que otros dirán que es la biblia de los sondeos de opinión. Cada quién según le haya ido en el guateque, como de costumbre. Si los números proporcionados no son exactos, pero sí son un reflejo aproximado de la realidad en estos momentos, las posibilidades de librarnos de Padrés y de su clan nefasto son muy altas. Veremos en los días, las semanas y los meses que vienen cómo se desenvuelven los principales personajes que la quieren, y de qué manera se mueven los números, que en estos momentos lucen verdaderamente contundentes… ¿Verdad o fantasía?

Por favor, envíeme su comentario a continuación, o bien a oscar.romo@casadelasideas.com
En Tweeter busque también mis comentarios en @ChapoRomo

Author

Oscar Romo Salazar

Nací en Hermosillo, Sonora, el 12 de noviembre de 1937, en la antigua Calle Comercio (hoy No Reelección) al mismito pie del bienamado “Cerro de la Campana”.
Desde pequeño mostré una gran afición por la lectura y a lo largo de mi vida he sido un ávido lector. Leo todo lo que cae en mis manos, desde novelas de ficción, biografías de personajes famosos, libros de superación personal, revistas, periódicos impresos y virtuales… todo y de todo.
Me gusta mucho escribir sobre mi ciudad, sobre todo la pequeña ciudad donde me crié y donde crecí, dicen que tengo una gran memoria porque recuerdo cosas que sucedieron cuando yo estaba muy niño. Es posible. Trato de mantener vivos mis recuerdos escribiéndolos y compartiéndolos con quien quiera leerlos.
Estudié primaria, secundaria y preparatoria en Hermosillo, y posteriormente me fui a Monterrey a estudiar la carreta de arquitectura, la cual finalmente terminé en la ciudad de México, D.F.
Me casé cuando aún no terminaba mi carrera y formé mi familia con María Emma Freaner, originaria de Nacozari de García, quien me dio tres hijos: Oscar Upton, Carlos Eduardo y Leonel, los tres casados con excelentes mujeres. Tengo siete nietos, cuatro varones y tres mujeres, la mayor de 15 años y el menor de un año y medio.
He dedicado los últimos 26 años de mi vida a escribir, 25 de ellos en el periódico “El Imparcial”, y durante varios años lo hice simultáneamente para el periódico diocesano “En Marcha”, cuando lo dirigía con gran tino el padre Teodoro Pino, hoy Obispo.
Durante dos años y medio, de 2004 a mediados del 2007 tuve un programa de análisis político en Telemax al que llamé “Controversia”. Dicen que tuvo bastante éxito y que mientras duró fue muy visto.
El año pasado abandoné a “El Imparcial” por incompatibilidad de criterios y visiones con la actual dirección, y durante un año y medio aproximadamente (de principos del 2009 a mediados de este 2010, he venido colaborando con el portal “Contactox” de Claudio Escobosa Serrano.
Desde al año 2008 soy Presidente del Consejo Consultivo de Zona Histórica de Hermosillo y soy miembro de la Sociedad Sonorense de Historia.
En el mes de mayo de este año 2010 presenté mi libro “A Contracorriente: 25 Años Desde la Trinchera”, el cual fue editado por el Instituto Municipal de Cultura y Arte. Este libro es una primera compilación de unos 200 artículos de los más de dos mil que escribí durante el cuarto de siglo que tengo escribiendo.
Formo parte del elenco de escritores de “Casa de las Ideas”, un espacio donde espero concluir mis días como escritor, y desde donde me propongo seguir contribuyendo con mis escritos e ideas a mejorar en lo posible mi comunidad y, como soñar no cuesta nada, también el mundo donde vivo.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top